Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2017 10:15:00 PM

El Partido de la U anda sin jefe

Mientras esa colectividad atraviesa por su peor momento, Aurelio Iragorri, su director, aún no llega. ¿Por qué?

Hace más de dos meses, el 19 de julio, el presidente Juan Manuel Santos aceptó la renuncia protocolaria de Aurelio Iragorri, jefe de la cartera de Agricultura, a quien le encomendó la tarea de ponerse al frente del Partido de la U. Iragorri aceptó, pero días después, cuando llegó el brote de aftosa, aseguró que saldría del ministerio cuando el país estuviera libre del virus. Ya no hay ningún caso de aftosa, pero Iragorri sigue en el cargo.

Mientras tanto, La U atraviesa uno de sus peores momentos. Después de que decidió que no tendrá candidato presidencial, sus congresistas comenzaron a buscar dónde acomodarse. La mayoría están en conversaciones con los precandidatos liberales, con los del Centro Democrático y con Germán Vargas Lleras. Entre estos últimos se cuenta el senador Mauricio Lizcano, quien hace unos días le organizó una multitudinaria reunión política al exvicepresidente con el argumento de que, al no tener candidato propio, los parlamentarios de La U son libres de apoyar a quien quieran.

Las diferencias políticas han llevado a los senadores y representantes del partido a romper la unidad que habían mostrado durante los dos mandatos del presidente Santos, y que le habían garantizado mayorías parlamentarias al gobierno. En particular, en el apoyo a la agenda de la paz.

Puede leer: “La reforma política parece hecha para los intereses de los congresistas"

Pero en el periodo legislativo que comenzó el 20 de julio todo cambió y la aprobación de esos proyectos se volvió cada vez más difícil. Prueba de ello ha sido la demora en discutir el proyecto de circunscripciones especiales de paz que no ha podido ser tramitado, en parte porque La U ha descompletado el quorum.

Además de las diferencias políticas, del descontento de los congresistas con el cambio de gabinete y del escándalo de corrupción que salpicó a dos de sus grandes electores –Bernardo Elías y Musa Besaile–, el desorden también se debe a la falta de jefe. En todos los sectores de la Unidad Nacional se reconoce que Armando Benedetti, quien hasta julio estuvo al frente de la colectividad, jugó un papel clave al poner a la mayoría de sus integrantes –la bancada costeña–, del lado del Ejecutivo.

Ante la falta de jefe en La U, los congresistas se preguntan por qué no ha llegado Iragorri. Sobre todo los de su bancada, en donde el ministro tiene ascendencia y es reconocido como conciliador. La razón es que hasta el viernes pasado Santos no le había formalizado la renuncia. Fuentes de la Casa de Nariño le dijeron a SEMANA que en más de una oportunidad el presidente se ha arrepentido de firmar el decreto.

Confidencial: Cambios en la cúpula de La U

Quienes trabajan en el ministerio también tienen expectativas sobre su cambio de jefe. Sienten que desde que se anunció la salida de Iragorri, la cartera entró en una especie de interinidad que tampoco les conviene a las políticas agrarias y a la gestión que él ha adelantado hasta el momento. “En cada consejo de ministros esperamos que se anuncie si se queda o se va”, asegura un funcionario de alto nivel. Sin embargo, en la antesala de la última de estas reuniones varios ministros comentaron que debe quedarse hasta mediados de octubre cuando está prevista una gran minga indígena en el sur del país. Argumentan que el tema de tierras será esencial en la reivindicación de los indígenas y de los otros sectores que se están sumando a esa movilización, para lo cual se requiere de la presencia de un ministro de Agricultura que combine la experiencia y la capacidad de interlocución. Más aún si se considera que parte de las promesas con la que se han calmado los paros campesinos de los últimos años han venido de esa cartera.

Le recomendamos: Fiebre aftosa: lo que está en juego

Los miembros de La U, que en 2014 lograron convertirse en la bancada mayoritaria, tienen ahora el reto de sobrevivir como partido. Pero el panorama es tormentoso por falta de claridad estratégica, debilidad de la imagen de Santos, escándalos judiciales y pugnas internas. Una situación que solo podrá corregirse si existe una cabeza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.