Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2014 6:16:00 PM

‘Ñoño’ Elías, ahora enemigo del turismo parlamentario

El senador, señalado de recibir ‘mermelada’, busca acabar los viajes de los congresistas con recursos públicos.

Pocas referencias tenía la opinión pública nacional de Bernardo Miguel Elías. 'Ñoño', como se le conoce en Córdoba, su departamento, se hizo célebre en la pasada campaña política por haber sido uno de los senadores de mayor crecimiento electoral. En sólo cuatro años pasó de 65.000 a 140.000 votos y se convirtió, detrás de Musa Besaile, en el mayor elector de La U, el partido del presidente Santos.

Su gestión en el Congreso prácticamente se reducía a promover condecoraciones. Y su caudal electoral se le atribuyó a ser uno de los senadores que más recibió cupos indicativos, lo que se empezó a llamar 'mermelada'. Con ese estigma, el Ñoño Elías ha tenido que afrontar su nuevo período como congresista.

Pero quizá con el propósito de limpiar su imagen, decidió presentar un proyecto de ley que seguramente tendrá poca simpatía entre sus colegas. Busca prohibir el llamado turismo parlamentario, aquellos viajes o comisiones que piden los congresistas y que adelantan en el exterior con viáticos del Congreso, es decir, con dinero del erario.

Según Elías, en las últimas décadas, el creciente desprestigio del Congreso en la sociedad colombiana se ha convertido en una de las principales causas de abstencionismo por parte del electorado, debido a que la credibilidad en los legisladores se ha visto afectada de manera negativa. “En gran medida, lo anterior se debe a los escándalos en los que se ha visto involucrado el mencionado cuerpo legislativo”.

Y considera que uno de los temas que más han afectado la imagen y la percepción de transparencia del Congreso de la República han sido los viajes de los congresistas al exterior en el marco de misiones específicas que son justificadas como parte de la agenda legislativa y son financiadas con recursos del erario.

Elías señala que las cifras aproximadas de los gastos que asume el Congreso en los viajes al exterior que realizan los parlamentarios con el fin de asistir a foros, cumbres y congresos internacionales, entre otros motivos, los cuales son excesivamente cuantiosos y generan un detrimento innecesario a los recursos públicos. “Los legisladores gastan 833 millones de pesos cada cuatrienio en viajes al exterior”.

El rechazo por parte de la opinión pública al conocido “turismo parlamentario” financiado con recursos del Estado se manifiesta en la percepción que tienen los ciudadanos de que los dineros que se usan para estos viajes constituyen gastos innecesarios y pueden, mejor, ser invertidos en temas de verdadera trascendencia social y económica, para un país como Colombia donde en la actualidad, según datos revelados por la Presidencia de la República, más de 13 millones de personas se encuentran en condición de pobreza.

“Con el fin de evitar que estos recursos sean malgastados y establecer límites para la realización de estos viajes sin que se vean afectados nuestros recursos públicos, salvo en los casos que la presente ley determina”.

Según el proyecto, los únicos autorizados para realizar viajes al exterior financiados con dineros del erario son los miembros de las mesas directivas de las cámaras del Congreso de la República, siempre y cuando exista una invitación debidamente justificada por parte de una entidad pública o privada, nacional o extranjera, y dicha misión específica que da lugar a la autorización del viaje sea inherente a su función legislativa y genere impacto en la labor parlamentaria.

También establece que “cuando exista una invitación debidamente justificada por parte de cualquier entidad pública o privada, nacional o extranjera, y por cualquier motivo no puedan ir al viaje uno o dos de los miembros de la mesa directiva de la respectiva cámara, serán dichos miembros quienes designarán su reemplazo, el cual puede ser otro congresista que no pertenezca a la mesa directiva. Para efectos de preservar el número de miembros que asistirán al viaje, el reemplazo de los miembros de la mesa directiva no podrán ser más de dos congresistas por cámara”.

Elías considera que la presente ley es necesaria y de vital importancia, ya que obedece a la transparencia y la buena imagen que debe tener una institución como el Congreso.

El parlamentario, que se hizo célebre por ser el mayor beneficiado con la mermelada de Juan Manuel Santos, quiere depurar la imagen del Congreso. Y lo hará al cortarles el chorro a los numerosos viajes que adelantan un sinnúmero de parlamentarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.