29 marzo 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Oro sano en Santa Cruz

INFORME ESPECIALContar con un título colectivo puede haber hecho toda la diferencia para que en esta aldea del sur de Bolívar, literalmente asentada sobre los socavones, la violencia que pasó no se haya instalado.

Oro sano en Santa Cruz.

En Santa Cruz, un pueblo construido a las carreras, robándole tiempo a la búsqueda del oro, no hay bandas criminales, ni guerrilleros extorsionando. Quizás la razón esté en que los que fundaron el caserío hace 25 años sobre la ciénaga La Redonda, entre Barranco de Loba y altos del Rosario en el
Sur de Bolívar, se unieron y formaron un comité minero, y eso los ha protegido contra el abuso. También, tal vez esté, en que este comité consiguió que le dieran un título colectivo y éste le ha dado legitimidad  para reclamar ante las autoridades o para formar alianzas productivas con empresas. 

No es que por Santa Cruz no hayan pasado guerrilleros y paramilitares. Muy poco después de que encontraran oro en la finca de Eliserio Salazar y el afán por el oro cundiera como epidemia, llegó la guerrilla a pedir vacuna.  A Salazar le pidieron medio millón de pesos, pero él los convenció de tranzarse sólo por 150.000. La guerrilla no molestó más a Salazar pero un día secuestró a tres jóvenes que no habían querido pagarle. 

“Nos aglomeramos y fuimos hasta el campamento de los guerrilleros y a la cabeza iban los niños con el inspector de policía, portando una bandera”,  le contó a SEMANA, Miguel Arrieta, vocal del comité minero, una asociación de 190 habitantes dueños del único título minero que abarca 400 hectáreas. “Les arrebatamos los secuestrados y les dijimos que se fueran”. Después vinieron los paramilitares y la mayoría salió despavorida, pero retornaron. “No se ha dejado sacar de nadie”, concluye orgulloso Arrieta.

Esto no quiere decir que San Cruz esté libre de problemas. Está en un cerro, que en cualquier momento se derrumba, porque debajo de casi todas sus 600 casas, hay socavones. Las calles son estrechas, y más de 50 bares, billares y prostitutas de fin de semana, compiten por quitarles a los mineros el oro que le arrancaron a los socavones durante la semana.

Además, cada semana llega un nuevo minero informal y abre un socavón sin permiso de nadie. Ahora estos discuten con el Comité Minero, acerca de quién tiene derecho a explotar el oro de la ciénaga de La Redonda. El Comité dice que aunque el título de ellos no llega hasta allá, si se va a extraer oro de allí tiene que ser en beneficio de locales y no de los recién llegados. Ya tuvieron un conflicto hace unos cuatro años pues unas personas extrañas a la región trajeron unas retroexcavadoras para hurgar la laguna y alcanzaron a causar un grave daño ambiental.  

El comité no sólo sacó a los excavadores foráneos sino que además consiguió ahora aliarse con la multinacional canadiense Ashmont, y aunque todavía no están produciendo, están realizando las perforaciones desde el año pasado para tener una valoración de la riqueza que hay en el cerro. Como parte del trato, la Ashmont ha construido un colegio, un puesto de salud,  una sede social, ha comprado una ambulancia y le ha dado trabajo a 87 socios del comité. Además les está ayudando a reducir el uso del mercurio en la limpieza del oro, algo deseable pues hasta hace poco los mineros estaban usando, en promedio 80 kilos de mercurio al mes. Lo compran en el Banco, donde se vende en tiendas sobre el puerto, sin restricción alguna. 

Como muchos pueblos mineros, Santa Cruz tiene entonces problemas por resolver. El más urgente, reasentar a los habitantes que viven en terreno socavado por las minas. El más importante, superar aquello de “ser muy pobres y vivir sobre una enorme riqueza”, como dice el pastor evangélico Narciso Rodríguez, miembro del Comité Minero. Pero al menos, a diferencia de otros pueblos auríferos, sus mineros tradicionales son legales, están organizados y han conseguido impedir hasta ahora que los violentos se les queden allí a arrebatarles sus riquezas.

Tras la mina Gloria

Hasta fines de los años noventa, Pueblito Mejía, hoy un caserío de un poco más de 500 casas, atravesado por una calle, a 37 kilómetros de Barranco de Loba, Bolívar y a tres horas de camino de El Banco, Magdalena, era un pueblo tranquilo de colonos. Entonces llegaron los paramilitares y el 11 de noviembre de 1998 quemaron las 11 casa del pueblo. Pusieron a todo el mundo a sembrar coca, y “el que abría la boca se iba de cajón”, cuenta un viejo habitante del lugar. Dice que ellos tenían una dictadura en el pueblo, y que hicieron del pueblo cementerio.

La fiebre del oro llegó poco después que la de la coca. A quince minutos del pueblo, está la Mina Gloria y la gente llegó por decenas en busca de fortuna. El jefe paramilitar de la época, Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’ era quien mandaba allí. Cuando éste y sus hombres del Bloque Central Bolívar se desmovilizaron, dice otro señor, “quedó la raicilla, una nube negra peor que sus antecesores porque no tenían cabeza que los controlara”.   

Las bandas armadas causaron 17 muertes en el pequeño pueblo en 2011. Muchas víctimas eran mineros que no les pagaron a la banda de los ‘Urabeños’ la cuota que exigían por el oro que explotaban. En marzo de ese año, 18 familias con sus niños cerraron con candado sus casas y clausuraron los socavones y se fueron para proteger sus vidas. En 2012 no hubo muertos, pero desde entonces la situación ha seguido tensa.

Según le contaron a SEMANA varias fuentes, esta banda criminal quiere sacar de Mina Goria a la familia de Eduard, ‘Canabate’ Vanegas, que la había trabajado por años. Vanegas denunció las extorsiones, y le mataron un primo, Martín Mendoza; hirieron a su hermana Esneda, maestra misionera de la Diósesis de Magangué y le quemaron la casa.  “La gente de las bandas está de civil y adentro en la montaña”, dice un habitante. Y otro explica que casi todo el mundo trabaja en las minas y por eso “viven a todo riesgo”. Hay policía y ejército en la zona, pero no han conseguido sacar a los criminales de la mina.
ORO Y CRIMEN

Artículo

Oro y crimen: minería ilegal . Cientos de personas se agolpan  a barequear en una mina del río Timbiquí durante la hora feliz en que las dragas les permiten entrar.INVESTIGACIÓNOro y crimen: minería ilegal

Grupos armados sembraron el terror y destruyeron el medio ambiente por cuenta de la minería informal. SEMANA investigó.

ORO Y CRIMEN

Artículo

Chocó, tierra de dragones. Hoy 350 entables mineros, 800 retroexcavadoras y 50 dragones le arrancan día a día los tesoros a la selva chocoana, uno de los lugares más biodiversos del mundo. Hasta los ríos han cambiado de curso.
INFORME ESPECIALChocó, tierra de dragones

Las dragas arrasan la inmensa riqueza natural de las selvas y cambian el curso de los ríos chocoanos, y en medio de la guerra enriquecida por el oro, el Estado no consigue detenerlas.

Artículo

‘El Dorado’ de la guerrilla en Timbiquí. La guerrilla de las Farc controla la explotación ilegal de oro en el río Timbiquí, uno de los cuatro más importantes que tiene el Cauca sobre la cuenca del Pacífico. INFORME ESPECIAL‘El Dorado’ de la guerrilla en Timbiquí

Hace dos años llegó la fiebre del oro a esta aislada población caucana. Las FARC regulan el negocio.

Artículo

El minero que va contra la corriente. Las Águilas Negras se llevaban a los mineros y amenazaban con matarlos para manternerlos bajo su dominio. Cuando estas se fueron, vinieron los Urabeños a exigir tajada. La gente no tuvo paz.BAJO CAUCAEl minero que va contra la corriente

La historia de un minero en esta turbulenta zona antioqueña, quien por tratar de trabajar en lo que sabe ha sido víctima de todos los grupos armados, y el Estado lo declara ilegal.

Artículo

La plata en las minas de oro. José Alfredo Portela, alias Zabala, jefe guerrillero muerto este año, recorría las minas todos los meses y en su morral llevaba una gramera en la que pesaba el oro de la ‘vacuna’ que le pagaban algunos mineros. Otros pagaban en efectivo. 
CUENCA DEL RÍO NECHÍLa plata en las minas de oro

La historia de Zabala, a quien las Farc le encargaron exprimir la minería de oro en Zaragoza y El Bagre, desnuda cómo los grupos armados hacen fortunas extorsionando a toda la cadena de producción del metal.

Artículo

La selva herida por la minería. La mina de oro de la fotografía es controlada por la guerrilla en la serranía de Neuquén entre Brasil y Colombia. Calculan que hay 60 dragas operadas en su mayoría por brasileños y 300 indígenas.GUAINÍALa selva herida por la minería

Colombianos y extranjeros están afectando la frágil geografía de la Orinoquia y la Amazonia, afiebrados por la ambición del oro y del coltán.

Artículo

El periodista de las denuncias valientes. INFORME ESPECIALEl periodista de las denuncias valientes

Gracias al trabajo investigativo de Leiderman Ortiz, la policía puso desbaratar una banda de ‘Urabeños’ que extorsionaba a mineros y compradores de oro en el Bajo Cauca antioqueño.

Publicidad
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook