Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/6/2011 12:00:00 AM

'Olivo Saldaña': de líder de la reintegración a un paso de salir de Justicia y Paz

El futuro de Raúl Agudelo Medina es incierto. En suspenso quedó la decisión de excluirlo o no de Justicia y Paz. Su historia se podría convertir en ejemplarizante para otros postulados a esta ley, la 975 del 2005. Expertos opinan.

Raúl Agudelo, alias ‘Olivo Saldaña’, antes de aparecer (en marzo del 2006) como el líder del frente Cacica La Gaitana de las FARC y más adelante convertirse en gestor de paz y postulado a Justicia y Paz (Ley 975 del 2005), era un delincuente. Tenía más de una docena de procesos encima y llevaba dos años preso. Sin embargo, logró acogerse a la ley y así beneficiarse con una pena alternativa (entre cinco y ocho años) a cambio de decir la verdad.
 
Hoy, cuando varios capítulos sobre la cuestionada desmovilización masiva de las FARC se han conocido, y después de que en febrero de este año le fue quitado el título como gestor de paz que en el gobierno de Álvaro Uribe (en junio del 2009) se le había dado, su proceso en Justicia y Paz pende de un hilo. Varios testimonios presentados por la Fiscalía ponen en duda qué tan transparente fue el proceso de la desmovilización que él protagonizó.
 
Fue justamente por esa razón, que el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, anunció hace unos meses que ‘Saldaña’ dejaría de recibir los beneficios como gestor de paz, que habían sido otorgados a través del decreto 614 del 2009. Ahora además podría dejar de recibir los que le ofrece Justicia y Paz. Y aunque no sería el primero en ser excluido, su caso, dicen expertos, sería ejemplarizante para otros postulados, tanto de desmovilizados de la guerrilla de las FARC como de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).
 
Para Álvaro Villarraga, coordinador del área de desmovilización, desarme y reintegración de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR), de darse su exclusión, al demostrarse que sus versiones no han correspondido a la verdad, se convertiría en un gran golpe al programa general de reintegración y a la aplicación de la ley de Justicia y Paz, además demostraría el fracaso de las desmovilizaciones colectivas de una guerrilla activa .
 
“Lo de la Cacica La Gaitana se vio como una expresión colectiva de las Farc, que entonces sirvió para equilibrar lo que estaba sucediendo con otros procesos de desarme y demostrar que sí se podía producir una desmovilización de combatientes”.
 
Villarraga señala también que el caso de ‘Olivo Saldaña’ recuerda aspectos sobre los que, entre otros, la CNRR ya había puesto el dedo en la llaga. Se trata de las irregularidades que se habrían dado en dichos procesos y que, según él, se evidencian. Por ejemplo, cómo en el caso de las AUC hubo una evidente duplicación de efectivos.
 
“Se pasó de 16.000 a 31.000”, apunta Villarraga, quien además agrega que aún si la decisión final del magistrado que lleva el caso termina por no excluir a ‘Saldaña’ de Justicia y Paz, la mera postura de la Fiscalía y lo que ha señalado “ya cuestiona y muestra irregularidades (...) hay versiones muy coincidentes en las que se habla de la participación de un narcotraficante en el proceso, por lo que allí se habría configurado un delito, por el uso de dinero ilegal para la conformación del cuestionado frente, pero también porque se vincularon personas ajenas a la situación”. Según testimonios presentados por la Fiscalía hubo hasta menores de edad.
 
Para Feredico Andreu, de la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), en cambio, el gran significado que tendría la exclusión de ‘Saldaña’ es poder demostrar que Justicia y Paz, según él, “no ha venido arrojando a la luz las circunstancias en las que se han cometido los hechos”, por lo que -dice- sacar de la ley a quien no colabore realmente es además de una advertencia, una lección.
 
“Él no es el primero que sería excluido de la ley, así como tampoco sería el último, pero hay muchos que seguro se mantendrán ahí, infiltrados, y que eran delincuentes corrientes, lo que demuestra que esta ley (Justicia y Paz) es un mecanismo de impunidad y no de justicia y verdad’, asegura el abogado, subdirector de litigio de la CCJ.
 
Para Villarraga la cuestión va también más allá de lo que demostraría lo que realmente fue la desmovilización de Cacica La Gaitana. Permitiría que otros que intentan ser colados se abstengan y resultaría afectada -dice- la buena fe de muchas instituciones y organizaciones que particularmente en el caso de ‘Saldaña’ lo posicionaron como el líder de las desmovilizaciones. “La CNRR, por ejemplo, conformó un equipo de reconciliación en el que él (‘Saldaña’) era integrante. Nos acompañó en conferencias, como panelista, como instructor, resultaría bastante dramático que haya sido un fraude”.
 
Aunque está por definirse si los testimonios que ha presentado la Fiscalía podrán ser suficientes para excluir a quien fue en su momento la cabeza principal de la sonada desmovilización, los expertos coinciden en decir que la decisión de sacarlo, aunque no sea el primero en quedar por fuera, podría sentar un gran precedente para los demás postulados y para la aplicación de la misma ley, en la que se supone que la transparencia y la verdad deben primar.
 
En vilo
 
Después de dos audiencias consecutivas (5 y 6 de junio) ante un magistrado del Tribunal Superior de Bogotá, quedó en vilo la exclusión o no de ‘Olivo Saldaña’ de Justicia y Paz. De darse, él podría enfrentar una pena mucho mayor a ocho años, al tener que pasar a la justicia ordinaria.
 
De las audiencias llevadas a cabo esta semana llamó la atención la retractación que en menos de 24 horas tuvo ‘Saldaña’. El martes, con lágrimas en sus ojos, aseguró que volvería a la guerrilla de las Farc si alias ‘Alfonso Cano’ le perdonara la vida, pero este miércoles, en la continuación de la diligencia se arrepintió de lo que dijo.
 
“Pido excusas por lo dicho, siempre mi voluntad desde el momento que decidí desmovilizarme y acogerme a los principios de la ley de Justicia y Paz ha sido apostarle a la paz y a la reconciliación nacional”, aseguró.
 
Sin embargo, sobre el otro punto que despertó polémica esta semana, el que tiene que ver con que él habría concertado con el extraditable Hugo Alberto Rojas Yepes la desmovilización para obtener beneficios del Gobierno, ‘Saldaña’ no se refirió este miércoles.
 
Lo que sí se conoció es que por las amenazas que él y su apoderada han recibido, 'Saldaña' será trasladado a La Picota. Allí, se cree, esperará la decisión, que aún sin fecha por definir, podría convertirlo en el primer exgestor de paz y además postulado a Justicia y Paz que perdió todos los beneficios y salió de la ley de justicia transicional por no decir la verdad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.