Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/2010 12:00:00 AM

¿Peligro de cárcel?

Cerca de una docena de ex funcionarios del gobierno anterior están siendo investigados penalmente. En los próximos meses se determinará quiénes serán absueltos y quiénes terminarán presos.

Las últimas semanas no han sido fáciles para varios ex altos funcionarios de la administración de Álvaro Uribe. El ex ministro del Interior y de Justicia Sabas Pretelt fue destituido y sancionado por 12 años por el procurador general, Alejandro Ordóñez, por la llamada yidispolítica. El fallo de la Procuraduría es el menor de sus problemas si se compara con el llamado a juicio de la Fiscalía, que lo acusa de cohecho impropio. Este delito les costó cárcel a Yidis Medina y a Teodolindo Avendaño, y cualquier tratamiento simétrico por parte de la justicia teóricamente podría llegar a tener consecuencias similares. Su ex colega de gabinete, el ex ministro de Protección Social Diego Palacio, tiene su suerte ligada en alguna forma al caso Sabas. Aunque las circunstancias no son idénticas, ambas están relacionadas con la reelección presidencial. Palacio está en capilla y expectante después de que el fiscal general encargado, Guillermo Mendoza, anunció en días pasados que pronto se conocería una decisión de la Fiscalía en su caso.

No son los únicos altos funcionarios del gobierno Uribe con problemas judiciales. La situación jurídica del ex secretario general de la Presidencia Bernardo Moreno y de la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado podría agravarse en los próximos días. La razón: cinco ex subalternos de Hurtado no solo confesaron su participación en el seguimiento e investigación ilegal de los magistrados de la Corte Suprema, sino que implicaron a su jefa y a Moreno en el delito. Según Jorge Lagos, ex director de Contrainteligencia del DAS, el objetivo de "esas investigaciones era desacreditar a la Corte" y no evitar la infiltración del narcotráfico, como han alegado Hurtado y Moreno. Algunos creen que los términos drásticos de ese mea culpa eran necesarios para obtener la rebaja de penas que negociaron con la Fiscalía.

El viernes pasado se conoció el testimonio de la llamada 'Mata Hari', una agente del DAS que se infiltró en las sesiones del alto tribunal. Allí expuso en detalle sus inverosímiles labores de espionaje y cómo todo el material recogido fue entregado a sus superiores del DAS. Su testimonio coincide con el de Fernando Tabares, ex director de Inteligencia del DAS, quien afirmó que todas esas actividades fueron puestas en conocimiento de funcionarios de la Presidencia de la República.

El escenario no es nada fácil ni para los ministros de la yidispolítica ni para los involucrados en el escándalo de las 'chuzadas'. Sabas y Palacio, de ser condenados por cohecho, podrían ser sentenciados a ocho años de prisión, como el ex congresista Teodolindo Avendaño, quien no colaboró con la justicia. El futuro judicial de Moreno y Hurtado es mucho más incierto. Aunque la Fiscalía no les ha imputado ningún delito, funcionarios de menor rango del DAS implicados en los seguimientos a la Corte han sido acusados formalmente por la Fiscalía por concierto para delinquir agravado y abuso de autoridad, delitos que implican cárcel.

El que sí ya enfrenta un juicio es el ex director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) Mario Aranguren, acusado de suministrarles en forma ilegal al DAS y a la Presidencia información financiera sobre los magistrados de la Corte. Al final de este mes, Aranguren buscará demostrar su inocencia y desvirtuar la acusación del fiscal del caso, quien calificó la investigación financiera de los magistrados hecha por la Uiaf como una "empresa criminal".

Moreno no es el único ex funcionario de la Presidencia que ha tenido que explicar sus actuaciones ante la Fiscalía. Edmundo del Castillo, el ex secretario jurídico, participó en dos reuniones polémicas que están bajo investigación. La primera con el ex paramilitar Job y la segunda para recibir y analizar información recopilada por el DAS sobre un viaje de los magistrados a Neiva.

Tanto los ministros como los otros altos funcionarios han rechazado las acusaciones y proclamado su inocencia. Sabas y Palacio niegan haber cometido irregularidad alguna para lograr que fuera aprobada la reforma constitucional que permitió la reelección. Moreno, Hurtado, Del Castillo, Aranguren y otros funcionarios de la Casa de Nariño defienden su conducta y rechazan de plano que hubiera una conspiración para desacreditar a la Corte Suprema.

Independientemente del desenlace final, nunca antes en la historia reciente de Colombia se había presentado una coyuntura como la actual con tantos altos funcionarios de un gobierno saliente inmersos en problemas penales, los cuales, a diferencia de los disciplinarios, entrañan el riesgo de penas de cárcel. Para la Fiscalía, los participantes en la yidispolítica cometieron cohecho y los que han confesado su participación en el seguimiento a los magistrados de la Corte Suprema, concierto para delinquir. Desde el proceso 8.000 no se han visto tantos funcionarios de tan alto nivel acusados de delitos de esa gravedad. En ese caso, a pesar de que existía el elemento agravante del narcotráfico, varios de ellos fueron absueltos. Habrá que ver qué pasa.
 
Los que confesaron y acusaron
 
Estos son algunos de los protagonistas de los escándalos del DAS y la yidispolítica que aceptaron su responsabilidad y ahora son testigos de primera línea para la justicia.

Jorge Lagos
 Ex jefe de Contrainte-ligencia del DAS
“El objeto de esas investigaciones era desacreditar a esa Corte”.

Fernando Tabares
Ex jefe de Inteligencia del DAS
“El único destinatario era el alto gobierno”.

Germán Ospina
Ex detective del DAS del grupo Goni
“Desde la Presidencia estaban requiriendo resultados inmediatos”.

Alba Luz Flórez Gelves
Ex detective del DAS infiltrada en la Corte Suprema
“La señora María del Pilar Hurtado se sentía muy feliz por nuestra labor”.

Manuel Cuello Baute
Ex superintendente de Notariado
“Bernardo Moreno me manifestó que el gobierno tenía que honrar el compromiso derivado de la aprobación de la reelección”.

Yidis Medina
Ex congresista
“Sabas Pretelt sí me hizo ofrecimientos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.