Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2013 12:00:00 AM

Otro polémico permiso: ahora Álvaro Dávila

El detenido por el 'carrusel' de la contratación fue autorizado para asistir a la primera comunión de su hijo.

Cuando aún no se ha terminado la polémica que generó el permiso concedido a Manuel Nule para ir a Cartagena el sábado pasado para asistir a la primera comunión de su hijo, un juez dio una autorización similar. Esta vez el beneficiado es el polémico abogado Álvaro Dávila, detenido por su participación en el denominado 'carrusel' de la contratación. El abogado podrá asistir a la primera comunión de su hijo el próximo primero de junio.

Según se ha podido conocer, un juez autorizó a Dávila para que durante cinco horas salga de la cárcel La Picota, donde está recluido, y pueda ir al acto religioso, que se desarrollará en Bogotá. El beneficio está supeditado a que el Inpec tenga la disponibilidad de hacer el traslado.

Pese a que el director del Inpec, general Gustavo Adolfo Ricaurte, dijo cuando se le concedió el permiso a Manuel Nule que el traslado del excontratista procesado por el ‘carrusel’ de contratos hacía parte del cumplimiento a una orden de un juez, el artículo 139 del Código Penitenciario señala que acatar lo dispuesto hace parte de la facultad del director de la cárcel, de acuerdo a las posibilidades que se tengan.

Es decir, se puede negar la salida si se considera que no hay condiciones de seguridad o no se cuenta con el presupuesto para cubrir los viáticos, tanto del procesado como de los guardias que se encargan de su custodia.

“El director lo cumplirá siempre y cuando pueda garantizar las debidas vigilancia y seguridad del interno. En caso negativo, lo hará saber a la autoridad que dio el permiso y la razón de su determinación”, señala el mencionado artículo.

Lo cierto es que ambas situaciones con Manuel Nule y ahora con Álvaro Dávila ha levantado ampolla en el país. Hay quienes aseguran que hay 'estratificación' entre los presos y que no cualquiera tiene el beneficio de salir de la cárcel como ellos lo han podido hacer.

Los permisos excepcionales, de acuerdo con el Código Penitenciario, se otorgan “en caso de comprobarse enfermedad grave, fallecimiento de un familiar cercano o siempre que se produzca un acontecimiento de particular importancia en la vida del interno, el director del respectivo establecimiento de reclusión, procederá de diferente manera si el recluso está condenado o aún se le adelanta un proceso".

“Si se trata de un condenado, podrá conceder permiso de salida bajo su responsabilidad, por un término no mayor de 24 horas, más el tiempo de la distancia si la hubiere, tomando las medidas de seguridad adecuadas y comunicando de inmediato al director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario”.

Pero si se trata de un sindicado, que es caso de Dávila, “el permiso lo concederá el funcionario judicial de conocimiento”, es decir, el juez que adelanta el caso. El beneficio será también máximo por 24 horas, a lo que se suma el tiempo del traslado.

A Dávila, procesado por el ‘carrusel’ de contratos, se le inició este lunes la acusación formal por cuenta de la Fiscalía, pero la diligencia fue suspendida por algunas dudas que el ente acusador deberá aclarar a las partes.

El abogado, detenido desde finales de diciembre del 2012, le señala de incurrir en los delitos de concierto para delinquir agravado, interés indebido en la celebración de contratos y cohecho propio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.