Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/04/15 00:00

Paso a la televisión

Las cuñas publicitarias de los candidatos reflejan sus mensajes subliminales: Uribe, autoridad; Serpa, colombiano común; Sanín, capacidad, Garzón, cercanía.

Paso a la televisión

En el poker por la Presidencia los colombianos ya han visto a los candidatos jugarse varias cartas: el Gran Debate, la selección de los vices, las puyas y los enfrentamientos radiales. Cuando ya sólo faltan 42 días comienzan a jugarse los ases. El primero de ellos, las cuñas publicitarias en televisión. Allí el duelo ya no es sólo de discursos ni de carisma, es de mercadeo, manejo de símbolos y habilidad publicitaria.

En sus tres comerciales Noemí Sanín le apuesta al mensaje de librar la guerra no sólo contra las Farc sino también contra la corrupción, el desempleo, la pobreza y los problemas educativos. “La idea central es mostrar la necesidad de que el país enfrente simultáneamente diferentes guerras”, dice Fabio Villegas, el compañero de fórmula de la candidata.

Horacio Serpa sacará al aire por lo menos ocho comerciales, uno por semana. El abrebocas fue Hoja de vida, en el que mediante fotos del álbum familiar se muestra el origen y la trayectoria del aspirante con un fondo musical (pop latino con acordeón) que recuerda vagamente el estilo de Juanes.

En el primer spot de televisión de Alvaro Uribe aparecen tres grupos de ciudadanos subiendo por una colina, cada uno portando una bandera: unos una roja, otros una azul y los terceros una amarilla. Al llegar a la cima las banderas se juntan para formar el tricolor de fondo y en primer plano aparece el rostro del candidato que los colombianos ya han visto en vallas publicitarias y en avisos de prensa. El publicista Carlos Duque pretende reflejar que Uribe representa la convergencia y que el país puede superar los obstáculos para salir de la crisis. “La idea es mostrar que, sin importar las ideologías partidistas, todo un país rodea la propuesta política de Alvaro Uribe”, señala Duque.

La campaña de Lucho Garzón la conforman 10 mensajes. En siete de ellos el candidato —en primer plano y en blanco y negro— expone su punto de vista frente a diversos temas. En los tres restantes se utilizó la técnica de la animación para abordar el tema de la guerra de una manera dramática pero a la vez novedosa e irreverente. Angel Becassino, creativo de la campaña, quiso plasmar una imagen fresca y relajada del candidato. Todo gira en torno a la convicción de Garzón sobre la reconciliación de los colombianos. “Es una propuesta casi amorosa. Este país sólo se arregla si se reconcilian los sectores del conflicto”, sostiene Becassino.



Opinan los expertos

Las campañas están en el aire desde el jueves de la semana pasada y ya se comienza a hablar de sus efectos. De acuerdo con el analista de medios Omar Rincón la única propuesta realmente novedosa es la de Garzón porque rompe con los esquemas establecidos del aspirante a un cargo público. Según Rincón, es un video natural sin maquillaje ni pretensiones, como si se tratara de tomar un testimonio. “Tiene un tono diferente, su mensaje es coloquial. Uno no se siente con un candidato a la Presidencia sino con una persona cercana que me habla de tú a tú”.

Rincón y otro publicista consultado, Christian Toro, consideran que la propuesta de los cómics, aunque audaz, es confusa y poco efectiva para el televidente, que casi no está acostumbrado a este tipo de recursos.

La táctica de destacar al candidato también se evidencia en la propuesta de Horacio Serpa. Los críticos coinciden en que el recurso de mostrar las fotos del álbum familiar es impactante porque lo muestran como un colombiano del común que a base de esfuerzo ha salido adelante y que la finalidad de su carrera política ha sido defender los intereses de la gente. No obstante Rincón opina que “parece destinado a los que ya están convencidos de que van a votar por él y no les dice nada a los que no piensan votar por él”.

Ambos expertos señalan que, a diferencia de Serpa y Garzón, Noemí y Uribe centran sus campañas en el manejo de ideas abstractas. “La campaña de Uribe me parece buena como lanzamiento pero no nos dice nada del candidato”, afirma Toro.

Por otra parte, explican Toro y Rincón, el uso persistente de banderas, marchas, sonido de tambores y la mano en el corazón de Uribe refuerzan la idea de un líder fuerte y recuerdan la simbología que utilizaron en su época los regímenes autoritarios europeos.

Con respecto a la pieza de Noemí Sanín, centrada en su capacidad para derrotar la guerrilla, tanto Rincón como Toro consideran que también recoge los cuatro temas que, de acuerdo con las encuestas, más preocupan a los colombianos: corrupción, desempleo, delincuencia común y educación. “Es un muy buen planteamiento pero cuando Noemí le habla a la cámara pierde fuerza”, dice Rincón.

Con respecto a los eslóganes los expertos concluyeron: “Unidos venceremos’ de Serpa es un mensaje partidista; ‘Mano firme corazón grande’, de Uribe, es ambivalente; ‘Victoria total’, de Noemí Sanín, sólo se entiende en el contexto de la lucha contra la guerrilla, y ‘Reconciliémonos’, de Luis Eduardo Garzón, parece tomado de una campaña cívica”.

Ambos están de acuerdo en que todavía es muy prematuro para sacar conclusiones pues hasta ahora lanzan sus primeros mensajes y no se sabe cómo evolucionen; eso depende del éxito que tengan éstos en la audiencia. “Esto es como en la Fórmula 1. No se puede predecir cómo terminará un Gran Premio cuando sólo se ha visto la largada y los primeros metros de la carrera”, concluye Toro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.