25 abril 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¿Pastor con privilegios en la cárcel?

NACIÓNEl Inpec aclara si Álvaro Gámez tendría privilegios en la cárcel de Pasto.

¿Pastor con privilegios en la cárcel?. .

.

Foto: Cortesía. 'La Opinión', de Cúcuta.

El pastor de la Iglesia de Salem, Álvaro Gámez, sindicado de haber abusado sexualmente de algunas de sus fieles, puso a correr a las autoridades penitenciarias luego de conocerse denuncias según las cuales este religioso tiene privilegios en la cárcel de Pasto, donde se encuentra recluido.

Gámez fue detenido tras una intensa búsqueda de la Policía Internacional (Interpol), la cual lo encontró en Honduras. Fue enviado a Colombia en medio del escándalo por su captura, y mientras afronta su juicio, está recluido en la cárcel del Distrito Judicial de Pasto, ciudad donde Gámez tiene miles de seguidores que lo consideran su dios.

Ya en la cárcel comenzaron las denuncias en medios locales sobre algunos privilegios que el pastor tendría en su celda, ubicada en el pabellón número 1. Dichos privilegios se extenderían a que, incluso, miembros de su iglesia tienen una presunta vía libre para ingresar al penal a cualquier hora, supuestamente, para brindar asesoría espiritual.

El INPEC les salió al paso a las denuncias y, este jueves, por medio de un comunicado, aclaró el asunto y describió cómo está recluido. “El recluso comparte el dormitorio con otros cuatro internos, debido a que las celdas del centro penitenciario son de uso comunal y no del orden individual. En el pabellón número 1 del penal de Pasto se encuentran detenidos 96 reclusos, todos sindicados. De ellos, 38 afrontan cargos por delitos relacionados con abuso sexual”.

Frente a la supuesta presencia de miembros de su iglesia en el penal, el instituto dijo: “La iglesia cristiana Salem viene ingresando al centro de reclusión, toda vez que se encuentra inscrita en el listado de grupos religiosos que tienen permitida la asesoría espiritual a los internos, en el marco del derecho a la libertad de culto”.

La historia del pastor


La historia de Gámez ha sido del todo escandalosa. Está procesado desde junio del 2011, después de que un juez le dictó orden de captura por una denuncia interpuesta por la Red de apoyo a víctimas de sectas, una organización puertorriqueña con sede en Argentina que presentó videos en los que se veía al pastor teniendo relaciones sexuales con dos de sus feligreses, hechos que se llevaron a cabo en una oficina privada del culto.

Para sus actividades, el pastor contaba con la ayuda de Alexandra Castro Becerra, una de las mujeres más queridas en la congregación. Se trata de una contadora pública de 25 años, nacida en Villavicencio pero criada en Pasto, quien era la mano derecha de Gámez y quien, presuntamente, convencía a las mujeres para que mantuvieran relaciones con el pastor. Esta mujer fue capturada el pasado 8 de agosto bajo el cargo de coautora de acceso carnal violento en persona en incapacidad de resistir.

Tras la orden de captura, Gámez se fugó del país y fue buscado por la Interpol en todo el mundo. A comienzos de febrero pasado el pastor fue capturado en Honduras, país donde se había establecido y donde, presuntamente, quería montar una sede de su Iglesia. Luego, como ya se mencionó, volvió a Pasto, donde ha enfrentado un atropellado proceso judicial.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad