Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/2011 12:00:00 AM

Oficialmente instalada la convocatoria al Premio Nacional de Paz 2011

El pasado viernes, en la ciudad de Barrancabermeja, Santander, se instaló la convocatoria a este importante certamen que premia las iniciativas comprometidas con la paz y la resolución al conflicto armado.

“Sin el perdón, la paz no es duradera… el perdón es un acto de amor gratuito, pero también exige respeto por la verdad”. Con estas palabras, monseñor Camilo Castrellón, obispo de Barrancabermeja (Santander), resumió el reclamo de las víctimas del conflicto armado, durante el lanzamiento de la undécima versión del Premio Nacional de Paz.
 
El clérigo dio un sentido discurso sobre la necesidad de que en un proceso de resarcimiento toda la sociedad se haga partícipe. “Todos somos responsables del conflicto por no haber actuado, por haber dejado de actuar o por ser indiferentes”, agregó.
 
Sus palabras se sumaron a las de varios dignatarios que asistieron a la capital petrolera al lanzamiento del premio que desde 1999 se entrega cada año, y que se ha constituido en una institución que busca “hacer de Colombia un país más democrático, con desarrollo y pluralidad, frente a las amenazas de todas las formas de violencia”.
 
En esta ocasión, el lanzamiento del premio tuvo un especial significado por celebrarse solo tres días después de aprobada la Ley de víctimas. La ciudad de Barrancabermeja, además, fue el mismo lugar en dónde se lanzó la política integral de tierras que tiene por objetivo la devolución de las tierras a los campesinos que han sido despojados de ellas.
 
El Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, ratificó el compromiso del Gobierno de reactivar el campo. En su discurso aprovechó para felicitar a la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVRC), una de las organizaciones que mereció el Premio Nacional de Paz, 2010. “No en vano la actual administración reactivó la zona de reserva campesina que fue suspendida en 2004”, dijo Restrepo.
 
“Las zonas de reserva son uno de los instrumentos idóneos para allanar el camino de la paz”, dijo e invocó razones históricas que lo demuestran. Restrepo recordó que la política de tierras fue lanzada en esa ciudad y dijo que esa fue la “primera muestra de la decisión inquebrantable, como muchas otras que vendrán, para devolver las tierras a los desplazados”.
 
Y reiteró lo que ha dicho en otros escenarios: “la paz pasa por la resolución de los conflictos agrarios”.
 
En el lanzamiento del premio también estaba el Gobernador de Santander, Horacio Serpa, quien celebró la aprobación de la Ley de Víctimas, a la que le falta la aprobación del texto conciliado entre las dos cámaras del Congreso. Dijo “ese es un paso auténticamente revolucionario. Cincuenta años después, pero se dio”.
 
Andrés Gil, representante de la ACVRC, aprovechó primero para agradecer el reconocimiento de la organización que mereció el premio el año pasado. También argumentó que el conflicto armado tiene salidas a partir de la resolución de sus causas, pero también “de la voluntad política de las fuerzas en contienda”.
 
“La sociedad colombiana anhela vivir en paz, y los conflictos se pueden resolver a partir del pleno ejercicio de la política”, dijo.
 
Otro de los asistentes al lanzamiento del premio fue Juan Sebastián Betancur, el Presidente de Proantioquia, una organización de empresarios que se vinculó recientemente al patrocinio del premio.
 
En su discurso, hizo una reflexión sobre el significado de la paz. “Todos sabemos que es pero no la comprendemos bien. Ha perdido su aroma, es una palabra seca que pertenece a una idea luminosa”.
 
Para Betancur, la ausencia de paz debilita la democracia. Y acto seguido sintetizó la importancia del premio que se han ganado entre otros, el periodista Herbin Hoyos, por su programa “Las voces del Secuestro” y Gustavo Moncayo, “el caminante por la paz”: “Este premio Nacional de Paz cumple el papel de iluminar los conceptos de paz y de democracia, al reconocer y destacar exitosos hechos concretos de convivencia”.
 
Al simbólico lanzamiento del premio asistieron organizaciones de campesinos y derechos humanos; el provincial de los jesuitas para Colombia, el padre Francisco de Roux; el alcalde de Barrancabermeja, Carlos Contreras; Ana Teresa Bernal, juez del certamen, entre otras personalidades.
 
De esta manera, la convocatoria para la versión 2011 del premio quedó oficialmente abierta. En ellas pueden participar personas naturales, organizaciones o empresas que consideren que su contribución es importante para la solución del conflicto armado. El premio se entregará en noviembre de este año.
 
Para ver las condiciones del premio, ver: www.fescol.org.co

Convocan: El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, El Tiempo, Caracol Radio, Caracol Televisión, la Revista Semana, Proantioquia y la Friedrich Ebert Stiftung en Colombia (Fescol).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.