Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2007 12:00:00 AM

Peñalosa, en punta

La carta peñalosista, al comenzar la campaña, es muy sólida. Pero Samuel Moreno ha creado la imagen de que puede ganar.

Sólo hay dos candidatos con posibilidades de ganar las elecciones para la Alcaldía de Bogotá: Enrique Peñalosa y Samuel Moreno. Aunque el grupo es más grande -hay siete inscritos- los demás sólo pueden aspirar a lograr una votación simbólica que los proyecte hacia el futuro. Esa es la conclusión de la primera encuesta contratada por SEMANA al Centro Nacional de Consultoría. Peñalosa lleva una ventaja de 9 puntos sobre Moreno. Y, en el papel, su apuesta se ve sólida: es más conocido que su competidor, y los bogotanos consideran que está mejor preparado para manejar grandes temas de la capital.

Moreno, sin embargo, a dos meses de la elección ha generado la imagen de que puede ganar. Desde su triunfo en la consulta interna del Polo Democrático ha crecido hasta el punto de que dejó a la campaña peñalosista en una crisis interna. En las últimas semanas han salido a flote las principales debilidades de la candidatura del ex alcalde. En primer lugar, su dificultad para crecer: está estancado. En segundo, su falta de una propuesta novedosa. Pareciera que Peñalosa aspira a ser reelegido por las mismas razones por las que triunfó en 1998, y no necesariamente las sensibilidades y los anhelos de los bogotanos de entonces son los mismos de hoy.

El modelo 2007 de Enrique Peñalosa tiene además dos razones por las cuales es más duro de roer. La primera es que ya no tiene la imagen de independencia que tenía antes. Hoy lo apoyan formalmente el Partido Liberal, Cambio Radical y una parte de La U. A diferencia de hace 10 años, los votantes han visto más a Peñalosa en actos de adhesiones políticas, que montando en bicicleta. Y eso le quita frescura a su imagen. A pesar de que la utilización de los partidos, según las normas vigentes, no es tanto una opción de los candidatos como una obligación impuesta por la ley, a los bogotanos, más que a los habitantes de cualquier otra ciudad colombiana, les encantan los candidatos 'sin partido'.

El otro escollo con que ha tropezado es que ha tenido que defender aspectos polémicos de su gestión, hábilmente sacados a la luz por la campaña de Samuel Moreno: los bolardos y el lío de las losas de TransMilenio, por ejemplo. Esos temas, hasta ahora, han sido más visibles que los aciertos de su alcaldía. Para Moreno es todo un acierto haberse acercado a punta de carisma a Peñalosa, uno de los expertos en urbanismo más reconocidos en América latina.

Pero el senador Moreno también tiene problemas. El principal es la combinación de una imagen difusa en el electorado independiente, y una falta de entusiasmo dentro de su propio partido. El sector que votó por María Emma Mejía en la consulta interna no lo acompaña con empeño, lo mismo que el círculo cercano del alcalde Luis Eduardo Garzón. Y la ausencia de esos grupos alimenta a los críticos del senador Moreno, que consideran que el poder, dentro del Polo, se lo tomaron los más radicales, tradicionales y clientelistas. La campaña de Moreno no ha hecho muchos esfuerzos para demostrar que el candidato ofrece un plan de gobierno atractivo para Bogotá, a pesar de que no tiene antecedentes de trabajo en la ciudad.

Ante las debilidades que han mostrado las dos campañas principales, en el grupo trasero -Antonio Galán, William Vinasco, Leonor Serrano, Jorge Leyva y Juan Carlos Flórez- hay una fuerte competencia para conformar una tercería. La sorprendente imagen positiva de William Vinasco -cultivada en su trabajo como narrador de deportes- le abre perspectivas de crecimiento. Los demás son buenos, en su mayoría preparados, pero muy desconocidos.

¿Cambiará la dinámica que lleva la campaña? Es poco probable que el grupo puntero se altere. Pero sí es previsible que Peñalosa y Moreno modifiquen sus estrategias. El primero será más combativo y cuestionará más a su competidor, y defenderá sus credenciales en 'lo social'. Moreno tratará de comprometer a Lucho y tratará de sacarle más provecho al evidente potencial que tiene en los estratos medios, que son decisivos. Faltan dos meses y la historia indica que eso, en Bogotá, es mucho tiempo. Y que nada está definido.
 
FICHA TÉCNICA

Entidad que la realizó: Centro Nacional de Consultoría
Entidad contratante: Publicaciones Semana
Fuente de Financiación: Publicaciones Semana
Tipo de muestra: Aleatoria estratificada
Tamaño de la muestra: 909 personas
Temas a que se refiere: intención de voto entre los candidatos a la Alcaldía de Bogotá
Número de preguntas: seis
Candidatos por los que se indagó: Jorge Leyva Valenzuela, Juan Carlos Flórez, Leonor Serrano, William Vinasco Chamorro, Antonio Galán Sarmiento, Samuel Moreno Rojas, Enrique Peñalosa Londoño
Universo: hombres y mujeres mayores de 18 años, residentes en Bogotá y que manifestaron intención de voto para la elección de alcalde de Bogotá
Técnica de recolección: telefónica
Fecha de recolección: agosto 21, 22 y 23 de 2007
Margen de error: 3 por ciento con un nivel de confianza del 95 por ciento
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.