Lunes, 1 de septiembre de 2014

OPINIONES CALIFICADAS

| 1991/08/05 00:00

OPINIONES CALIFICADAS

DESDE LA SEMANA PASADA, COLOMBIA cuenta con una Constitución Política que, en opinión de sus propios autores, habrá de cambiar los destinos del país. Pero, ¿qué tan profundas fueron las reformas introducidas en la nueva Carta? SEMANA consultó la opinión

HERNAN ECHAVARRIA
ECONOMISTA
Una Constitución reformada contra el reloj, no puede dejar más que errores. Y esto fue lo que sucedió con la Asamblea Constituyente. Los delegatarios, a pesar de su buena voluntad, no tuvieron tiempo para estudiar cuáles reformas le convenían realmente al país. Por eso incorporarán artículos tan peligrosos como el nuevo régimen de propiedad, que cambia por completo el tradicional sitema colombiano. Con este régimen se estableció la expropiación por vía administrativa un mecanismo que va contra la corriente de la economía moderna y que pone obstáculos al desarrollo de la empresa privada . Y lo más grave desestimula la inversión extranjera.
Aunque la nueva Carta provoque cambios importantes a nivel político, hay que estar conscientes de que sufre demasiados errores económicos.

FERNANDO HINESTROSA
JURISTA
La reforma de la Constitución reflejó al país por completo: fue impulsiva, debatida, improvisada y, a última hora, corregida. Sin embargo, es seguro que va a provocar cambios fundamentales al interior de las instituciones jurídicas y políticas. Con la creación de instrumentos como la moción de censura, se le devolvieron al Congreso sus facultades y se le permitió ejercer un verdadero control político del Estado. Y con organismos como la Fiscalía General se va a conseguir el saneamiento que tanto necesita la justicia.

Pero lo más importante es que la nueva Carta reafirmó los derechos de los ciudadanos. Así sean abstractos, y aunque muchos los consideren inutiles, es necesario que los derechos y deberes de las personas queden contemplados constitucionalmente.

JUAN DIEGO JARAMILLO
La nueva Constitución es un listado de normas heterogéneas. Se mezclaron caracteristicas propias de dos sistemas políticos totalmente diferentes: el presidente socialista y el parlamentario. Esta contradicción va a producir un fuerte choque entre los tres poderes del Estado.
Por otra parte, la Asamblea que tenía como bandera la reforma del Congreso lo que hizo fue abrirle la posibilidad de que aumente sus practicas clientelistas. Con el establecimiento de la moción de censura y del nuevo régimen de estado de sitio, los parlamentarios van a sentirse con más facultades que el Presidente de la República. Esto va a provocar un negocio permanente entre ambas instituciones, pues la estabilidad del gobierno va a estar en las manos de los congresistas.

JAIME VIDAL PERDOMO
Políticamente, el proceso de la Asamblea fue saludable para el país. Reflejó los deseos de cambio y creó nuevas instituciones que van a permitir la participación de tendencias políticas diferentes a las tradicionales. Pero en su parte jurídica, la nueva Constitución es defectuosa. Sufre de un exceso de reglamentarismo y de una serie de ambiguedades, que sólo con una interpretación calmada y un intenso desarrollo legal se puede solucionar.

Tuvo grandes aciertos, como la creación de la Fiscalía General, un organismo que permite la investigación y que puede acabar con la impunidad reinante, logrando que la justicia por fin sea eficiente. Pero también tuvo equivocaciones. Y la mayor fue introducir el voto de censura, que es un mecanismo inadecuado para un régimen presidencialista como el nuestro.

JUAN MANUEL ARIAS CARRIZOSA
Una institución que se dobla en el número de artículos no puede reflejar sino una cosa: fue un pacto de minorias. Cada uno de los movimientos politicos llegó a la Asamblea con su paquete de reformas bajo el brazo y a todos se les dio gusto. El resultado de esto se refleja en el excesivo reglamentarismo de la nueva Carta Politica que, tarde o temprano, va a provocar la paralización del desarrollo nacional. Por otro lado, se creo un organismo totalmente innecesario: la Fiscalía General. Es absurdo pensar que, en un país tan inmaduro como el nuestro, una institución de este tipo funcione y además, pueda solucionar el grave problema que vive la justicia colombiana.
Sin recursos materiales y sin presupuesto nada cambia, asi se tengan las mejores instituciones del mundo.

LUIS CARLOS SACHICA
PROFESOR DE DERECHO CONSTITUCIONAL
La nueva Constitución rompió con el bipartidismo tradicional y le abrió espacio político a diferentes tendencias sociales e ideológicas del país.
Pero cayó en equivocaciones tan peligrosas, como establecer la necesidad de que el Presidente de la República le pida aprobación al Senado para declarar el estado de sitio. Esto, además de quitarle facultades al Poder Ejecutivo, ofrece ventajas a los grupos subversivos. Por otra parte, la Asamblea creó un Estatuto del Congresista con un listado de inhabilidadcs e incompatibilidades tan rígido, que van a ser muy pocas las personas que se atrevan a aspirar a elecciones parlamentarias.

Sería apresurado decir si la reforma constitucional fue positiva o no. Lo que sí se puede prever es que muy pronto se va a presentar una contrarreforma.

TITO LIVIO CALDAS
DIRECTOR DE LA REVISTA CIENCIA POLITICA
Aunque siempre estuve en contra de la Asamblea Constituyente tengo que aceptar que el resultado me sorprendió. Sin que se presentaran antagonismos políticos ni discriminaciones sociales, lograron crear una nueva Constitución, moderna y adecuada a la realidad del país. El cambio sustancial se va a producir en el sistema politico-electoral. La segurídad vuelta para las elecciones presidenciales, la disolución del actual Congreso y la circunscripción especial para el Senado, van a provocar la transformación política que tanto esperaban los colombianos. Pero quizás por ese ambiente de consenso y fraternidad que se vivió, la nueva Constitución cayó en reglamentarismos románticos y populistas, como la inclusión de nuevos derechos y libertades, algo justo pero completamente utópico.

FRANCISCO DE ROUX
DIRECTOR DEL CINEP
A la Asamblea se le olvidó tratar el tema de las Fuerzas Armadas. Quizás por falta de tiempo o de interés, pero es un error muy grave, teniendo en cuenta que los militares son protagonistas de la realidad nacional. Pese a esto considero que la nueva Carta Política va a ser la plataforma para la edificación de un nuevo país. Provocó el hundimiento de un sistema político restringido y de una dictadura constitucional que se prolongaba con la existencia del régimen permanente de estado de sitio.

Si las normas se cumplen, los ciudadanos van a gozar de más participación política y estarán protegidos por instrumentos tan importantes como la tutela y el habeas corpus. En fin, a nivel social se hicieron las reformas claves que se esperaban para el logro del bienestar ciudadano y la consecución de la paz.

PABLO CACERES
PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
La Asamblea Constituyente sólo hizo reformas de carácter político. Fuera de establecer el estado laico y acabar con el híbrido que existía entre la naturaleza civil y canónica, el sistema jurídico de la Carta de 1886 quedó completamente Intacto. Y esto era de esperarse, pues la preocupación y el interes de los delegatarios siempre fue político y electoral. Ademas, implantaron una democracia participativa falsa. Pretenden hacer creer que se les ofrecieron más derechos a los ciudadanos, cuando lo que sucedió fue que aumentaron sus responsablidades en campos en los que el Estado se sintió incapaz de seguir cumpliendo con sus labores. Lo que nos espera es un proceso de reacomodamienlo, tan peligroso como el de los terremotos, lleno de movimientos bruscos e inesperados.

GABRIEL MURILLO
DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE CIENCIAS POLITICAS-UNIANDES
Con la reforma constitucional se logró lo que el país buscaba: un cambio político a fondo y una solución a la crisis de legitimidad que se vivía. Se consiguieron transformaciones positivas, como la desaparición del monopolio del bipartidismo, el fortalecimiento de la justicia, la solución a las deficiencias de la Rama Legislativa y la creación de la doble vuelta, que permite depurar la dinámica electoral y ofrece elementos más serios para la escogencia del Presidente. Lo único ilógico de la nueva Constitución es haber establecido la Vicepresidencia. Esto no tiene relación con el deseo de eliminar la burocracia y el clientelismo del panorama político. Ahora, el gran reto que le espera a los colombianos, es adecuarse a las nuevas normas y obedecerlas, para que no suceda lo mismo que con la anterior Constitución, que era pura letra muerta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×