Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/2013 12:00:00 AM

Los días difíciles del coronel Carlos Barragán

La echada al agua que le hizo el expresidente Pastrana tiene molesto al oficial que entregó los narcocasetes.

La vida le cambió al coronel (r) Carlos Barragán. De la noche a la mañana, el libro Memorias olvidadas, del expresidente Andrés Pastrana, le arrebató su serenidad: el exmandatario conservador reveló que fue él quien le entregó los llamados narcocasetes en el que quedaba en evidencia el ingreso de dineros del cartel de Cali a la campaña presidencial de Ernesto Samper Pizano.

Tras casi 20 años del escándalo y una década después de su retiro de la Policía, Barragán vivía un cómodo anonimato en el mundo de las asesorías y la docencia. De hecho, desde hace varios meses prestaba sus servicios a la Contraloría General.

Sin embargo, desde hace dos semanas su vida cambió. A sus más cercanos amigos les ha confesado, en privado, que a raíz de este episodio debió abandonar su línea telefónica de siempre ante el asedio de periodistas, políticos y excolegas suyos que quieren conocer detalles de las afirmaciones de Pastrana. Y es raro el día en el que su nombre no se ve salpicado en la agenda informativa.

Pero lo que más lo tiene indignado, según ha dicho, es que se siente engañado por el expresidente Pastrana. La razón es sencilla: Barragán le habría entregado los narcocasetes bajo la condición de que jamás revelaría la fuente. En otras palabras, lo hizo bajo la figura de fuente-periodista.

Ha dicho que si bien es cierto que este era candidato a la Presidencia, también es verdad que en aquella época Pastrana seguía teniendo una influencia vital en el Noticiero Tv Hoy. Por lo tanto, era previsible que los casetes fueran divulgados en ese medio de comunicación para conocimiento del país, pero sin que él fuera a salir perjudicado. No fue así. Y también de manera sorprendente, Pastrana los guardó por varias semanas.

Durante estos años, Barragán estuvo tranquilo porque en varias ocasiones Pastrana fue evasivo cuando le preguntaban por el origen de los narcocasetes. Claramente, estaba protegiendo la fuente.

Pero ahora, tras el lanzamiento de su libro, Pastrana dijo que, por tratarse de sus memorias, podía contar aspectos de su vida sin necesidad de consultarlo con nadie. Eso, Barragán lo considera una tremenda indelicadeza.

Otra de las cosas que tienen molesto a Barragán es que la entrega de los narcocasetes al exmandatario no ocurrió por iniciativa propia. Lo hizo, según les ha dicho a allegados en privado, obedeciendo órdenes ‘de arriba’, es decir, del más alto nivel. Semana.com indagó quién pudo haber sido. Todas las fuentes consultadas coinciden en señalar que podría ser el entonces director de la Dirección de Investigación Criminal (Dijin), Fabio Campos Silva. ¿La razón? Aún no hay una respuesta clara.

Lo cierto es que por aquella época, Barragán cumplió una orden. Aquellos tiempos él era un verdadero héroe en la institución, pues se jugaba la vida ante los capos del cartel de Cali y por eso cuando capturaron a los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela en las imágenes se le ve a él llevándolos del brazo camino a prisión. 

Otro hecho de interés y que también hasta ahora se había mantenido en secreto es quién y dónde se hicieron las grabaciones. Se ha especulado que fueron realizadas en la Dijin en su sede central en Bogotá. La realidad, según supo Semana.com, es que los narcocasetes fueron grabados por hombres de inteligencia que hacían parte del Bloque de Búsqueda que tenía sede en la capital del Valle y cuya misión era desvertebrar el cartel de Cali.

El episodio, que no tiene ningún problema de índole legal, se convirtió en un huracán de grandes proporciones que terminó incluso con una sonora pelea entre los expresidentes Pastrana, César Gaviria y los exministros Rafael Pardo y Horacio Serpa. Por ahora, el laureado coronel Barragán sólo espera que, como ocurre en este país, el paso de los días y las semanas le permitan volver a gozar del anonimato relativo que tuvo en los últimos 20 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.