Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2009 12:00:00 AM

Pa’ la calle

¿Por qué el gobierno saca de la cárcel a los peligrosos guerrilleros 'Karina' y 'Olivo Saldaña'?

El gobierno ha demostrado en muchas ocasiones que está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de derrotar a las Farc. Y que la desmovilización es una de sus armas predilectas. Después de muchas controversias logró aprobar el año pasado un decreto para que más de 1.000 guerrilleros presos pudieran acogerse a la Ley de Justicia y Paz. La semana pasada anunció que buscará modificar esta misma ley para que sea aplicable a las desmovilizaciones actuales y futuras. Y ahora, en un gesto que sorprendió a muchos, reconoció como gestores de paz a 'Olivo Saldaña' y a 'Karina', ambos ex guerrilleros detenidos por delitos de lesa humanidad, con un gran prontuario a sus espaldas, y ordenó su excarcelación.

No es primera vez que el gobierno le suspende la cárcel a guerrilleros. Francisco Galán, quien duró más de 10 años en una prisión de máxima seguridad, tuvo en varias ocasiones permisos temporales de salida para facilitar el diálogo con el ELN, incluso fuera del país. Y finalmente cumplió su condena en libertad, en la casa de paz que el propio gobierno le financió en Medellín.

La misma figura se usó con Rodrigo Granda, de las Farc, a quien se le dio permiso para salir de la cárcel temporalmente con el objetivo de facilitar el intercambio humanitario, pero literalmente se voló. La última vez se le vio en una foto junto con 'Iván Márquez', en pose de guerrillero bolivariano.

El gobierno usa la misma figura esta vez con 'Saldaña' y 'Karina', pero en ambos casos los argumentos son menos claros. 'Saldaña', quien en realidad se llama Raúl Agudelo, era un conocido jefe de las Farc en el sur del Tolima que fue detenido en 2004 cuando incluso ya había desertado de la guerrilla. Una vez en la cárcel se dedicó a impulsar desmovilizaciones de sus antiguos camaradas. En el Tolima logró que un grupo importante de milicianos se reincorporara, aunque para ello montó un show lleno de exageraciones y una que otra mentira, como la entrega de una avioneta que estaba abandonada en la Costa, y que se pudo comprobar había sido abandonada por narcotraficantes.

No obstante Saldaña se ha convertido en un líder importante de Manos por la Paz, un movimiento que ha aglutinado en las cárceles a 1.200 guerrilleros dispuestos a dejar los grupos armados y entregar fosas e información que sirva para esclarecer la verdad de sus crímenes, a cambio de ser beneficiados con las cortas penas que ofrece Justicia y Paz. En ese sentido, el gobierno argumenta que su papel fuera de la cárcel sería importante para coordinar toda esta colaboración y seguir atrayendo gente de la guerrilla a la vida civil.

Similar papel cumpliría Elda Neyis Mosquera, 'Karina'. Como se recuerda, el año pasado la temida guerrillera se entregó ante hombres del Ejército y del DAS y desde entonces está presa y rindiendo versión libre en Justicia y Paz, donde ha sido duramente increpada por víctimas que le han atribuido crímenes como el ataque indiscriminado a pueblos, secuestro, asesinato y tortura.

La decisión del gobierno, impulsada de manera fehaciente por el alto comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, tiene, sin embargo, varios riesgos. Por un lado, el trato diferenciado de personas como 'Karina' puede generar malestar entre los miembros de los grupos paramilitares que están en Justicia y Paz, que han cumplido con el proceso, y que tendrán que seguir presos.

En segundo lugar, aunque legalmente no se trata de un indulto, pues sus procesos judiciales siguen vigentes, la cárcel es un símbolo de que se ha hecho justicia, y en ese sentido la excarcelación deja la sensación de que hay impunidad. Por último, mientras en el caso de Francisco Galán había un proceso de paz andando, no se sabe cuál será la función de 'Karina' ni cómo la cumplirá.

El gobierno le dará protección y apoyo para que recorra el país para buscar que más guerrilleros deserten de las filas insurgentes. Es decir, más que gestores de paz, los dos ex guerrilleros serán parte de una estrategia de la seguridad democrática, una de cuyas puntas es estimular la deserción para que las Farc terminen desgranándose como una mazorca, hombre a hombre, y no en una mesa de negociación como se ha pensado siempre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.