Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/8/2004 12:00:00 AM

Para líos

Mientras se alista la primera extradición de una mujer vinculada con los paramilitares, el juez Baltasar Garzón los quiere juzgar en Europa por narcotráfico.

Durante mas de un año dos detectives del DAS tuvieron que cumplir una misión bastante especial como parte de un convenio con el FBI. Seguirle los pasos a una hermosa mujer. No se trataba de una reina de belleza ni de una modelo, sino de Fanny Cecilia Barrera, la primera mujer al servicio de los paramilitares que será extraditada.

Barrera está acusada por un tribunal de Houston, Estados Unidos, de intercambiar drogas ilícitas por armamento para los paramilitares, calificados de terroristas por el gobierno norteamericano. La señalan de ser el enlace de tres colombianos que fueron capturados en Costa Rica a finales de 2002 cuando intentaban comprar un arsenal de guerra valorado en 25 millones de dólares, ofreciendo cocaína a cambio.

Fanny Cecilia vivió siempre rodeada de lujos y su apartamento, en uno de los mejores barrios de Medellín, tenía jacuzzi, sauna y gimnasio. Se codeaba con el jet set paisa y era invitada especial a las fiestas de la élite mexicana.

Pero mientras llevaba esta vida glamorosa, el FBI recogía las pruebas para vincularla en la llamada Operación Terror Blanco, hasta lograr establecer que ella era quien coordinaba en Colombia los negocios de uno de los capturados en Costa Rica y extraditado a Houston. Se trata de Carlos Alí Romero Varela, un traficante de armas con doble nacionalidad, colombo-venezolana, que cayó en una trampa tendida por agentes encubiertos del FBI en colaboración con dos ex miembros de las AUC, cuando inspeccionaba las armas que iban para los paramilitares colombianos. Fanny Cecilia es la madrina de matrimonio de Romero Varela y parte de las pruebas que la comprometen son una serie de llamadas que su amigo le hacía desde la cárcel.

En esta investigación, el FBI y el tribunal de Houston están convencidos de que el armamento era para Carlos Castaño. Pero este no es el único nuevo lío jurídico que tiene que afrontar el jefe paramilitar.

Coincidencialmente, el mismo día en que fue detenida Fanny Cecilia Barrera, el juez español Baltasar Garzón vinculó al jefe político de las AUC y al 'zar de las esmeraldas', Víctor Carranza por proteger a la organización de dos narcotraficantes, Miguel Angel y Víctor Mejía, conocidos como 'Los Mellizos'. Según el polémico magistrado, Castaño, Carranza y 'Los Mellizos' intentaron transportar, hace tres años, 5.000 kilos de cocaína en el barco 'Privilege' hacia Europa. Aunque la embarcación fue detenida por la Aduana y la Armada españolas, nunca se encontró la droga pero Garzón continuó con el proceso.

Carranza dice que está dispuesto a defenderse ante la justicia española. Mientras tanto Castaño le hizo saber al comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, que estaría dispuesto a retirarse de las negociaciones de paz con el gobierno de Alvaro Uribe, si esto llegara a ser cierto. En cualquier caso las nuevas circunstancias jurídicas inevitablemente tendrán consecuencias sobre el proceso de paz que se adelanta con los paramilitares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.