Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/2012 12:00:00 AM

Palacio de Justicia: reaparece testigo clave

El cabo en retiro Édgar Villamizar aseguró ante el juez 55 penal de Bogotá que jamás ha declarado ante la Fiscalía y que fue víctima de una suplantación.

Después de varios intentos fallidos por conocer la versión del cabo en retiro Édgar Villamizar sobre los hechos de Palacio de Justicia (1985), este jueves se presentó ante el juez penal 55 de Bogotá.
 
En su airada declaración aseguró que, contrario a lo conocido hasta ahora que ha sido base para la investigación en este caso, él nunca declaró ante la Fiscalía y en cambio fue víctima de una suplantación.
 
El hombre, cuyo testimonio evidencia contradicciones, señaló que sólo una vez ha declarado sobre el tema, y que fue ante la Procuraduría.
 
Villamizar aseguró también que él no hizo parte de la retoma al Palacio de Justicia y que nunca ha declarado contra militares que participaron en esta.
 
El cabo en retiro fue enfático en decir que se enteró de su supuesta declaración ante la Fiscalía por los medios de comunicación.
 
Villamizar, cuyo supuesto testimonio es pieza clave en el proceso contra Alfonso Plazas Vega, dijo ante la Fiscalía que no conoce al coronel Plazas Vega, pero que le gustaría, teniendo en cuenta que su testimonio ha sido fundamental para el caso del coronel en retiro.
 
Según Villamizar, en los últimos años su familia ha recibido amenazas. Manifestó que teme por su vida a raíz de su vinculación al caso del Palacio de Justicia, pues su testimonio parecía ser hasta hace unas horas uno de los fundamentos más sólidos de las investigaciones por los hechos registrados en noviembre de 1985.
 
Controversia
 
Entre todas las pruebas presentadas por la Fiscalía, que había pedido la máxima pena para Plazas Vega, hubo un testimonio que terminó siendo clave, pero que fue controvertido por la defensa del coronel (r).
  
Se trata de Édgar Villamizar Espinel, un retirado suboficial del Ejército, quien se desempeñó en la Séptima Brigada con sede en Villavicencio y quien durante la toma y la retoma del Palacio de Justicia hizo supuestamente parte del pelotón que fue trasladado desde el Meta para apoyar las operaciones tácticas de la Decimotercera Brigada, encargada de recuperar el control del edificio.
 
Según la defensa de Plazas Vega y el agente del Ministerio Público, Édgar Villamizar habría sido suplantado en el momento de rendir el testimonio en la Fiscalía y durante la diligencia de inspección a la Escuela de Caballería que se adelantó en el 2007. Uno de los argumentos era que el acta en la que se recogió el testimonio, debajo de la firma del testigo, se leía el nombre el nombre de “Édgar Villarreal”. 
 
El testimonio

La declaración de Édgar Villamizar da cuenta de los traslados de algunos “sospechosos” a la Escuela de Caballería
. Relata la forma como algunos de ellos fueron interrogados y da cuenta de la muerte de un hombre y de una mujer.

La Fiscalía ha planteado la hipótesis de que las personas que murieron, según este testimonio, son Carlos Rodríguez, administrador de la Cafetería del Palacio de Justicia, y Cristina del Pilar Guarín, empleada temporal de esa dependencia.
 
Este es el aparte del testimonio que la juez María Stella Jara Gutiérrez consignó en su providencia y que validó como prueba para condenar a Alfonso Plazas Vega.

“Al otro día a las 7 de la mañana nos volvimos a desplazar para el Palacio de Justicia. Se podía sentir el calor, en todo lo que es el sector del LEY, y el totiar de vidrios y botellas, porque estaban tratando de apagar el incendio y no podían. Alguien le pregunta al coronel Plazas qué hacemos con la gente y es donde manifiesta abiertamente, ‘cuelguen esos hijueputas’.

Para la Escuela de caballería se traen, en un Nissan Azul, claro que después ese carro estuvo en la PM, con un techo de color cremita o beige. Traen una señora con falda a cuadros, un señor con buso no recuerdo si era blanco o era beige, pero no recuerdo si era ese que llaman cuello de tortuga, nos vinimos y los meten allí, en el primer viaje, a las pesebreras. Eso es en el segundo día, no recuerdo la hora. Por estar en los grados más bajitos de los que estaban allá, yo era cabo segundo, me dejan de seguridad, cuidando las dos personas que acababan de llegar ahí (sic).

Achury el sargento viceprimero, ya fallecido, me manifiesta que a ‘esos perros ni agua’. Se van con los que ya había y pasadas como las 4 y media de la tarde, cuando regresaron otra vez, se regresan a la escuela de caballería y ya traían otros tres. Creo que era otra señora y dos hombres y los metieron detenidos, aislados. Se metieron a pesebreras diferentes, cada uno en una (sic.).

En el relato de Villamizar se asegura que a un hombre que decía ser el administrador de la cafetería y una mujer de falda de cuadros fueron torturados y asesinados. Ver nota.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.