Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/10/19 21:54

Partido Conservador abre investigaciones por doble militancia

El congresista Arturo Yepes y tres concejales de Cali serán los primeros en rendir descargos por no apoyar a los candidatos avalados por el Directorio Nacional.

Veedor del Partido Conservador Francisco Noguera. Foto: Juan Carlos Sierra

Francisco Noguera Rocha, exconcejal de Bogotá y excónsul de Colombia en Nueva York, fue designado veedor del Partido Conservador. El pasado miércoles tomó posesión del cargo, y cinco días después adoptó una decisión trascendente. Decidió abrir investigaciones a varios dirigentes del partido por doble militancia, por no acatar las instrucciones del Directorio Nacional, y por apoyar candidatos distintos a los avalados y apoyados por el Conservatismo en la presente campaña política.  

Esta es la primera decisión de esa naturaleza que toma un partido político en la presente campaña política. Uno de los que serán llamados a descargos es el congresista Arturo Yepes, quien decidió respaldar a Clara López a la Alcaldía de Bogotá, cuando el partido decidió apoyar la aspiración de Enrique Peñalosa.

En diálogo con Semana.com, el veedor del Partido Conservador justificó su decisión en que encontró un “grave problema de indisciplina” al interior de la colectividad, y que si los dirigentes y militantes de los partidos no acatan sus directrices, la democracia se verá debilitada. Noguera Rocha le anticipó a Semana.com esta decisión que la hará oficial en los próximos días.

Semana.com: ¿A qué llegó a la veeduría del Partido Conservador?

Francisco Noguera Rocha: Todos los partidos tienen la figura del veedor. Es la persona que recibe las quejas y las denuncias contra los militantes de la base y dirigentes de cada  partido, sobre si están incurriendo en doble militancia o tienen algún impedimento ético. El partido me ha pedido que asuma esa responsabilidad y la he aceptado ad honórem. Lo hago para poner un poco de disciplina.

Semana.com: ¿Qué encontró en el partido?

F. N. R.: Un problema gravísimo de indisciplina al interior del Partido Conservador. Aquí hay casos en los que se están desacatando las directrices del Directorio Nacional. En las calles se ven avisos de conservadores con Pardo, conservadores con Pacho Santos. En Cundinamarca se le dio el aval a Nancy Patricia Gutiérrez, pero hay conservadores que tienen credencial que están desacatando la directriz del partido. Lo mismo ocurre en todo el país.

Semana.com: ¿Y en la presente campaña, qué irregularidades ha encontrado?

F. N. R.:
Lo que encontré fue casos puntuales en los que hay una indisciplina y un desacato a las directrices nacionales del partido. Hay que recordar que quien solicitó un aval firmó también una carta de compromiso en la que se proclama conservador y acepta, de antemano, asumir y acatar las directrices que provengan del Directorio Nacional, el departamental o el municipal. Lo que he encontrado es que un pequeño grupo, por ejemplo tres concejales de Cali, después de haber solicitado el aval y firmado de nuevo la carta de compromiso, ya no están respaldando al candidato conservador, Carlos Holguín, a la Alcaldía de Cali, sino que se fueron acompañar a otros candidatos. Encontré lo mismo en Bogotá, algunos miembros del directorio distrital anunciaron su respaldo a Rafael Pardo, y un congresista, que fue miembro del Directorio Nacional, Arturo Yepes, que está apoyando a Clara López, del Polo Democrático.

Semana.com: ¿Qué decisiones asumirá el partido contra estos dirigentes que no acatan las directrices del partido?

F. N. R.:
He procedido a abrir varias investigaciones por doble militancia. Llegaron pruebas, varias fotografías, en las que se evidencia que personas que pidieron el aval conservador están trabajando para otras candidaturas.

Semana.com: ¿Qué consecuencias podrían tener estas investigaciones?

F. N. R.: El veedor, según los estatutos, abre una investigación, llama a descargos a la persona y después de oídos los descargos,  si el veedor encuentra que hay méritos, acusa ante el Comité de Ética, integrado por tres abogados que estudian la acusación. Si encuentran méritos suficientes, ellos pueden ordenar desde la suspensión de la persona, la expulsión del partido, o puede solicitar al Consejo Nacional Electoral la revocatoria de la credencial en el caso de quienes ostenten un lugar en cuerpos colegiados (concejos o asambleas). Son situaciones que  pueden concluir con sanciones bastante graves a quienes incurren en esa doble militancia y en la falta de ética de haber pedido el aval al comprometerse a actuar como conservador y hacer una cosa distinta.

Semana.com: En el caso del congresista Arturo Yepes, ¿se puede exponer a perder su curul en la Cámara de Representantes?
 
F. N. R.: Podría llegar que pierda su condición de congresista, también los que ya están elegidos podrían tener consecuencias graves para su curul por actuar en contra de las directrices del partido.

Semana.com: Aparte de la actual campaña, el Partido Conservador ha decidido estar fuera de la Unidad Nacional, pero los senadores del partido respaldan al gobierno de Juan Manuel Santos. ¿Eso constituye una falta disciplinaria?

F. N. R.: Por ahora no me he encontrado con quejas o denuncias al respecto, pero estaría dentro del campo de acción del veedor. Un veedor debe estar pendiente de las actuaciones de sus congresistas, concejales, diputados, alcaldes y gobernadores, y todos ellos pueden ser objetos de investigación por parte del veedor, en caso de que se encuentre mérito para ello.

Semana.com: ¿Pero está admitida esa división en la bancada?


F. N. R.:
Los congresistas tienen una instancia adicional, que es la junta de parlamentarios, y la bancada es la que decide la forma de actuar en los temas a los que se enfrentan en el Congreso. Entonces el caso de los congresistas es un poco distinto al procedimiento. No tengo ninguna solicitud en mi escritorio sobre esos temas.

Semana.com: ¿Llegó a imponer la “disciplina para perros” en el Partido Conservador?


F. N. R.: Esto de disciplinar a los partidos me parece que es trascendental para que la democracia sea desde los partidos y no desde las individualidades, no desde las ambiciones personales, como se viene acostumbrando. Si uno es miembro de un partido, uno debe acatar sus decisiones, más cuando ha recibido un aval. No hay posibilidades de escoger. Las decisiones se acatan y las actuaciones deben ser en consecuencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.