Lunes, 20 de octubre de 2014

| 2013/02/22 00:00

ONU: Colombia tiene mala nota en DD. HH.

Un informe denuncia que hay graves problemas de derechos humanos que se niegan o no se resuelven.

Esta fotografía es de un posible 'falso positivo' que ocurrió en Urabá. Foto: Archivo SEMANA.

La respuesta inadecuada a los falsos positivos, la reforma constitucional de la jurisdicción militar y el impacto de las guerrillas sobre la población civil son los problemas de Colombia que más preocupan a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, como se reveló en el informe anual del 2012.

La Alta Comisionada considera que son muy pocos los responsables de los denominados ‘falsos positivos’ que han sido retirados de sus cargos o procesados. “De todas las investigaciones de homicidios, sólo hay procesos activos conocidos en el 30%”, detalla el informe.

En cuanto al fuero militar, asegura que esta reforma constitucional vulnera la separación básica de los poderes: “Es muy preocupante que la reforma constitucional pueda también llevar a que los tribunales militares se hagan cargo de causas que actualmente están siendo investigadas por la Fiscalía General, en particular las relativas a los presuntos falsos positivos. Esta situación supondría una grave violación del derecho al juez natural y, a fortiori, una violación del principio del debido proceso y del derecho de acceso a la justicia”.

Sobre las FARC y el ELN, la Alta Comisionada explicó que todavía se registran de manera sistemática los  asesinatos selectivos y violaciones sexuales.

Además, otras problemáticas que requieren atención urgente en Colombia son los grupos armados que surgieron después de la desmovilización de los paramilitares y las minorías como los indígenas, afrocolombianos, raizales, entre otros. 

Sobre estas últimas, el informe asegura que “Las decisiones relativas a la utilización y explotación de los recursos naturales se suelen tomar sin respetar el derecho a la consulta previa, sin el respeto debido a las autoridades y procedimientos tradicionales y sin ajustarse tampoco al contexto cultural específico”.

Otro problema que requiere especial atención es el de los defensores de derechos humanos. “La Oficina en Colombia continuó documentando casos de amenazas, vigilancia, robos de información, violencia sexual y homicidios”, donde los responsables señalados son las Bacrim y las FARC.

Dentro de esta categoría de problemas que requieren cuidado y especial atención también están las violaciones a los derechos por parte de las Fuerzas Militares y la Policía, la creación de la Dirección Nacional de Inteligencia en reemplazo del DAS, los sistemas de cárceles y de justicia, la desaparición forzada, la discriminación y la desigualdad económica y social (una de las más altas de América Latina).

Respecto al uso excesivo de la fuerza militar y a los falsos positivos, el informe explica con preocupación que “El Ministerio de Defensa Nacional sostiene que los ‘errores militares’ u homicidios no intencionales de civiles en el contexto del combate son ‘ilegales pero legítimos’”. Además, aseguró que los esfuerzos del Gobierno frente a las desapariciones forzadas han sido insuficientes.

La Alta Comisionada agrega que preocupan la amplia gama de problemas que han surgido en la aplicación de la Ley de Justicia y Paz, puesto que a septiembre del 2012 sólo se había condenado a 14 personas.

Sin embargo, existen algunos motivos que dan esperanza en Colombia, como el proceso de paz, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, el Centro de Memoria Histórica, la Conferencia y el Sistema Nacional de Derechos Humanos, las acciones de la Defensoría del Pueblo y de los personeros.

“Se pueden considerar hechos que ‘dan motivos de esperanza’ que el Gobierno haya reconocido sus obligaciones y haya emprendido iniciativas importantes en las políticas y/o prácticas para resolver los problemas existentes”, aseguró el informe.

Especialmente, el informe se refiere a las conversaciones del gobierno y las FARC. Sobre éstas explica que “el actual proceso de paz tiene el potencial de transformar Colombia en lo que respecta a su nivel de respeto y disfrute de los derechos humanos”.

Una de las recomendaciones finales que le da la Alta Comisionada al Gobierno colombiano es que comprenda que se han cometido y se están cometiendo violaciones contra los derechos humanos. “Aunque las cometidas hace unos años son diferentes por su alcance y su naturaleza, todas las violaciones requieren respuestas legales e institucionales”, aclaró el informe.

Vea el Informe Anual de 2012 completo. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×