Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/2016 3:50:00 PM

“Un bus en un trancón es tan injusto como no permitirles a las mujeres votar”

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, defiende apasionadamente el derecho al transporte público en una entrevista con el diario británico 'The Guardian'.

En la cumbre de mandatarios mundiales que se celebró en Bogotá, el anfitrión, Enrique Peñalosa, fue una celebridad. Varios de los alcaldes lo asediaron para entrevistarse con él y conocer las ideas que lideró en su primera administración, (1998-2001) y los proyectos de la actual. Su labor ha sido reconocida por urbanistas de la talla de Janette Sadik, quien en el 2007 lideró la transformación del centro de Nueva York.

Tras la cumbre, Peñalosa viajó a la ciudad de Quito (Ecuador) para participar de Conferencia ONU Hábitat III, que busca encontrar iniciativas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en temas como vivienda y desarrollo urbano. En ese escenario el diario británico The Guardian lo buscó y lo entrevistó.

En la extensa publicación el alcalde lanza una frase que define su forma de gobernar: “Un bus en un trancón es tan injusto como no permitirles a las mujeres votar”. Con ella resumió lo que ha sostenido a lo largo de 10 meses de gestión, en los que ha puesto como prioridad la movilidad de los ciudadanos.

En otros de los apartes de la publicación, Peñalosa asegura que de joven creyó en el socialismo al considerar que cumplía la premisa de un alto desarrollo económico, lo que generaba igualdad. Pero pronto se dio cuenta de que la forma como se construían ciudades era “más importante para la felicidad de la gente que el desarrollo económico”.

Para demostrar su tesis pone como ejemplo en la entrevista la construcción de parques públicos. Dice que si la ciudad puede usar hectáreas con ese propósito, eso “hace más feliz a la gente”.

En la cumbre de mandatarios, Peñalosa mostró su deseo de que los intereses generales prevalezcan sobre los particulares, como lo ha sostenido a lo largo de su carrera, y en ese sentido los gobiernos de turno son claves para identificar la forma como debe crecer la ciudad. Para Peñalosa es claro que el gobernante debe reducir al mínimo las distancias de transporte de los ciudadanos y permitir la construcción de grandes parques.

The Guardian también le preguntó por el derecho del espacio público. En diversos escenarios el mandatario capitalino ha dicho que si todos los ciudadanos son iguales, tienen derecho a “la misma cantidad de espacio vial”. “El bien público debe prevalecer sobre el interés privado, y nunca debería haber un campo de golf cuando no hay parques alrededor”, resaltó en la entrevista.

Otro de los grandes temas que le reconoce ese diario al alcalde es que haya sido “pionero” en el uso de la bicicleta. En su primera administración, Peñalosa inició la construcción de ciclorrutas, hoy el 6 % de los viajes en Bogotá usan este medio de transporte.   

Peñalosa le dijo al diario que hace 20 años, en su primer mandato, se iniciaron las obras de las ciclorrutas y que en esa oportunidad se vio como “una idea loca”, pero en la actualidad ciudades como Londres, París, Madrid y Nueva York tienen este tipo de transporte. “Ahora, por supuesto, muchas personas están interesadas en este movimiento, sobre todo los jóvenes”.

Al alcalde no le queda duda de que una ciudad como Bogotá es más democrática e igualitaria cuando se usa la bicicleta. “En un país en desarrollo, un carril para bicicletas no es sólo una forma de mantener la seguridad del ciclista; es un símbolo en el que el ciclista es tan importante como el conductor de un carro, dijo en la publicación.  

También destacó el uso de transporte público como medio para movilizarse. Incluso sostuvo que el ideal de las ciudades “avanzadas” es que las personas de mayores recursos económicos también lo usen. “Si todos los ciudadanos son iguales, entonces alguien que está caminando o (viaja) en bicicleta tiene derecho a la misma cantidad de espacio vial como alguien en un Rolls-Royce o un coche de lujo”.

Defendió el modelo del sistema de buses rápidos como Transmilenio y la creación de carriles exclusivos para que estos vehículos puedan transitar por allí. “En Bogotá nuestro sistema de buses rápidos tienen la misma velocidad y la misma capacidad que un metro; de hecho, movemos más pasajeros por hora que cualquier metro en Europa”, añadió.

El reto de la movilidad urbana no sólo es para la ingeniería, también para la política resaltó Peñalosa, y por eso le parece absurdo ver buses en medio de trancones.

Al final el alcalde concluye que una buena ciudad debe estar pensada para los ciudadanos más “vulnerables” y otorgar derecho a tener acceso a un parque, al transporte, no solo a las cosas obvias como “la salud, la alimentación, la educación”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?