Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2006 12:00:00 AM

Pacto en la sombra

El libro de los periodistas Jorge Lesmes y Edgar Téllez pone de nuevo sobre el tapete el tema de las negociaciones entre los narcos colombianos y el gobierno de Estados Unidos.

La semana pasada dos de los más experimentados y respetados periodistas del país, Jorge Lesmes y Édgar Téllez, recibieron el premio de periodismo Planeta por su libro Pacto en la sombra. A lo largo de 243 páginas, Lesmes y Téllez revelan episodios desconocidos de los acuerdos secretos que han adelantado centenares de narcotraficantes colombianos con la justicia de Estados Unidos. El libro no sólo es una completa y documentada investigación sobre acuerdos que fueron negados por las autoridades estadounidenses, sino que está escrito de una forma tal, que parece un guión cinematográfico. Estos son algunos de los principales apartes del que, sin duda, es un libro que dará mucho de qué hablar.

Visa 'USA'

En la segunda semana de enero de 2001, el aeropuerto internacional de Miami estaba atestado de turistas que regresaban a sus lugares de origen después de las vacaciones de Navidad y Año Nuevo. El despacho de la aerolínea Avianca no era la excepción y en la larga fila de colombianos con cupo reservado se encontraban el ex ministro Carlos Medellín y su familia.

Ahora, cuando estaba parado sobre una larga línea amarilla, el último paso antes de ingresar al mostrador para obtener su pasabordo, Medellín se quedó mirando a un hombre de mediana estatura que se le acercó desafiante con el pasaporte en la mano.

—Medellín, mire bien este pasaporte. Vea, tengo visa. Y es múltiple. Puedo entrar y salir de Estados Unidos cuando se me dé la gana -le dijo el hombre visiblemente alterado, que luego siguió la marcha y se perdió entre la multitud.

Mientras sus hijos y su esposa no atinaban a entender lo que había ocurrido, el ex ministro permaneció rígido, en silencio. Por largo rato repasó una y otra vez los rasgos del desconocido y no tuvo duda de que se podría tratar de uno de los narcotraficantes extraditados en el gobierno del que él hizo parte.

Un caso muy parecido vivió un oficial de la Policía que en 1993 integró el Bloque de Búsqueda que dio de baja a Pablo Escobar y que en 1999 desempeñó un papel clave en el desarrollo de la Operación Milenio que desencadenó la extradición de Fabio Ochoa Vásquez.

Ocurrió a finales de 2001, semanas después de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono en Washington, cuando el uniformado fue enviado a Florida a un curso intensivo de inteligencia contra el terrorismo. Una tarde de sábado paseaba por las calles de South Beach y se encontró a bocajarro con un narcotra

cante a quien persiguió por años y nunca logró atrapar. Era Orlando Sánchez Cristancho, el mismo hombre que en 1996 fue señalado por Miguel Rodríguez Orejuela como autor intelectual del atentado que por poco le cuesta la vida a su hijo William y a quien identificó como el 'Hombre del overol'.

Los oficiales encargados de la persecución de los nuevos capos del cartel del Norte del Valle habían rastreado los pasos de Sánchez Cristancho durante un largo tiempo, pero le perdieron el rastro después de que la propia mafia lo señaló como uno de los hombres más temibles de la organización.

Por ello, la sorpresa del oficial fue mayúscula cuando vio a Sánchez Cristancho sentado en una mesa, departiendo con varios amigos, sin el mayor asomo de preocupación. Una vez se repuso, el policía, experto en seguimiento de personas, hábil en el manejo de situaciones difíciles y conocedor como nadie de los procedimientos para la captura de narcotraficantes, realizó un rápido reconocimiento del lugar y muy pronto estableció que Sánchez Cristancho no tenía escoltas, tampoco conductor que lo esperara cerca de ahí y mucho menos 'campaneros' que le avisaran de cualquier riesgo o peligro.

Todo estaba dado para hacer una captura sin correr el mínimo riesgo, pero debía pedir ayuda porque estaba fuera de su jurisdicción. Entonces llamó desde su teléfono celular a un agente de la DEA en Miami, a quien conocía de tiempo atrás y con el que había realizado varias operaciones contra el narcotráfico en Colombia, y le reveló que estaba sentado a poca distancia de Orlando Sánchez Cristancho.

No obstante, la fortuna de haber encontrado a un narcotraficante en Miami se convirtió de repente en un fiasco. El agente de la DEA tuvo que repetir sus palabras dos veces, porque el policía colombiano no parecía entenderle.

-En mi pantalla aparecen los reportes de Inmigración y ese señor Sánchez Cristancho que usted menciona tiene visa de negocios. Su presencia en Estados Unidos es legal, no tiene ninguna orden de arresto, ni investigaciones pendientes. Se puede mover libremente por territorio estadounidense. No se preocupe, hombre, váyase de compras.

De regreso a Bogotá, el ex ministro Medellín comentó lo que había ocurrido en el aeropuerto de Miami y tiempo después el o

cial de la Policía hizo lo mismo sobre el episodio de South Beach. Y ambos cayeron en la cuenta de algo que sí sabían, pero por el correo de las brujas: que Estados Unidos hacía negociaciones por debajo de la mesa con la delincuencia colombiana.

Las primeras negociaciones

En agosto de 1997, Baruch Vega, Román Suárez y Arturo Piza abordaron un avión rumbo a Ciudad de Panamá y se hospedaron en el Hotel Intercontinental, donde los esperaba el abogado Joaquín Pérez, quien a partir de ese momento se convertiría en el apoderado del anticuario.

En medio de gran sigilo y luego de hacer numerosas llamadas telefónicas, Vega y Suárez alquilaron la suite presidencial del hotel y concertaron una reunión para las 4 de la tarde. Los agentes Tinsley y Castillo llegaron puntuales y de inmediato tomaron las riendas del encuentro.

-Señor Piza, su situación legal con Estados Unidos no es nada fácil -dijo Tinsley, distante-. Usted lleva más de cinco años introduciendo droga a nuestro país bajo el seudónimo de 'Elkin Delgado'. Tiene dos investigaciones en curso en las cortes, una en Nueva York y otra en Los Ángeles. FBI y Aduanas consideran que usted es un peligro para la sociedad americana. Entonces, señor Piza, ¿qué puede hacer usted por nuestro país y los millones de norteamericanos que son víctimas de la droga que usted les vende para que se envenenen?

-Estoy en sus manos y por eso estoy aquí - respondió Piza, tembloroso, como si fuera directo al patíbulo-. Confío plenamente en Baruch y en Román y después de haber hablado con el abogado Pérez, entiendo muy bien mi situación.

Acto seguido, los agentes estadounidenses abrieron un portafolio y pusieron sobre una mesa numerosos documentos, informes de inteligencia, fotos y registros grabados de llamadas desde Colombia a diferentes lugares de Estados Unidos, en los cuales aparecía mencionado Piza.

-Cuando terminó la reunión y Piza reconoció que los documentos de la DEA lo comprometían en serio, entendimos que él conocía cómo estaba conformada la nueva generación del narcotráfico en Colombia. Me atrevería a decir que Piza era la reina del tablero -nos dijo Vega, casi 10 años después de ese encuentro en el Hotel Intercontinental en Panamá.

Los agentes Tinsley y Castillo les dijeron a Piza y a Pérez que harían consultas en Washington para establecer si el Comité Blizt autorizaba continuar los acercamientos y expedía un permiso especial para que el incriminado pudiese viajar a Estados Unidos a iniciar el proceso de negociación en una corte federal. Una semana después, las mismas personas se encontraron en el mismo hotel de Panamá. Allí el agente Tinsley informó que Washington había dado vía libre al comienzo del proceso de negociación y que era necesario viajar a su país.

Piza y su abogado Pérez estuvieron de acuerdo con Vega y Suárez en desplazarse al sur de Florida en la última semana de agosto. Ese día se encontraron en el aeropuerto de la capital panameña y abordaron por primera vez un moderno jet privado que Vega y Suárez habían adquirido por leasing y cuyos mantenimiento y cuotas mensuales de 30.000 dólares corrían por cuenta del presupuesto de la DEA. El viaje fue tenso porque Piza tenía la sensación de que podría ser víctima de una encerrona y que apenas pusiera un pie en el aeropuerto estadounidense sería arrestado.

El mafioso y la modelo

Arturo Piza fue el primer narcotraficante colombiano que, a finales de 1996, arregló su situación en una corte de la Florida. Desde ese momento se convirtió en el hombre más importante para las agencias antidroga como para el binomio Vega y Suárez, con el fin de lograr acercamientos con los jefes de la mafia.

El primer paso que dieron fue con Julio Correa, un hombre que había hecho parte del ala militar de la organización de Pablo Escobar y que posteriormente se había acercado a los nuevos jefes de la mafia.

Por aquellos días, Vicent Pancoke y Henry Mercadal, agentes del FBI adscritos a la oficina de Miami, llamaron a Baruch Vega a Medellín para un asunto importante.

-Hay un hombre en Colombia al que necesitamos ubicar. Le dicen Julio Fierro, pero creemos que ese no es su nombre verdadero. Las agencias ofrecen una recompensa de un millón de dólares a quien entregue información para ubicarlo. Es muy peligroso y tenemos información de primera mano que lo compromete directamente como el organizador de un plan para asesinar al fiscal Tom Scott -dijo uno de los agentes en tono franco y directo.

-¿Qué tal si lo ubicamos y lo llevamos allá como colaborador? -respondió Vega, seguro de su contrapropuesta.

Los agentes respondieron que no estaban autorizados para aceptar una opción como esa y se comprometieron a hacer consultas con sus superiores. Aun así, le pidieron a Vega hacer algunas averiguaciones para tratar de establecer el paradero del hombre que buscaban con insistencia.

Inquieto, Vega se trasladó de inmediato al anticuario de Arturo Piza.

-¿Usted conoce a una persona a quien llaman Julio Fierro?

-Claro que sí -respondió Piza-. Fue uno de los sicarios más cercanos a Pablo Escobar. Es un hombre extremadamente violento. Su verdadero nombre es Julio César Correa, pero le dicen Fierro por aquello del manejo de las armas.

Mencionar a Julio Fierro producía terror en los bajos fondos de la mafia en Antioquia. Durante años estuvo al lado del jefe del cartel de Medellín, pero sus continuos enfrentamientos con los pistoleros de la organización poco a poco lo alejaron de Escobar. En contraste, lentamente se ganó la confianza de los ex socios del capo, y con el tiempo dejó de ser sicario a sueldo y empezó a participar directamente en el envío de cocaína al exterior.

Fierro supo combinar con habilidad su fama de gatillero con una buena figura que le permitía acercarse a mujeres bonitas y famosas. Una de ellas fue Natalia París, considerada una de las modelos más cotizadas del país. Era imagen de las más importantes marcas de consumo y el rostro de la bella antioqueña ocupaba las principales portadas de revistas y periódicos, así como las secciones de farándula de los noticieros de televisión.

Con Fierro como objetivo, Piza se dio a la cuidadosa tarea de buscarlo para hablarle del Programa de Resocialización de Narcotraficantes y tratar de convencerlo para encontrarse con Vega y Suárez. Al cabo de varias reuniones con Piza en Medellín, Fierro aceptó una reunión, en noviembre de 1997, en el Hotel Santa Clara, durante las fiestas del reinado de Cartagena.

En la charla, que al comienzo fue tensa y distante, Vega fue directo al grano y le contó acerca de la solicitud de extradición que podría afectarlo por el intento de homicidio de uno de los fiscales más importantes de la lucha contra el narcotráfico en Estados Unidos.

-Eso es mentira -reaccionó Fierro, airado-. Hace seis meses me reuní en Costa Rica con dos oficiales del FBI para hablar de la posibilidad de una negociación directa con Estados Unidos y me dijeron que era imposible porque en mi contra había un proceso por tratar de asesinar a un fiscal.

Tuvimos un fuerte altercado porque les dije que eso era un montaje, y que si ellos querían buscar mi colaboración no era necesario que fabricaran pruebas en mi contra. -Dos horas después terminó el encuentro, con el compromiso de Vega y Suárez de explorar nuevamente la posibilidad de reunirse con los agentes del FBI para aclarar el impasse y abrir la puerta de una posible negociación de Fierro en Estados Unidos. El asunto avanzó de manera vertiginosa porque el primero de diciembre Piza y Fierro abordaron un vuelo en Bogotá con destino a San José de Costa Rica, donde los esperaban Vega, Suárez y los agentes Tinsley y Castillo, de la DEA, y el abogado Joaquín Pérez. Era el último encuentro, de 20, en menos de dos semanas, que llevaron a los agentes de la DEA y al dúo Vega-Suárez a un periplo que les impuso Fierro por Panamá, Aruba, Curazao y personalmente Costa Rica.

Con el acuerdo, Julio Correa o Julio Fierro, logró la cancelación de varios procesos por narcotráfico y el archivo del caso por el intento de asesinato de un fiscal, que cursaban en las cortes estadounidenses. Todo a cambio de colaborar con la justicia y entregarle dos millones de dólares en efectivo al Departamento del Tesoro. Además, obtuvo un nuevo pasaporte, con visa americana, a nombre de Juan Andrés Mejía.

'Jabón'

Por aquellos días, Varela era un desconocido en Colombia y las autoridades sólo tenían indicios de la existencia de un delincuente a quien la mafia apodaba como 'Jabón', pero sin procesos judiciales en su contra. También se sabía que había sobrevivido a un atentado que le hicieron en Cali, en el que recibió algunas heridas. En Estados Unidos tampoco era investigado y la DEA apenas tenía indicios de que se trataba de un narcotraficante en plena expansión.

Los agentes de la DEA informaron a sus superiores, y éstos a la Fiscalía, que autorizaron un encuentro informal con Varela, pero en Estados Unidos. No obstante, había un problema: Varela debía buscar la manera de ingresar a territorio estadounidense, donde lo esperarían su abogado y los agentes de la DEA.

Según nos reveló un conocido dirigente político que participó directamente en el episodio, pero que nos pidió no mencionar su nombre, Varela decidió viajar a Miami desde el aeropuerto de Cartagena, donde era más fácil pasar los filtros de inmigración. En efecto, un funcionario que recibió 500 dólares facilitó los trámites que le permitieron a Varela abordar el avión sin dificultades.

Como estaba previsto, Wílber Varela fue recibido por un agente de la DEA que le extendió un permiso especial del Departamento de Justicia para permanecer en ese país durante tres días. Luego viajaron a Nueva York, donde los esperaba un funcionario del servicio de aduanas a quien le encargaron hablar con Varela en razón de que de tiempo atrás conocía el funcionamiento de las organizaciones criminales colombianas.

Pero el encuentro terminó en fiasco total. Varela le dijo al investigador estadounidense que no era narcotraficante pero que sí estaba en capacidad de suministrar información sobre algunos mafiosos que operaban en el norte de Valle del Cauca. Luego mostró varios casetes que, según él, con confirmaban lo que estaba diciendo.

El funcionario de Aduanas se molestó y le dijo a Varela que si no era narcotraficante, le diera una explicación convincente sobre el origen de las cintas. El colombiano titubeó y su interlocutor dio por terminada la corta entrevista.

Al día siguiente Varela regresó a Miami donde tomó un vuelo directo a Cali. Poco tiempo después, las autoridades descubrirían que Varela, 'Jabón', era en realidad uno de los jefes del poderoso cartel de la droga del norte del Valle, que asumió el control de algunas rutas abandonadas por capos de Cali .

Milenio

La Operación Milenio habría de producir consecuencias insospechadas porque desde el momento en que las autoridades anunciaron los resultados de la enorme redada, Vega y Suárez empezaron a recibir mensajes desde diferentes lugares del país, de narcotraficantes y lavadores de dinero que estaban dispuestos a negociar con Estados Unidos en forma directa.

Entonces Vega, Suárez, los agentes Tinsley y Castillo y media docena de abogados se instalaron en el Hotel Marriot de Ciudad de Panamá. Entre el 15 y el 19 de octubre, al menos 30 delincuentes que aparecían en los registros de los organismos de investigación, pero no habían sido solicitados en extradición, llegaron en forma apresurada a anunciar su rendición.

De repente, el Marriot se convirtió en una especie de cuartel de operaciones en el que los agentes de la DEA no daban abasto para atender los requerimientos de abogados y representantes de mafiosos que llegaban desde Colombia para proponer un esquema de negociación del que rápidamente salieran beneficiados. La avalancha de interesados fue tal, que incluso fue necesario alquilar varios salones.

En esas estaban el 19 de octubre cuando la Fiscalía del sur de Florida les anunció que un juez de la Corte Federal había autorizado

nalmente el acuerdo con Orlando Sánchez Cristancho, quien llegó al Marriot esa tarde en compañía de su abogado Daniel Forman. Para no perder tiempo porque había numerosos narcotraficantes esperando una razón sobre su oferta de someterse a la justicia estadounidense, Vega y los agentes de la DEA viajaron de inmediato a Fort Lauderdale donde Sánchez quedó a disposición de la fiscal Van Vliet.

El caso Sánchez Cristancho fue celebrado como una de las grandes negociaciones que había alcanzado el Grupo 43 de la DEA. No estaban equivocados porque a partir de ese momento, el narcotraficante colombiano habría de convertirse en un aliado incondicional de las autoridades estadounidenses, que a  finales de 1999 le permitieron llevar a su familia a Miami.

Una vez quedó resuelto el proceso adelantado con Sánchez Cristancho, Baruch Vega y Román Suárez empezaron a viajar intensamente entre Panamá, Costa Rica, Aruba, Curazao y Florida. Tanto, que en ocasiones hacían hasta tres trayectos en un solo día llevando narcotraficantes que querían solucionar sus problemas cuanto antes y trayendo de regreso documentos sobre su verdadera situación jurídica en las cortes estadounidenses.

Uno de esos viajes se produjo el 25 de octubre, cuando Vega y Suárez llegaron a Aruba para hablar de urgencia con Julio Fierro y Nicolás Bergonzoli. El asunto era importante porque las agencias antidroga de Estados Unidos les habían pedido colaboración para resolver el misterio que rodeaba la fuga de los cuatro capos que debieron ser capturados en la Operación Milenio.

Había pasado un tiempo prudencial y ya era hora de buscarlos en Colombia para averiguar si estaban interesados en acercarse a Estados Unidos. Como Vega y Suárez no tenían autorización para viajar a Colombia, les encomendaron esa tarea a Bergonzoli y a Fierro, quienes conocían muy bien a Campuzano, Úsuga, Sánchez y Ramón.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.