Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/12/10 15:03

La justicia eximió de sus pecados al pastor Gámez

Un juez de Pasto absolvió al líder de la iglesia Salem de Pasto, Álvaro Gámez, señalado de haber abusado de 10 seguidoras de su culto.

En total fueron dos procesos con diez víctimas. Foto: Archivo particular

La noticia sobre sus presuntos abusos a fieles de la iglesia Salem, de Pasto, le dio la vuelta al país y copó la agenda nacional por meses. Álvaro Gámez fue denunciado por realizar actos sexuales bajo presunto engaño con jóvenes seguidoras que se dejaban guiar por él, que se presentaba como un Dios bajado de los cielos.

Pero ya en la Tierra, Gámez fue detenido y dejado en libertad hace cerca de tres años. Se fugó a Centroamérica donde estableció una iglesia temporal. Fue recapturado, extraditado a Colombia y confinado hace cerca de dos años en la cárcel de la capital nariñense.

Desde allí comenzó una lucha de la mano de su abogado, Abelardo de la Espriella, para convencer al juez de la causa que no había cometido los delitos que se le imputaban –acceso carnal o acto sexual con persona puesta en incapacidad de resistir agravado-.

La tesis era que las relaciones sexuales con las fieles eran consensuadas. En total fueron dos procesos con diez víctimas.

En el primer proceso, cuyas víctimas fueron siete, el pastor Gámez recibió la absolución hace pocos meses, pero debió continuar tras las rejas porque otro proceso, con tres víctimas, se desarrolló por separado.

El Juzgado Tercero Penal del Circuito de Pasto consideró que Gámez no había cometido los abusos endilgados por la Fiscalía 52 seccional. “Después de tres años de proceso, en los que se produjo un linchamiento mediático contra el pastor Álvaro Gámez y los suyos, la justicia nos da la razón", dijo su defensor.

Para De la Espriella, lo que hizo el pastor ciertamente es inmoral, pues no es correcto que un clérigo sostenga relaciones con sus fieles. Pero desde el punto de vista legal, es evidente que no hubo infracción de norma alguna, según adujo a Semana.com.

Según el fallo, las tres víctimas motivo del proceso no estaban en "incapacidad de resistir", pues no padecían de ningún trastorno mental.

Gámez no fue el único señalado. También estaban acusadas dos mujeres, una de ellas Alexandra Castro Becerra, que supuestamente tenía la misión de convencer a decenas de jóvenes para que tuvieran relaciones sexuales con el pastor por ser un acto divino. Al final, Castro fue absuelta de los cargos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.