Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/2010 12:00:00 AM

Pacho mañanero

Corazón grande con Uribe y mano firme con el actual gobierno va a ser la fórmula de Francisco Santos como conductor de la nueva apuesta de RCN Radio .

En Colombia no hay más de media docena de medios de comunicación cuyo relevo en la dirección es una noticia de interés nacional. El reemplazo de Juan Gossaín en RCN La Radio es uno de esos. Por eso, la llegada de Pacho Santos a esta cabina como director de la franja de noticias de la mañana, en medio de un gran bombo publicitario, ha generado expectativa.

El nombramiento tiene varios aspectos originales. Para comenzar, el hecho de que Santos acaba de ser vicepresidente de la República. En segundo lugar, es primo hermano del actual Presidente. En tercer lugar, no se descarta que sea el candidato a la Alcaldía de Bogotá dentro de un año. A esto hay que sumarle que recientemente les ha casado broncas a varios personajes o instituciones de la vida nacional. Por ejemplo, de Ernesto Samper dijo en una entrevista en Cromos que él y sus "secuaces" eran insoportables. A Germán Vargas le señaló que si llegaba al Ministerio de Defensa, ni él ni el presidente Uribe verían garantizada su seguridad personal. Al presidente encargado de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, lo acusó de ser censor por cuenta de una demanda a Salud Hernández, y también ha hecho referencias desobligantes sobre la Fiscalía, el Polo, el Partido Verde, Colombianos por la Paz, los columnistas y muchos otros.

Teniendo en cuenta que los dos principales requisitos de un cargo periodístico de esa trascendencia nacional son independencia y neutralidad, muchos se preguntan cuánta distancia podrá tener Pacho Santos frente a los problemas judiciales del gobierno anterior, qué tan objetivo podrá ser su análisis de las decisiones de la administración de Juan Manuel Santos y qué tratamiento les va a dar a quienes ha denigrado.

Su debut, el miércoles pasado, y sus tres primeros días al aire no alcanzan a resolver esos interrogantes. Sin embargo, permiten llegar a algunas conclusiones. Lo primero es que Santos es en el micrófono el mismo de siempre: espontáneo, coloquial, acelerado y algo imprudente. Conocimiento de los temas tiene. No solo porque toda la vida había sido periodista en el diario El Tiempo, sino porque ocho años en la Vicepresidencia son más útiles que cualquier máster o doctorado universitario. Su voz definitivamente no es de locutor de radio, pero es auténtica y encaja perfectamente con su personalidad.

El equipo que lo rodea está integrado por Alicia Eugenia Silva, Mauricio Reina, Germán Manga, Andrés Nieto y Óscar Ortiz. Y heredados de RCN, Antonio José Caballero, Juan Carlos Iragorri, Andrea Serna y Yanelda Jaimes. De ellos se puede decir que todos están muy bien informados y dominan los temas. A diferencia de equipos de la competencia que tienen trayectoria en la radio, algunos de estos personajes están incursionando por primera vez en este medio, que es diferente del escrito, de la televisión y que tiene sus propias mañas. El hábito pesa mucho en radio, y obviamente un equipo nuevo no puede haber generado tal hábito. Por lo tanto, cualquier crítica inicial es prematura. Seguramente Alberto Casas, Gustavo Gómez y Yolanda Ruiz en su primer día al aire no eran percibidos como las estrellas que son hoy.

Un elemento que queda claro del debut de Pacho Santos es que todas sus peleas anteriores no van a tener mayores consecuencias. Eso quedó en evidencia en el primer día del programa, cuando el invitado de honor fue Germán Vargas, a quien Santos había tildado de traidor y había dicho que se "volteaba más que un desvelado". Esto no fue un obstáculo para que el Ministro se desplazara hasta el estudio a abrazarse con Santos en medio de mutuos elogios. Se puede anticipar que lo mismo va a pasar con los otros atacados por Pacho Santos en el pasado, pues a nadie le conviene estar excluido de RCN, ni a él le conviene que haya personajes nacionales que no le pasen al teléfono. Al igual que Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, cuando las dos partes necesitan la reconciliación, esta es inevitable.

Queda entonces por definir el tema de la independencia periodística. A este respecto, los conocedores de Pacho anticipan un tratamiento mixto. Eso significa que su lealtad va a ser mucho más con su antiguo jefe, el ex presidente Uribe, que con su primo hermano, el presidente Juan Manuel Santos. Esto obedece a que Santos, como Uribe, cree que la mayoría de los escándalos que se le atribuyen a ese gobierno son producto en gran parte de una cacería de brujas orquestada por periodistas amarillistas y rivales políticos. Por lo tanto, Sabas Pretelt, Diego Palacios, Andrés Felipe Arias, Mario Aranguren, Edmundo del Castillo, Bernardo Moreno y compañía seguramente no van a recibir mucho garrote en las mañanas de RCN.

Eso no va a suceder con el gobierno de Juan Manuel Santos. Con este, Pacho no tiene sentido de colegaje. Por el contrario, piensa no tragarle entero para mostrar su independencia. La percepción que se tiene de un gobierno es muy diferente cuando se es parte de él a cuando se ve desde afuera como periodista. Como en este caso es lo segundo, el ex vicepresidente no tiene ataduras emocionales o sentimentales de ninguna clase y piensa sacrificar las familiares en aras de su prestigio personal.

Lo anterior deja la impresión de que el programa RCN La Radio va a ser menos neutral y más editorial que la mayoría de sus competidores. Evocando el eslogan de Uribe, tendrá mano firme con el gobierno actual y corazón grande con el anterior. Se va a parecer, en cierta forma, a la controvertida cadena Fox de noticias en Estados Unidos que, a pesar de sus sesgos, ha sido uno de los mayores éxitos comerciales de los últimos años. Fox es un programa con una ideología definida. Apoya a los republicanos, a George W. Bush, a la guerra de Irak, a Sarah Palin y casi hasta la tortura en los interrogatorios de terroristas. Ataca a los demócratas, a Obama, a los impuestos, al proteccionismo de Keynes y hasta el aborto. Esa innovación de noticias con contenido ideológico está llevando a CNN, su principal competidor, a la quiebra.

La posición de Pacho, por otra parte, coincide con lo que piensan la mayoría de los colombianos que le siguen dando un 80 por ciento de popularidad a Uribe. Estos consideran que las 'chuzadas' y los 'teodolindos' son hechos secundarios -propiciados por mandos medios- que no opacan la salvación del país que produjo el gobierno de la seguridad democrática.

En todo caso, el reto para Francisco Santos y para la familia Ardila, propietaria de RCN, es grande. Se inicia esta nueva etapa en un momento en que la sintonía de la cadena básica de RCN está en su punto más bajo en décadas. Según el último Estudio Colombiano de Audiencia Radial (Ecar), en la franja de noticias de 6 a 10 de la mañana la cadena básica de Caracol Radio dobla a RCN, y La W, que tiene el 30 por ciento menos de emisoras, le gana por el 50 por ciento en sintonía. Cambiar tendencias nunca es fácil, pues, como se dijo anteriormente, el hábito pesa mucho. Si Pacho lo logra, la tradición de los Santos como grandes periodistas quedará vigente. Si la fórmula no resulta, ni a él ni a Carlos Ardila les chocaría su candidatura para la Alcaldía de Bogotá dentro de un año. No todo el mundo cree que la receta va a resultar. Pero eso mismo se decía cuando lo nombraron vicepresidente. Y terminó siendo un muy buen vicepresidente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?