Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/12/16 21:26

“El M-19 es el único responsable”: Plazas Vega

El coronel (r) que celebró la decisión del fallo absolutorio de la Corte Suprema, no se guardó nada contra el M-19 y recordó duros momentos en prisión.

El coronel (r) Plazas Vega salió del Cantón Norte en Bogotá Foto: Guillermo Torres / SEMANA

“¡Viva Colombia! ¡Viva el Ejército! se hizo justicia”, fueron las arengas que retumbaron en el Cantón Norte de Bogotá, tras conocerse la decisión de la Corte Suprema de absolver al coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega por la desaparición de dos personas durante la retoma del Palacio de Justicia, en noviembre de 1985.

No era para menos. El oficial (r) estuvo privado de la libertad ocho años, tiempo durante el cual insistió que en su contra hubo una “persecución política”. También no vaciló en afirmar que los responsables de los homicidios en la toma del Palacio de Justicia fueron los guerrilleros del M-19.

“El  M-19 es el responsable y deben determinar si hay desapariciones. Yo creo que el M-19 no es responsable de unas desapariciones, sino de unos homicidios. Quiero ser claro en eso, la única desaparecida aquí es la guerrillera Irma Franco”, señaló el coronel Plazas Vega.

Afirmó que pueden existir responsabilidades de la institución militar que deberán ser determinadas por los jueces que tienen la obligación de individualizar a los culpables.

Sentimientos encontrados

Plazas Vega estaba feliz, abrazaba una y otra vez a su esposa, la senadora Thania Vega, que lo acompañó durante todo el proceso. Sin embargo, esa felicidad fue empañada por momentos por los recuerdos que para el coronel (r) marcaron su vida estando detenido.

“Un momento difícil fue  el fallecimiento de mi padre, quien murió preguntando por su hijo mayor. Mis hermanos que estaban en el exterior alcanzaron a llegar y verlo fallecer. Y yo, que estaba en Bogotá, no tuve la autorización de la juez”, señaló el alto oficial.

Plazas contó que una de sus nueras perdió el bebé que estaba esperando por los múltiples atropellos en su contra. “La forma como me trasladaron a la Picota, violando las leyes internacionales, violando mi fuero militar, mi dignidad personal, violando mis derechos fundamentales, causó una perdida grande. Esa mañana llegó una de mis nueras con un portarretrato que no traía ninguna fotografía, sino un letrero que decía: ‘Abuelo, dentro de poco me conocerás’. Perdió el bebé al otro día cuando se enteró de la barbaridad que cometió la juez en mi contra. Es uno de los momentos más duros que pasé durante estos ocho años de infamia”, resaltó el militar.

De igual forma, el coronel (r) afirmó estar convencido de que en su contra se planeó una persecución política y no descarta demandar al Estado por los años en prisión. De forma contundente afirma no tener “ninguna” expectativa frente al anuncio que hizo el fiscal Eduardo Montealegre sobre un nuevo proceso en su contra, esta vez por la retoma del Palacio de Justicia.

“El fiscal está confundido. No se trató de una retoma sino de un operativo de recuperación que cumplió con toda la táctica militar”, señaló.

De esta manera, se cerraron 12 años de un complejo proceso judicial que hizo tránsito por todas las instancias penales. Durante varios meses, cada miércoles, sonaban voces que advertían sobre la decisión de los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema. Las expectativas crecían con el pasar de las semanas.

Pero este miércoles llegó la gran decisión absolutoria para Plazas. Y con ella el regocijo de un hombre que siempre ha sido recordado por haber dicho una frase que resumió su participación en la retoma del Palacio: “Aquí defendiendo la democracia, maestro”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.