Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/1998 12:00:00 AM

PERDON Y OLVIDO

A pesar de la polémica que despierta la figura del indulto, en los últimos ocho años han sido perdonados más de 5.000 guerrilleros en Colombia.

Cuando el ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, habló de la posibilidad de concederles un indulto amplio a los miembros de los grupos guerrilleros que se acojan a las políticas de paz propuestas por el presidente Andrés Pastrana, medio país puso el grito en el cielo. Los que no descalificaron de plano la propuesta dijeron que ésta no podía ser, en todo caso, el principio sino el final de un proceso de paz. Y que debía ser mucho más selectivo de lo que propuso el Ministro.La verdad es que los temas relacionados con el indulto y la amnistía han sido muy polémicos. Son muchas las personas que no aceptan el que se perdone a quienes durante años han combatido la institucionalidad, y que haciéndolo han incurrido en diferentes delitos. La verdad, sin embargo, es que el indulto y la amnistía han sido utilizados con más frecuencia de lo que la gente cree. En la última década han sido amnistiados o indultados en Colombia 5.529 militantes de organizaciones armadas al margen de la ley. La mayoría recibió el perdón después de que sus organizaciones se desmovilizaran como fruto de un acuerdo de paz con el gobierno. Pero no son pocos los que han sido beneficiados después de haberse entregado de manera voluntaria a las autoridades. De acuerdo con la ley, las personas indultadas tienen la posibilidad de acogerse a un programa de reinserción, financiado por el gobierno, mediante el cual se busca facilitarles el ingreso a la vida civil. El programa es manejado por una oficina de la Presidencia de la República que fue creada en 1990 a raíz de la desmovilización del M-19. La mayoría de los indultados se acoge al programa porque por lo general no tiene las capacidades para desempeñar un trabajo especializado y porque éste les da beneficios, como el ingreso al Seguro Social (con la familia), créditos hasta por ocho millones de pesos, reubicación laboral, capacitación y asesorías en inversión y negocios. Algunos de los que han dejado las armas _alrededor de 250 ex guerrilleros_ se encuentran trabajando en el DAS como escoltas de los jefes de su misma organización. Otros son obreros de construcción o conductores de taxi. Algunos han montado negocios como salones de belleza o pequeños restaurantes. Quienes manejan el tema aseguran, sin embargo, que no es fácil reincorporar a los rebeldes a la vida civil. Sobre todo cuando se acogen al programa después de abandonar de manera voluntaria los grupos subversivos. Muchos de los que se fugan y deciden reinsertarse temen permanentemente por su vida. "El peor delito que se comete en la guerrilla es la deserción", dijo un reinsertado a SEMANA. Y cuando no le temen a la propia guerrilla le temen a los grupos paramilitares. Y no todos los que se acogen al indulto quedan en libertad porque tienen cuentas pendientes con la justicia por otros delitos distintos a los políticos. Es el caso de 70 de los 600 militantes de la Corriente de Renovación Socialista que se sometieron a un proceso de paz en 1993. Los ex guerrilleros fueron indultados por los delitos políticos pero no han salido de la cárcel porque la justicia los procesa por otras faltas. Lo cierto es que el indulto por delitos políticos es bastante común y que no se necesita un proceso de paz para que las oficinas que tramitan este beneficio (ver recuadro) se encuentren congestionadas. En este momento, por ejemplo, el gobierno estudia 382 peticiones de indulto, y ni siquiera han comenzado las conversaciones entre el gobierno y los diferentes grupos subversivos. El indultoara obtener un indulto existen dos caminos. Uno, cuando una organización decide reincorporarse a la vida civil mediante una negociación. El otro, cuando un miembro de un movimiento guerrillero abandona voluntariamente las actividades subversivas. En el primer caso el gobierno le reconoce a la organización el carácter político. Tiene que existir voluntad de ingresar a la vida civil, bajo la gravedad del juramento. Las solicitudes serán dirigidas al Ministerio de Justicia. Si la persona o personas ya fueron condenadas por delitos políticos, el indulto será resuelto en los tres meses siguientes. En el caso individual, el desertor deberá presentarse ante alguna autoridad y demostrar su vinculación con la organización armada. La Fiscalía asumirá el caso y resolverá la situación jurídica. La solicitud de indulto será evaluada por el Comité Operativo para la dejación de armas, integrado por delegados de los Ministerios del Interior, Justicia y Defensa, del consejero para la Paz y del Fiscal General. En cualquiera de los dos casos la información será corroborada. Los interesados deberán entregar armas y material relacionado con su actividad. No serán investigados de nuevo por las faltas perdonadas, pero el indulto quedará sin efecto si el beneficiario incurre en delito doloso en los dos años siguientes. Los delitos politicos son rebelión, sedición, asonada y conspiración.
Blanca Medina
Corriente de Renovación Socialista (CRS) 1992 Blanca Medina participó en el secuestro de un avión venezolano que aterrizó en Puerto Gaitán, Meta. Tras la desaparición del abogado Alirio de Jesús Pedraza se descubrió que la mujer actuó en el desvío de la nave y fue condenada a cuatro años de cárcel. En 1994 Medina pidió que se estableciera la conexidad del secuestro con la rebelión porque la operación fue ordenada por la CRS. La justicia negó la solicitud y en 1997 el gobierno sólo le concedió el indulto por rebelión. Después de pagar la condena la ex guerrillera quedó libre.'Jairo', Frente 33 de las Farcn 1996 'Jairo' era el encargado de agitar las marchas cocaleras, quemar buses y custodiar parte de los 60 soldados retenidos en Las Delicias. Pero estaba cansado de la vida guerrillera y de no disfrutar la juventud como cualquier muchacho de 17 años. Entonces, en un descuido, se fugó con todo y equipo y se entregó en una base militar. Hace un año pidió ingresar al programa de reinserción. Hoy espera que le otorguen el crédito al que tiene derecho por haberse acogido a la ley de indulto. Quiere ser el propietario de un bar.De Las Delicias:Cuatro guerrilleros de las Farcespués de la toma de Las Delicias en 1996, cuatro guerrilleros del Bloque Sur de las Farc se entregaron al Ejército en Caquetá. Suministraron información sobre la operación, videos y la conformación del Bloque Sur. Los desertores pasaron a manos de la Fiscalía, que les inició procesos por rebelión, homicidio y secuestro extorsivo. Sin embargo los subversivos pidieron el indulto. El gobierno se los concedió y la Fiscalía eliminó la rebelión pero continuó las indagaciones por los otros delitos considerados atroces, en los que la pena es de hasta 60 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.