Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/24/2005 12:00:00 AM

Paras doblan sus apuestas

En busca de 'legalizar' capitales, las autodefensas afinan estrategias para apoderarse del millonario negocio del chance. Les apuntan ahora a las concesiones que se adjudicarán en 2006: Antioquia, el primer objetivo.

Hace 30 años, el chance, entonces un juego ilegal paralelo a las loterías, irrumpió en la Costa Caribe y en Antioquia y se abrió camino en la vida de los colombianos. Ahora, en la legalidad, este sistema de apuestas con gran arraigo en sectores populares, se ha consolidado como un gigantesco negocio que mueve 1,3 billones de pesos cada año. Tradicionalmente, ha estado en manos de empresas familiares, y sus herederos han ido modernizándolo para dejar atrás su pasado de ilegalidad e informalidad. En los últimos años, sin embargo, a este apetitoso negocio le salió un nuevo y oscuro pretendiente. Desde el norte hasta el sur del país se habla en voz baja de su brutal estilo de cortejo. Conquista a la brava, asesinando a los competidores que no se doblegan a su control. ¿De quiénes se trata? "Sectores oscuros", dice un empresario que, por supuesto, les tiene tanto miedo que no quiere revelar su nombre. "Grupos armados ilegales", dice el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, porque en su departamento les han pegado duro a los chanceros tradicionales. Luego de una investigación de una alianza de 19 medios de todo el país, las tesis apuntan hacia el paramilitarismo. Y tiene lógica. Están en pleno proceso de paz y necesitan desmontar su negocio de la guerra -y del narcotráfico- y qué mejor que metérsele al chance, un sector tan lucrativo, que maneja caudales de dinero en efectivo.   Además, este negocio, por su pasado ilegal, tiene todavía muchos problemas de control institucional y una competencia aguerrida que no siempre es leal, entre empresarios, el escenario perfecto para que los paramilitares vengan a "poner su  orden", como lo han hecho en otros negocios. Ya la capacidad de infiltración de la delincuencia se evidenció al lograr hacerse a un documento reservado de la Corte Constitucional sobre un proyecto de fallo que resolvía una tutela de un sonado pleito entre chanceros de Bolívar, que beneficiaría a la empresaria Enilce López, conocida como 'La Gata'. Según la investigación de la Alianza de Medios, en los últimos cuatro años han asesinado al menos a ocho personas vinculadas al negocio en Antioquia, la Costa Caribe, Norte de Santander y el viejo Caldas. En varias ciudades, los paras utilizan mecanismos de presión, como la imposición de 'vacunas' o tratan de hacerse al negocio a través de personas cercanas a sus intereses. Ante esto, algunos empresarios tradicionales, como sucede en Bogotá, han logrado resistir su penetración cerrando filas con quienes antes eran sus competidores. Aun así, a la jugosa manzana del chance los paramilitares ya le han pegado más de un mordisco, y están haciéndolo como ellos saben, a las malas. El botín es tentador: cerca de 1,3 billones de pesos al año a través de las 71 concesiones que hay en el país, que involucran alrededor de 500 empresarios. Su impacto social es tal que generan más de 350.000 empleos entre directos e indirectos, y 12 por ciento de sus recaudos se destinan a la salud. Las constantes denuncias sobre irregularidades en la entrega de concesiones hacen más complejo aun el panorama. En departamentos como Santander, Atlántico, Bolívar, Córdoba y La Guajira ha habido múltiples escándalos y millonarias demandas por ese concepto, algunas aún sin resolver (vea información de estos casos).   Pero, de la supuesta injerencia de los paramilitares en este negocio, el caso de Antioquia es uno de los más preocupantes y, sin duda, el menos conocido. 'La Oficina' de Envigado Hace algunas semanas empezaron a circular por las calles de Medellín panfletos que denuncian graves anomalías en el negocio del chance en Antioquia. El mensaje es directo: la llamada 'oficina de Envigado' -organización criminal conformada por reductos del cartel de Medellín- presiona a empresarios del sector para que se 'asocien' con ellos. "Se unió lo más 'selecto' de la mafia (narcos y paras) de Medellín y de Cali, y tienen planeado lavar plata", asegura un investigador, y lo reiteran las autoridades. "Se investiga la presencia de lo que la gente llama 'oficinas', incluida su supuesta injerencia en las apuestas", dice Alonso Salazar, secretario de gobierno de Medellín. Aníbal Gaviria, gobernador de Antioquia, añade: "Hay indicios preocupantes sobre la infiltración de grupos armados en el chance. Debe generar una alerta en los gobiernos nacional y departamentales, puesto que esta incidencia se puede haber fortalecido e incrementado". Esto explicaría las muertes de dos empresarios del chance en menos de cuatro meses. Una de las hipótesis que manejan las autoridades apunta a que se opusieron a asociarse a la 'oficina de Envigado', cuyos jefes son Diego Murillo, 'don Berna'; Daniel Mejía Ángel, 'Daniel' o 'comandante Daniel Ángel'; Fabio Jaramillo o 'comandante Orión', y alias 'el señor UZ', jefes de las autodefensas en proceso de desmovilización. A pesar del hermetismo en torno a los crímenes, las autoridades reconocen que el clima está enrarecido y que el gobierno central y los organismos de control deben intervenir. Según el panfleto, las presiones se iniciaron en diciembre de 2004. Esta fecha coincide con el asesinato de Ramón Alonso Restrepo Restrepo, quien había sido reportado como desaparecido el 30 de noviembre, y era el presidente de Le Apuesto S. A., una de las seis firmas que se ganaron la concesión de la explotación del chance en Antioquia hace cuatro años. "El cadáver, con seis impactos de bala, se registró como NN y su identificación se demoró debido a los temores de familiares de ir al lugar para hacer el reconocimiento. Un investigador tuvo que hacerles la descripción por teléfono: el frenillo, la ropa...", afirma un oficial. El 15 de abril pasado, Carlos Mario Restrepo Jaramillo, primo de Restrepo Restrepo y gerente de Le Apuesto S. A., recibió tres disparos en la cabeza cuando estaba en un estadero de Sabaneta. La Alianza de Medios llamó a Le Apuesto S. A. para conocer su versión, pero prefirieron no dar declaraciones. Juntos, pero... Paralelo a estos hechos, empezó a nacer el Proyecto Unificado de Apuestas de Antioquia (PUA). Según la Asociación Sindical de Colocadores de Apuestas Permanentes y Loteros de Antioquia (Ascaplán), que agremia a 1.800 de los 25.000 vendedores de chance, se opone a esta unión y denuncia que algunos de sus dirigentes han recibido amenazas por parte de empresarios del chance. Ascaplán no es a la única a la que esta especie de 'holding' no le suena. "No vemos con buenos ojos esas alianzas y en la medida en que podamos impedirla jurídicamente en la próxima licitación, se hará. Es elemental que haya un mercado de competencias y que compitan varios concesionarios", dice el gobernador Gaviria. Pero los impulsores de PUA -cuyos miembros son Le Apuesto S. A., Apuestas La Montaña S. A., Full Apuestas S. A., Mayapuestas S. A., QAP Juegos S. A. y Megapuestas S. A.- tienen otra lectura. Jorge Hernán Díaz, de QAP Juegos y a quien empresarios señalan como la persona que mejor maneja la información de PUA, dice que es una forma de colaboración empresarial en busca de eficiencia. "No es monopolio, las concesionarias seguirán su gestión normal". Añade que no ha recibido presiones, que desconoce las causas de las  muertes de los Restrepo y que ninguna autoridad les ha expresado inquietudes al respecto. En igual sentido se pronunció Octavio Velásquez Mejía,  presidente del Envigado Fútbol Club y socio de El Cóndor S. A. (empresa asociada con Megapuestas S. A. para promover el PUA). "Lo del panfleto es desinformación de la gente. Algunos íbamos para la quiebra por la desunión que había. No conocemos la 'oficina de Envigado", asegura. Sobre los Restrepo, Velásquez Mejía dice que ellos fueron los que más propiciaron la unión de los empresarios. Añade que también tiene participación en el negocio del chance en Bogotá con Apuestas Mundial. "Mi familia está metida en el sector hace años. Tengo vínculos familiares con Apuestas Ochoa y en Bogotá también se conforma un 'pool". Entre los socios de Velásquez Mejía, en El Cóndor S. A., están Luis Fernando Jiménez Velásquez, gerente del Independiente Medellín, y Rubén Darío Callejas Gómez, segundo renglón del senador de Envigado José Ignacio Mesa, de quien ocupó su curul varios meses. Sin embargo, para la Gobernación de Antioquia lo que sucede en su departamento no es claro. Por eso decidió poner el caso en manos de la ley. "Esperamos que la investigación de la Fiscalía, el DAS, la Policía y otros entes de control, dé información pronto. En la medida en que eso suceda y que los jueces actúen, se tomarán las medidas convenientes", dice Gaviria Correa. Pese a los cuestionamientos de las uniones de los empresarios del chance, en el caso de Bogotá esta estrategia se ha convertido en una forma, no sólo para demostrar mayor solvencia y capacidad financiera, sino para cerrarles el paso a multinacionales que mostraran interés en entrar al mercado. No obstante, empresarios de este grupo reconocen que también ha sido una forma de "blindarse" contra los intereses de gente al margen de la ley. La mayoría de las concesiones en el país vence el próximo año. Desde ahora se advierte que las presiones para obtener las adjudicaciones no serán menores a las que, hasta ahora, dejan claras evidencias de que los "sectores oscuros" han llegado para quedarse. Alianza de Medios: Cambio, El Colombiano, Colprensa, El Espectador, El Heraldo, Hoy, Diario del Magdalena, El Liberal, Meridiano de Córdoba, Meridiano de Sucre, El Nuevo Día, La Opinión, El País, La Patria, La República, Semana, La Tarde, El Tiempo, El Universal, Vanguardia Liberal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.