Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2014 6:20:00 PM

¿Por qué cinco y no 11 desaparecidos del Palacio de Justicia?

El magistrado Luis Fernando Ramírez habla de la decisión que ratificó la condena de 35 años contra el general Arias Cabrales.

A tan sólo cinco días de cumplir el aniversario número 29 del holocausto del Palacio de Justicia, este martes se conoció una decisión cambia en parte el rumbo al caso.

Para el Tribunal Superior de Bogotá, el comandante de la Brigada XIII del Ejército para la época de los hechos, general Jesús Armando Arias Cabrales, es responsable por la muerte de cinco personas, y no de 11 como siempre se había establecido en la historia.

El artífice de esta decisión es el magistrado Luis Fernando Ramírez, quien fue el ponente del fallo. Él habló con Semana.com y explicó sus puntos clave.

Semana.com: ¿Por qué se llega a la conclusión de que son cinco y no 11 los desaparecidos del Palacio de Justicia?

Luis Fernando Ramírez:
La justicia se debe pronunciar en cada caso donde se supere la duda razonable, en los otros casos no superamos la duda, le decimos a la Fiscalía que precise a los personajes y que continúe la investigación.

Semana.com ¿Qué pasó con los otros seis?

L. F. R.:
De esos seis hay un muchacho que nosotros creemos que es Héctor Jaime Beltrán, pero no tenemos fuentes de corroboración, por eso lo dejamos planteado en la decisión para que la Fiscalía lo perfeccione.

Hay un caso alarmante, el de la doctora Norma Constanza Esguerra, sabido que fue entregada como si fuera el cadáver del magistrado Pedro Elías Serrano Abadía -de la Sala Laboral-, de manera que hubo una entrega equivocada de cadáver. De los otros casos no tenemos ninguna noticia, no los vemos, no aparecen.

Semana.com: ¿Cuál es la responsabilidad del general Arias Cabrales en la muerte de las cinco personas?

L. F. R.:
El general Arias Cabrales no reprimió a sus inmediatos subalternos como el jefe de Estado Mayor Conjunto, el coronel (Luis Carlos) Sadovnik, cuando le dice al jefe de inteligencia coronel Edilberto Sánchez Rubiano “ya sabe para esos casos hay instrucciones complementarias terminantes si está la manga que no aparezca el chaleco”. Eso, estudiado por los peritos de la Policía, es lenguaje de terminación de objetivos y despareción las personas.

Semana.com: ¿Cuál fue la prueba para determinar la participación en el hecho?

L. F. R.: 
Él es el comandante efectivo de la operación y está junto con su inmediato subalterno. Están en permanente contacto -no puede ser de otra manera en una operación militar- y le dice: “Ya sabe, hay instrucciones complementarias para terminar a la abogada que tienen identificada como guerrillera, Irma Franco, que ha salido del Palacio, ya sabe para esas personas hay instrucciones terminantes complementarias, que si esta la manga no aparezca el chaleco”. Oír eso y no reprimirlo. El general no hizo eso, por el contrario guardó silencio y omitió dar la orden de proteger a quienes debía proteger.

Semana.com: ¿Qué responsabilidad les asiste a las Fuerzas Militares por el hecho?

L. F. R.: 
Los militares tienen deber de protección de los ciudadanos, especialmente los que ejercen funciones similares están obligados por la Constitución a proteger a las personas. En este caso faltó al deber de protección, es decir que se faltó al deber de garante. Así fuera un combatiente vencido había que protegerlo. Eran sospechosos había que protegerlos y el comandante no reprimo a su subalterno que realizó los asesinatos.

Semana.com: ¿Cuál es la importancia para la verdad en el proceso?

L. F. R.:  Lo importante es que la justicia puede hacer el análisis detallado, extremadamente cuidadoso, para verificar si se puede condenar a una persona. Lo que tenemos en nuestras manos es la de un miembro de la Fuerza pública.

Semana.com: ¿Cómo fue el proceso para llegar a la sentencia?

L. F. R.: 
Realmente es difícil afrontar un caso de 130 cuadernos, 112 CD, 29 folios y entre ellos extractar donde estaba lo verdaderamente importante, hacer un índice sobre cada uno de los hechos. Después verificar las imágenes y compararlas con los videos para tomar determinaciones respecto a las verdaderas víctimas del hecho.

Semana.com: ¿Cómo fue la discusión para llegar al fallo?

L. F. R.: 
La discusión fue larga, nos demoramos un poco considerando la doctrina internacional, lo que pasó con la junta militar de Argentina, lo que pasó con el presidente Fujimori en Perú, lo que pasó con el general (chileno Augusto) Pinochet. Esos casos perfilaron la teoría penal del caso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.