Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2014 12:00:00 AM

Se destiñe el azul de la Unidad Nacional

Los partidos de la coalición y el presidente Santos definieron estrategia reeleccionista, que ya no incluye al Partido Conservador.

“Los azules se destiñeron”. Esa fue la frase de uno de los asistentes a la primera ‘cumbre reeleccionista’ que tuvo lugar en la tarde del jueves en la Casa de Nariño. Una frase que tuvo varios análisis entre los dirigentes políticos que compartían en rasgo común: liberalismo en todas sus vertientes. A tal punto que en el almuerzo en la sede del Gobierno, presidido por el propio Juan Manuel Santos, volvieron a soplar vientos de reunificación liberal.
 
Este fue el primer encuentro del año entre los jefes de los partidos políticos y dirigentes de la reelección. Un encuentro que tuvo como antesala la decisión adoptada por los conservadores en su controvertida convención del pasado domingo, en la se escogieron a Marta Lucía Ramírez candidata presidencial. A pesar de esta decisión, los conservadores siguen en el Gobierno, los dos ministros que representan la colectividad parecen cada vez más firmes en el gabinete, y las cuotas azules, aunque algo desteñidas, continúan en el Ejecutivo.
 
Y es que este encuentro estuvo también liderado por todas las vertientes liberales encabezadas por el jefe liberal, Simón Gaviria; el director único de La U, Sergio Díaz-Granados, y el aspirante al Senado Carlos Fernando Galán, jefe de Cambio Radical. También estuvieron algunos verdes, como Alfonso Prada, y hasta sectores independientes, quienes aprovecharon la invitación a Palacio para anunciarle a Santos que en los próximos días harán pronunciamientos públicos para apoyarlo en su aspiración reeleccionista.
 
A este prolongado almuerzo, por primera vez desde cuando se consolidó la Unidad Nacional en el 2010, no fueron invitados los conservadores. Lógicamente ese fue el primer debate entre los asistentes, aunque con el correr de los minutos, se les aclaró que "simplemente" no fueron invitados tras la decisión que tomaron en su convención de no "respaldar al candidato de Palacio".
 
Otro de los notables ausentes fue el exministro estrella del gabinete, German Vargas Lleras, quien envío delegados de la fundación Buen Gobierno para exponer un documento de cerca de 500 páginas donde le sugieren al presidente Santos hacer gran énfasis en la inversión social.
 
Vargas Lleras, además, ha sonado con fuerza como posible fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos. Sin embargo, su nombre no tiene consenso entre algunos dirigentes de la Unidad Nacional. Quizás el que públicamente ha salido a controvertir las futuras funciones del exministro ha sido el senador Armando Benedetti, quien, incluso en calidad de director del Partido de La U en Bogotá, aseguró que desconocería a Vargas en cualquier función que se le asigne. Sin embargo, esa parece ser una discusión menor. 
 
La reunión, que además sirvió para ratificar a Roberto Prieto como gerente de la campaña reeleccionista, también dejó entrever una posible ‘gran alianza’ liberal y de sectores independientes para conseguir un solo propósito: que Santos se reelija en primera vuelta, un objetivo que se advierte difícil a la luz de las encuestas, en las que el presidente Juan Manuel Santos está lejos de superar el 50 % de intención de voto, y hasta el índice del voto en blanco y los indecisos se ubica por encima del mandatario. Y aunque para el propósito, los santistas consideraban clave el apoyo de los conservadores, esta reunión sirvió para enviar un mensaje que no se cuenta con ellos, aunque se les permitirá a los azules mantenerse dentro de la nómina de Palacio. Por eso, el azul de la Unidad Nacional empezó a desteñirse.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.