Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/2013 12:00:00 AM

Zuluaga, el contendor de Santos

Óscar Iván Zuluaga proviene de una familia de empresarios exitosos. La carrera presidencial es la cima de sus 25 años en la política.

Óscar Iván Zuluaga nació en Pensilvania, Caldas, el 3 de febrero de 1959. Su formación natural fue en el sector privado, pues desciende de una familia de empresarios exitosos. Estudió economía en la Universidad Javeriana y obtuvo un grado de Maestría en Finanzas Públicas de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

No obstante, en su tierra natal conoció las mieles del poder y dio el salto a la vida pública.

Su amigo y coterráneo Luis Alfonso Hoyos (exdirector de Acción Social y embajador en la OEA del gobierno de Uribe), lideraba un movimiento independiente y le insistió que lo ayudara a dirigirlo. Para ese momento Zuluaga ya se había graduado de economista y tenía la maestría.  En 1987 aceptó el reto y se dejó contar en las urnas por el movimiento Convergencia Popular Cívica. En ese momento arrancó su carrera política.

Una vez terminó el período como concejal varios amigos le insistieron que probara en la alcaldía. Eran los tiempos en que la trinca del barco-yepismo dominaba el departamento. Sin embargo, sus referencias lo catapultaron.

Como alcalde aprovechó los numerosos contactos que tenía y atrajo inversionistas a su pueblo para desarrollar varias obras de infraestructura que le merecieron el reconocimiento del Banco Mundial. Fue allí donde oyó hablar por primera vez de Álvaro Uribe, entonces gobernador de Antioquia.

Los ataques de la guerrilla que azotaban a Sonsón, un pueblo antioqueño que colinda con Pensilvania, los reunió en varios consejos de seguridad. El destino, sin embargo, les tenía preparado un camino de muchos años más. “Fue una relación de trabajo pero los dos quedaron con muy buena impresión del otro. Luego se encontraron en el Senado donde trabajaron varios temas”, recordó su esposa Martha Ligia Martínez.

Una vez terminó el período, Zuluaga volvió a ser el presidente de la siderúrgica Acesco, fundada por sus abuelos. Pero la política ya había sembrado su semilla. Fue segundo renglón de Luis Alfonso Hoyos en las elecciones de Senado de 1994, pero no llegó al Congreso.

En 1999 Hoyos, su amigo, quien perdió su investidura como senador lo llamó a asumir la batuta de su movimiento. En 2002 Zuluaga llegó al puesto 13 del Senado con casi 86.000 votos, sin maquinaria, y con el respaldo de un voto de castigo a quienes fueron sus adversarios políticos desde el comienzo: las casas de los partidos tradicionales que durante varias décadas se repartieron el poder milimétricamente.

En 2003 intentó formar un partido uribista llamado El Nuevo Partido, que fue la base para conformar el Partido de La U en 2005  junto al actual presidente Juan Manuel Santos, quien ahora será su principal contendor en las urnas. Renunció oficialmente a esta colectividad el pasado mes de septiembre para aspirar a la candidatura presidencial del Centro Democrático.

Sin embargo, Zuluaga no aspiró a las elecciones de 2006 porque esperaba un cargo en el Ejecutivo al lado de quien se convirtió en su padrino político, el expresidente Álvaro Uribe. Una vez reelegido, el expresidente Uribe lo nombró consejero presidencial, cargo desde el que manejó la agenda del consejo de ministros. Después, en 2007, pasó a ser el ministro de Hacienda.

Su tono adusto y pausado lo proyectan como un técnico sabio más que como político. Esa es precisamente una de las dificultades que tendrán sus asesores a la hora de pulir su imagen. No obstante, el haber logrado voltear la convención a su favor le dé un voto de confianza de sus copartidarios que arrancan formalmente su batalla por la primera magistratura del país.

Esta será la primera incursión de Zuluaga en el debate presidencial. Su paso por el sector privado y su experiencia en administración le dan las credenciales para aspirar a la presidencia. Falta ver si en los siete meses que restan de campaña logra remontar a un contendor presidente-candidato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.