Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/04 22:15

Nuevo round en la pelea de vecinos y el Gobierno por lote de Rodríguez Gacha

Un cruce de cartas dejó en evidencia las preocupaciones por la venta del predio ubicado en un exclusivo barrio del norte de Bogotá.

Se trata de un inmueble ubicado en la carrera 13 con calle 86, barrio La Cabrera. Foto: Fotomontaje SEMANA

A las 2:05 de la tarde del 15 de diciembre de 1989, sonó el teléfono en el despacho del entonces presidente, Virgilio Barco. Al otro lado de la línea el subdirector de la Policía, general Carlos Casadiego, le dio una noticia que esperaba: “Hemos dado de baja a Gonzalo Rodríguez Gacha". Ahora, 27 años después de la muerte del que era considerado el segundo narcotraficante más buscado del mundo, su nombre volvió a ser noticia, esta vez por la venta de un predio ubicado en un exclusivo sector de Bogotá.

Se trata de un inmueble ubicado en la carrera 13 con calle 86, barrio La Cabrera, avaluado en 48.000 millones de pesos. Este fue el precio para iniciar la subasta que propuso la Sociedad de Activos Especiales S.A.E., encargada de la administración.

Le puede interesar: A subasta la antigua mansión de ‘El Mexicano’ en Bogotá

El lunes los medios de comunicaciones informaron que la subasta no se pudo realizar debido a que nadie se presentó. La S.A.E. anunció que fijaría una nueva fecha con la esperanza de que aparezcan proponentes.

Tras la noticia, una pregunta quedó en el ambiente: ¿Por qué un predio de 5.140 metros cuadrados, ubicado en un lugar privilegiado, no generó el entusiasmo de los inversionistas? Podría ser por el precio y por el uso dotacional que este inmueble tiene y que sólo se puede usar para garantizar el recreo y esparcimiento como parque, centro educativo o cultural.

El uso que se debería dar al predio ha hecho que los habitantes de la zona representados por Corpochicó protagonicen un choque con la S.A.E. Así quedó en evidencia en un cruce de cartas.

La pelea

Tras unas declaraciones a medios de comunicación del representante de Corpochicó, Carlos Ossa, la S.A.E. le envió el 31 de agosto una carta en la que le pide aclarar afirmaciones sobre presuntas presiones de inmobiliarias para que el lote de alias el ‘Mexicano’ cambiara el uso dotacional y se pudiera construir vivienda. Incluso señalan que lo dicho tiene incidencias penales que se deben denunciar.

El representante de Corpochicó respondió a la misiva el 27 de septiembre, cinco días antes de la subasta. En la respuesta señalan que les causa “sorpresa” los cuestionamientos y dicen que las preocupaciones “carecen de fundamento”.

La misiva no queda allí. Señalan que para la comunidad resulta “obvio” y una preocupación “legítima” considerar que el precio de venta es alto, “parece muy improbable que quienes eventualmente se presenten en la subasta quieran destinarlo a usos dotacionales (biblioteca o jardín infantil, por ejemplo) porque ello no sería rentable. Ciertamente, para analizar algo tan simple, no se requiere hacer esfuerzo alguno”.

La S.A.E. también les preguntó cuál era el estudio que determinaba que ese predio era un pulmón ambiental en esa zona. En la respuesta de Corpochicó quedó en evidencia el descontento.  

Le dicen a la entidad gubernamental que es evidente para cualquier persona que conozca el sector que este predio cuenta con varias especies de árboles nativos y por eso se constituye en un pulmón ambiental.

Al final, el representante de Corpochicó hace un reclamo: “Ambas afirmaciones, sin duda alguna, son hechos notorios; que en consecuencia, debieran ser conocidos por quien administra y comercializa el inmueble”.

Sin duda la subasta del predio del fallecido narcotraficante Rodríguez Gacha y el eventual cambio de uso de suelo mantendrán el enfrentamiento entre la la S.A.E., que quiere venderlo y sacarle el mejor provecho, y los habitantes de la zona, que buscan que se le dé un uso adecuado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.