Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/08/31 23:50

Las palomas mensajeras de las cárceles

Unos guardias del Inpec evitaron que una paloma ingresara a la cárcel de Cómbita (Boyacá) con un celular. Estas situaciones son más comunes de lo que parecen.

Esta fue la paloma que detuvieron los guardias. Foto: Archivo particular

Parece increíble, pero es así: algunos animales se convirtieron en un dolor de cabeza para las autoridades penitenciarias en el país.

Eso quedó comprobado este miércoles cuando en las redes sociales empezó a circular un video de una paloma que ingresaba a la cárcel de Cómbita (Boyacá) un celular sobre su plumaje.

Unos guardias del Inpec se percataron del animal y lograron evitar que ingresara al lugar donde estaban los presos. Aunque muchos han cuestionado la veracidad del video, pues creen que la paloma no podría cargar tanto peso, varios guardias del Inpec confirmaron a Semana.com lo ocurrido y aseguraron que estos casos son más frecuentes de lo que se cree.

"Las palomas las crían dentro de los establecimientos. Las alimentan los internos desde las ventanas. Y cuando la visita llega a la cárcel, se lleva la paloma para la calle. Entonces, afuera le amarran el celular y ella vuelve cargada, con celulares, sim cards, drogas, dinero. (...) Eso es verdad. Se han agarrado varias palomas con esos elementos", contó uno de ellos.

Le puede interesar: Tres razones para una inminente tragedia en las cárceles

Otro guardia narró a este portal que una situación similar se presentó con el guerrillero ‘Martín Sombra‘, excomandante de las FARC que además de vigilar a Íngrid, a los gringos y a los políticos, tuvo que realizar la cesárea de Emmanuel, el hijo de Clara Rojas nacido en cautiverio.

"Me acuerdo que en el pabellón PAS A de La Picota, ese señor (Martín Sombra) alimentaba como tres palomas por la ventana, en el segundo piso. Todos los días les daba maíz, y las palomas llegaban. Siempre era así".

Le recomendamos: La cuestionada empresa que seguirá a cargo de los brazaletes electrónicos para presos

Y agregó que eso ocurre, sobre todo, porque las visitas casi no son requisadas al salir de los centros penitenciarios. "Entonces en un bolso se llevan la paloma, la sueltan en la calle y luego ella vuelve al lugar donde le dan comida", explicó.

Estas situaciones son más comunes de lo que parecen. Las autoridades probablemente tengan que tomar medidas para evitar que estas palomas sigan contribuyendo para que se infrinja la ley.

Vea el video:

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.