Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/18/2016 12:39:00 PM

Pedro Aguilar, el camionero que se peleó con un colega

El líder del gremio no sólo está enfrentado con un sector de los camioneros, también tiene cuentas pendientes con la justicia.

En los últimos días el nombre de Pedro Aguilar se empezó a pronunciar con fuerza entre los negociadores de Gobierno sentados en la mesa de concertación con los voceros de la cruzada camionera.

Hasta esta semana, la presencia de Aguilar era bien vista para el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, y los demás integrantes del Ejecutivo que acompañan al ministro en las negociaciones.

Le recomendamos: Santos toma medidas extremas frente al paro camionero

Aguilar representa una voz reconocida dentro del sector camionero por ser el presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), de la cual es fundador. Además, su familia tiene una larga tradición en el gremio: abuelos, padre y tíos han derivado su sustento del negocio del transporte de carga pesada en carretera.

A pesar del prestigio del que goza este líder gremial, a medida que pasan los días su autoridad ha sido cuestionada. Es más, el sábado cuando los camioneros se reunieron con congresistas de la Comisión Sexta del Senado, Aguilar protagonizó un enfrentamiento con Alberto Palma, otro representante del gremio. Quienes conocieron el episodio cuentan que los dos intentaron saldar sus diferencias a los puños.

El altercado sólo tuvo un asalto porque varios de los asistentes intervinieron para evitar que la discusión pasara a mayores. “Cuando estábamos ingresando al Congreso el señor Palma se me lanzó encima con palabras soeces, pero como nosotros somos una comunidad de paz, no le respondimos. Afortunadamente le quité la cara o si no, me habría golpeado”, relató Aguilar.

Este lider gremial, que tiene 60 años, ya conocía el Congreso. El hombre tuvo un paso fugaz por el Senado cuando reemplazó en el 2006 al senador indígena Jesús Enrique Piñacué. Luego en el 2010 intentó llegar nuevamente al Congreso de la mano del Partido de la U, la colectividad del presidente Juan Manuel Santos. Los votos no le alcanzaron.

Aunque la vida Aguilar ha estado marcada por su origen en el transporte -aprendió a mover un camión a los 11 años-, también se interesó por educarse. Tras terminar el bachillerato, se inscribió en la facultad de Derecho y luego saltó a la de Administración de Empresas, pero abandonó los estudios para dedicarse a los camiones.

Los señalamientos

Más allá de la pelea, lo que ese enfrentamiento mostraría es la división interna en el gremio. Una ruptura que hizo mella tras los señalamientos en contra de este líder gremial. La semana pasada los negociadores del Gobierno empezaron a recibir los informes de la Fiscalía y otras autoridades que vinculan a Aguilar con un proceso irregular de chatarrización de los camiones en el país.

Le podría interesar: No para el paro camionero

Se trata de un negocio redondo en el que se compraban vehículos viejos y se los entregaban al Gobierno para que este les diera el dinero de la reposición. La Fiscalía investiga una denuncia presentada por Ricardo Virviezcas, secretario de la ACC Cundinamarca, quien lo señaló de liderar este fraude.   

Precisamente, este lunes la Fiscalía allanó la oficina de la empresa La Fortaleza que hace parte de su propiedades y que está ubicada en Yumbo, Valle del Cauca. 

Por estos hechos tres personas fueron capturadas en noviembre del 2014: Chéiner Ospina quien era funcionario del Ministerio de Transporte; Luis Eduardo Aguilar Rodríguez, hermano de Pedro, y Andrés Villegas Ramírez, expresidente de la ACC en el Valle.

Precisamente, este último líder gremial ha sido uno de los más severos acusadores, a pesar de que por años trabajó de la mano con Aguilar y de que lo conoce desde niño. Incluso, lo apoyó en el 2006 cuando fue senador.

Semana.com conoció un audio en el que Villegas señala directamente a su excolega de ser el promotor del fraude de la chatarrización. “Antes de arrancar este paro yo lo llamé y le dije no haga paro porque usted está en la Fiscalía por pícaro y sinvergüenza”, se oye. En la grabación, Villegas también reconoce que “hicimos cosas cochinas (con Aguilar) y nos quedamos con la plata de la chatarrización”.  

En el programa Hora 20 de Caracol Radio contó como él y Aguilar realizaban el negocio “Yo era el mandadero. Comprábamos un carro inservible, por tres millones o cuatro millones de pesos, le metíamos papeles falsos, se los llevábamos al secretario de tránsito, que estaba corrompido, y él lo metía por cupo. Se metía como reconocimiento económico y pagaba la Nación”.

Tras un largo proceso con la justicia, Villegas fue condenado a 54 meses de cárcel por su participación en el cartel de falsas chatarrizaciones de al menos 50.000 camiones en el país, y hoy dice que tiene la autoridad para decirle a Aguilar que se aparte de las protestas. Antes de que arrancara el paro lo llamó y le dijo que dejara “a los líderes que no están contaminados”, hacer la negociación.  

Al final de la grabación señala que Aguilar lo amenazó de muerte. “Donde dé la pata, me la pela. Que no era sino que la pusiera y me iba a pegar la matada del siglo”.

Esta denuncia se suma a la que hizo José Ignacio Montealegre, líder transportista, quien también señaló a Aguilar de ser la persona que había corrompido el gremio. También de la exministra de Transporte Cecilia Álvarez.  

El sábado se completaron 40 días desde que los camioneros decidieron entrar en paro. A lo largo en ese período los colombianos no sólo han tenido que padecer el desabastecimiento de alimentos, además han conocido la faceta desconocida de uno de los líderes de esa protesta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.