Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2012 12:00:00 AM

País Libre emprende búsqueda de personas reportadas como secuestradas

La organización, con el apoyo de la Fiscalía y el Instituto Nacional de Medicina Legal, pretende conocer el paradero de 590 civiles. Para lograrlo hace pública una lista con los nombres de estas personas.

Carmen Mirke no tiene noticias de su esposo, Orlando Alberto Toledo, desde hace seis años. No sabe si está secuestrado (como se dijo en un principio) o si está muerto. Ella prefiere pensar en la primera opción. Aunque desde que desapareció en el 2005 ella guarda la esperanza de que Orlando aparezca algún día.
 
Y no es la única. Como ella hay 589 personas más que esperan noticias de sus familiares que desaparecieron, fueron reportados como secuestrados y nunca más volvieron a tener noticias de ellos.

"Mi esposo trabajaba como ingeniero en una petrolera en Norte de Santander, en la zona del Catatumbo. Se sabía que la empresa donde trabajaba tenía amenazas de extorsión, pero nunca nos imaginamos que eso tendría un efecto en nuestras vidas", dice Carmen, quien celebra la iniciativa que País Libre, con el apoyo de la Fiscalía General de la Nación y el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, inició para buscar a esas más de 500 personas cuyo paradero es un misterio.

"Estos 590 casos se encuentran 'bajo estudio'. Se trata de personas que alguna vez fueron reportadas como secuestradas ante las diferentes entidades encargadas del tema, pero actualmente no se sabe qué ha pasado con ellas. Con la publicación de esta lista buscamos determinar el estatus en el que se encuentra cada caso: liberado, muerto en cautiverio o desaparecido", dice Olga Lucía Gómez, directora Ejecutiva de la Fundación País Libre.

Y es que aunque con la liberación de los últimos uniformados que tenían las FARC el país se unió en una sola celebración, muchas familias piden que no cese la búsqueda de las personas que están desaparecidas y que podrían estar en cautiverio.

"Exigimos a las FARC que nos dé información sobre el paradero de mi esposo", dice Carmen. Y hace la exigencia a esta guerrilla porque "fueron ellos los que se lo llevaron. Él fue trasladado a Convención (Norte de Santander) por cuestiones de trabajo y de allí se lo llevaron". Fue en julio del 2005. Cuatro años después, según el relato de Carmen, llegó un comunicado de las FARC. "Decían que tenían a mi esposo", cuenta.

Después de eso no se supo nada más. "Solo hay dos opciones. Si está vivo de alguna forma tendría que haber una prueba de supervivencia y si está muerto debe haber un cadáver. Pero hasta ahora no hay nada. Y lo que nos dice nuestro corazón es que vive. Esperamos que vuelva, que aparezca", dice

Por eso, Carmen cuenta su historia. Sabe que como su caso hay muchos y que la mejor forma de hacer efectiva la búsqueda es así: diciendo quiénes son y dónde desaparecieron.
 
"La depuración de la información oficial sobre las personas secuestradas es el primer paso para comenzar una campaña efectiva de búsqueda de los civiles que aún no han regresado a sus hogares. Necesitamos tener alguna pista en estos 590 casos para que las autoridades continúen la investigación y para exigirle a los grupos armados información veraz sobre los que aún permanecen en cautiverio", reiteró la directora de País Libre.

Los nombres que se presentan en la lista (ver documento) fueron reportados como personas secuestradas entre enero de 1996 y julio del 2005. Su suerte es incierta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.