Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/13/1998 12:00:00 AM

OPCION CAMBIO

Rafael Pardo explica porqué los votantes de Noemí deben votar por Andrés Pastrana.

Hasta ahora estamos aprendiendo a conocer el sistema de elección de presidente en dos vueltas. Hace cuatro años era la primera vez que se aplicaba y simplemente se repitió la primera vuelta dos veces, con resultados e ingredientes conocidos. Esta vez fue distinto, el fenómeno de Noemí marcó una enseñanza de lo que son los procesos electorales en dos vueltas. Fue un aprendizaje para los votantes y para las campañas, pues Noemí y Opción Vida superaron los cálculos y predicciones basados en proyectar el pasado. La polarización entre samperistas y antisamperistas que ha dominado el país en estos años fue contrarrestada por la campaña de Noemí al plantear a los electores un nuevo dilema, distinto al de estos años, y era indicar las diferencias entre candidatos de maquinaria e independientes. De otro lado, la polarización entre 'populistas' y 'serios' que sirvió para que Peñalosa derrotara a Moreno de Caro en Bogotá, apelando al voto útil, fue a su vez derrotada por Noemi en una inteligente campaña en la que validó el sentido de tener dos vueltas. Opción Vida le ganó entonces al sectarismo vigente al poner en primer plano otra forma de ver la política, también señalando contrastes, pero en forma distinta.Andrés Pastrana se había trazado como propósito hacer una campaña sin agravios y sin ataques. Había cumplido estrictamente con ese estilo de controvertir en los programas pero sin caer en provocaciones que llevaran a confrontar, en lo personal, a otros candidatos. Sólo se salió de este comportamiento una vez y ocurrió así: después de varias semanas en las que Horacio Serpa venía diciendo por todas partes que Andrés privatizaría todos los institutos, éste resolvió no poner más la otra mejilla y salió a denunciar las continuas mentiras de Serpa, y lo llamó Pinocho.Pero en esa sola vez en la que Andrés confrontó a Horacio Serpa se tuvo la mala fortuna de que fue utilizada en la famosa cuña de Noemí de 'no queremos cuatro años más de lo mismo'. Una campaña que se planteó sin agravios ni ataques quedó, por cuenta de la difusión de esa cuña, con el sello de ser una campaña tan agresiva como la de Serpa. Ahí ganó Noemí y perdió Andrés. Serpa no ganó ni perdió, quedó en su plata. Nada que hacer. Así es la política. El impresionante resultado de Opción Vida enseñó muchas cosas a los votantes y también a las campañas. A los votantes enseñaron a evaluar propuestas y alternativas políticas por encima de apelaciones convencionales. Enseñaron a no sentir complejo de minoría a pesar de los augurios y las encuestas. Los votantes de Opción Vida, como dice Maturana en su filosofía, ganaron perdiendo. La prueba es que ahora para la segunda vuelta las dos campañas quisieran seducir a estos votantes. A las campañas, espero, les han enseñado Opción Vida a mostrar las diferencias más que a esconderlas, a apelar a sentimientos más que a exponer necesidades, a interpretar más que a proponer, y a ser respetuoso con los votantes más que dar listas de argumentos sobre por quién votar.Ahora los miembros de Opción Vida tienen el dilema de qué hacer. ¿Mantener su neutralidad y no incidir en sus votantes de ninguna forma para respetar su independencia? o ¿cantar su voto pues el ejercicio de liderazgo nacional exige definición y orientación? ¿Tomarán esta decisión en conjunto, lo que fortalecería a Opción Vida, o individualmente, lo que respetaría la independencia del elector que lograron representar?Pero no se trata aquí de especular sobre lo que vayan a hacer Noemí, Mockus, Lleras, Navarro y los demás líderes de Opción Vida. Sería una falta de respeto de mi parte, dado que estoy comprometido en una campaña, decirles lo que yo pienso que debieran hacer.Lo que quisiera es exponer, como integrante de la Gran Alianza por el Cambio, lo que veo en coincidencias entre el proyento de Opción Vida con el de la Gran Alianza.Hay coincidencias en propósitos, desde antes de la primera vuelta y ahora se han resaltado. La candidatura de Andrés Pastrana logró su dinámica no a partir de su triunfo sobre Juan Camilo Restrepo en la convención conservadora, sino a partir de la conformación de una alianza pluralista y democrática que se selló con Alfonso Valdivieso y un conjunto de sectores liberales e independientes. Eso le dio un carácter multipartidista y amplio a lo que se inició con base en un partido. La Alianza por el Cambio implicó una revisión del programa político y una nueva propuesta: lucha contra la corrupción, separación efectiva de poderes, autonomía del Congreso frente al presidente, reforma política. La incorporación de los independientes significó un empujón definitivo a una reforma política radical, validada por medio de un referendo, orientada a renovar las costumbres y los procedimientos del ejercicio de la política. La incorporación de la AD-M-19 le dio a la Alianza una agenda en defensa de la vida y de freno a la barbarie. En fin, los diversos sectores que se han incorporado a esta alianza han contribuido con aportes y por sobre todo han mantenido su identidad y su personalidad política. Coincidimos en unos propósitos, conformamos un equipo, compartimos unos ideales, pero no hemos cambiado de partido. Los liberales seguimos siendo tanto o más liberales que los que están con Serpa, los conservadores siguen en sus doctrinas, los independientes no han dejado de serlo, los de izquierda tampoco. Se ha construido una alianza balanceada y no hegemónica. Ningún sector prima sobre otro, todas las ideas de cambio tienen cabida. Las elecciones pasadas mostraron dos modelos, dos propuestas de cambio. Distintas pero ambas tenían el cambio como su principal razón de ser. Había coincidencias en los programas pero ahora, hay que decirlo, en la Alianza por el Cambio hemos aprendido de Opción Vida. Como dijo Andrés, hemos puesto el oído en ese fenómeno político. Nombramientos por méritos y no por palancas, igualdad de oportunidades para la mujer y para las minorías, apoyo a la mujer cabeza de familia, reforma a las costumbres políticas estableciendo mecanismos para quitarle instrumentos a las maquinarias, la financiación estatal a la educación primaria, son algunos de los planteamientos que se han reiterado por parte de Andrés a partir del examen a las propuestas de Noemí. Ese examen sigue abierto y las coincidencias son muchas más. Hay que mirar también hacia el otro lado, hacia la orilla de Horacio Serpa. ¿Puede él intentar una reforma política? ¿Tiene la autonomía para tomar drásticas medidas fiscales que afectan a los políticos? Aunque lo quiera, ¿puede ser frontal contra la corrupción enquistada en la relación gobierno-Congreso? La respuesta la tiene el votante en su conciencia. Pero con lo que quisiera llamar la atención para terminar, y esto no va dirigido en particular a los votantes de Opción Vida, es la respuesta que le dio Horacio Serpa a la última pregunta de Mauricio Vargas en el primero de los debates televisados. Vargas recordó que Serpa había manifestado en su momento que asumía responsabilidad política por los hechos de la campaña de Samper-94. Fue claro, lo que compartimos, en que en responsabilidad judicial había sido totalmente exonerado. Eso es claro. En lo político Horacio Serpa respondió que él había ganado la primera vuelta y que esa era una muestra de que no tenía responsabilidades políticas. En lo personal es correcto. Serpa no las tiene. Pero no podemos dejarnos decir ahora que los votos por Serpa son una exoneración moral generalizada a la narcofinanciación. Rodrigo Rivera, Germán Vargas, Emilio Martínez, Alvaro Uribe, y muchos otros liberales que están con Serpa, no creo que quieran que estos votos se interpreten así. Millones de liberales que votaron por Horacio no quisieran que su voto sea interpretado como una absolución. Se puede votar por Serpa, por sus ideas, pero no por eso.También ahora vote por Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.