Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/09/15 00:00

OJO POR OJO

La guerra entre las Farc y los paramilitares se pone al rojo vivo luego de la matanza de Mapiripán.

OJO POR OJO


La guerra que se ha desatado entre las Farc y los grupos paramilitares luego de la matanza de 35 campesinos, supuestos auxiliadores de la guerrilla, en Mapiripán (Meta), el pasado 21 de julio, está llegando a niveles insospechados de barbarie. Es la expresión más terrorífica de la tristemente célebre 'Ley del Talión', la de la venganza ojo por ojo y diente por diente.
En efecto, no había terminado de silenciarse el llanto de los familiares de las víctimas de Mapiripán a manos de grupos paramilitares cuando un frente armado de las Farc atacó el núcleo de las autodefensas en los Llanos Orientales, ubicado en jurisdicción de Puerto Gaitán, al norte del departamento del Meta. El hecho ocurrió el sábado 9 de agosto por orden expresa de Jorge Suárez Briceño, alias 'Mono Jojoy'. En una comunicación interceptada por las autoridades, luego de la matanza de Mapiripán, el jefe guerrillero instruye a sus frentes para atacar a los paramilitares. "No podemos cruzarnos de brazos. Tenemos que atacar al enemigo en su terreno", ordenó el jefe guerrillero a los comandantes del llamado bloque oriental de las Farc (ver recuadro).
De acuerdo con informaciones de los organismos de seguridad del Estado, los combates en jurisdicción de Puerto Gaitán se prolongaron por cinco días y dejaron como saldo 12 paramilitares y 17 guerrilleros muertos. Aunque las autoridades no reportaron el número de heridos, versiones no oficiales indican que podría ser del orden del medio centenar por cada uno de los bandos. Un vocero de la Cruz Roja Internacional que regresó del sitio de los combates dijo que algunos de los muertos tenían puestos uniformes camuflados y agregó que, aunque no se puede afirmar con certeza,"parece que la mayoría de las víctimas son combatientes y no hubo problemas con la población civil".
El recrudecimiento de la guerra de los dos bandos comenzó a mediados de julio luego de que el estado mayor de los grupos paramilitares, comandado por Carlos Castaño Gil, anunciara la creación del frente Guaviare para atacar a los subversivos que estuvieran al servicio del narcotráfico en esa región oriental del país."La orden que tienen los frentes creados en esa zona es la de acabar las redes de apoyo de la guerrilla y atacar sus distintos sistemas de financiación, como los cultivos de coca y los laboratorios", dijo a SEMANA una fuente cercana a esa organización.
Pero tanto como los niveles de atrocidad a que han llegado los enfrentamientos entre paramilitares y guerrilleros, llama la atención el hecho de que, hasta el momento, las Fuerzas Militares han preferido mantenerse al margen de la confrontación. ¿A qué se debe esta actitud? Una fuente militar dijo a esta revista que, "si nosotros entramos a la zona donde se desarrollan los combates, necesariamente vamos a tener que pelear contra la guerrilla. Eso sería interpretado como un respaldo del Ejército a las autodefensas. Es por eso que preferimos mirar los toros desde la barrera", declaró a SEMANA.
Después de observar el cruento desarrollo que ha venido teniendo la confrontación entre estos dos bandos al margen de la ley, lo que parece quedar claro es que la guerra entre paramilitares y guerrilla se desbordó y el Estado no parece tener las herramientas necesarias para ponerle freno. Lo grave de ello es que ha dejado desprotegida a la población civil que casi siempre es involucrada en el conflicto, aun en contra de su propia voluntad.

Las amenazas del 'Mono Jojoy'
La semana pasada las autoridades interceptaron una comunicación de Jorge Suárez Briceño, alias 'Mono Jojoy', con los frentes que conforman el bloque oriental de las Farc, en la que les ordena hacer frente a los llamados grupos paramilitares que han empezado a operar en Meta, Guaviare y Casanare. La comunicación fue interrumpida varias veces, al parecer, por miembros de los grupos paramilitares que operan en la zona, quienes sabotearon las instrucciones diciéndole al jefe guerrillero: "Oiga perro vamos a darnos plomo", "¿Qué hubo Morrococoy? Salga del monte". Los siguientes son apartes de las órdenes del 'Mono Jojoy' a los comandantes de los frentes de las Farc.
"Continuamos con los planes que tenemos. Pero hay que poner en máxima alerta a todo el mundo para que no se dejen matar amarrados a motosierra y machete. Mejor dicho, no se puede permitir eso".
"Hay que irse saliendo por ahí detrás de cada piedra, con machete, con una lanza, con un cristo viejo, con un trapero, con una granada, con una flecha puede ser. Pero hay que levantarse así como los indios de La Gaitana, pero sin dejarse derrotar como ellos, desde luego".
"Allí atrás de donde fue la masacre, vino también una gente de esas que están allí en Acacías, en Puerto López y Puerto Gaitán, en Neblinas, por todas esas tierras. Entonces hay que determinar bien con esa gente qué es lo que se puede hacer. Porque esos son mandados de ahí de la Brigada y tienen todo revueltico".
"Cuando aparezcan patrullas del Ejército, la gente debe tomar medidas de seguridad para que no las engañen haciéndose pasar por paramilitares".
"La guerrilla y las milicias deben entrar ya en combate con tropas oficiales disfrazadas de paramilitares que se desplazan a varios municipios de Meta, Guaviare y otros en misión de ejecución de civiles. Para lo cual han desocupado varias poblaciones para dejarlas a merced del Ejército disfrazado de paramilitares".
"Tenemos que incentivar la iniciativa y el valor de la población para que junto con la guerrilla se organice, se arme y enfrentemos al Ejército disfrazado de MAS, de paramilitares, que son financiados por el gran capital"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.