Jueves, 2 de octubre de 2014

| 2013/05/12 00:00

Papa Francisco proclamó a Santa Laura Montoya

La madre Laura Montoya, para el pontífice, enseña a vencer "la indiferencia y el individualismo".

Cientos de personas en Jericó siguieron la ceremonia de canonización de la madre Laura. Foto: EFE

Laura Montoya Upegui (1874-1949) fue proclamada santa por el papa Francisco. Este 12 de mayo, el papa proclamó a los primeros santos de su pontificado. Sucedió a las 9:40 de la mañana en Ciudad del Vaticano (2:40 a. m.), momento en que Colombia tuvo su primera santa.

Junto a la madre Laura, la mexicana Guadalupe García Zavala, conocida como madre Lupita (1878-1963), y 800 mártires italianos asesinados en 1480 a manos de los otomanos, también fueron proclamados santos.
 
Tras las palabras del papa, sonó música sacra y las miradas de los miles de fieles reunidos en la plaza se dirigieron a la fachada de la basílica donde cuelgan dos grandes retratos de las monjas latinoamericanas y un tapiz que representa a los "mártires de Otranto", la ciudad del sur de Italia donde fueron asesinados.

La canonización fue pedida a Francisco por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos.

Después, el papa Bergoglio procedió al rito de la canonización, y lo hizo en latín. "En honor de la Santísima Trinidad, para exaltación de la fe católica e incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra", comenzó leyendo en latín.

Francisco prosiguió: "Después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos santos a los beatos Antonio Primaldo y compañeros, a Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upegui y a María Guadalupe García Zavala".

"Los incluimos en el libro de los santos y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los santos", agregó el papa.

Pero al referirse a la madre santa colombiana, el papa Francisco habló en español para calificarla como instrumento de evangelización, primero como maestra y después como madre espiritual de los indígenas y enseña a vencer la indiferencia y el individualismo.

"Santa Laura Montoya fue instrumento de evangelización primero como maestra y después como madre espiritual de los indígenas, a los que infundió esperanza, acogiéndolos con ese amor aprendido de Dios, y llevándolos a Él con una eficaz pedagogía que respetaba su cultura y no se contraponía a ella", afirmó el pontífice.

El papa argentino añadió que esta primera santa "nacida en la hermosa tierra colombiana" enseña a los hombres a ser generosos con Dios, "a no vivir la fe solitariamente, ¡como si fuera posible vivir la fe aisladamente!, sino a comunicarla, a irradiar la alegría del Evangelio con la palabra y el testimonio de vida allá donde nos encontremos".
 
“Nos enseña a ver el rostro de Jesús reflejado en el otro, a vencer la indiferencia y el individualismo, acogiendo a todos sin prejuicios ni reticencias, con auténtico amor, dándoles lo mejor de nosotros mismos y, sobre todo, compartiendo con ellos lo más valioso que tenemos: Cristo y su Evangelio”, subrayó.

El papa Bergoglio agregó que también hoy las hijas espirituales de Laura Montoya viven y llevan el Evangelio a los lugares más recónditos y necesitados, "como una especie de vanguardia de la Iglesia".

Laura de Jesús Montoya y Upegui (Jericó, 1874 - Belencito-Medellín, 1949), una maestra de escuela, defensora de los indígenas, escritora y mística, es la fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Beata Virgen María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena y es la primera santa colombiana.

El milagro que la ha llevado a los altares se verificó en la persona de un médico de Antioquia Carlos Restrepo, que padecía un mal incurable y sanó de manera inexplicable para la ciencia tras encomendarse a la inminente santa. Restrepo estuvo presente hoy en la canonización y fue el encargado de presentar al papa una reliquia de la nueva santa, para la veneración. La reliquia fue colocada en el altar donde se celebró la misa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×