Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2017 6:02:00 AM

Básima, la mujer de la chequera de Ñoño Elías

Nunca ha ostentado un cargo público, sin embargo, está señalada en el peor escándalo de corrupción en Colombia. Otto Bula dice que envió 400 millones de pesos a través de ella al senador Bernardo Elías. Podrá enfrentar la justicia en libertad.

En la mayoría de las ciudades de la costa Caribe, la urbanización ha seguido un trazo similar: alrededor de la plaza central se levanta la alcaldía, la iglesia y las casas de las grandes familias de comerciantes y políticos de la región. A pocas cuadras construyen las instituciones de menor jerarquía y a varias cuadras, casi a la salida, están las cárceles. Sahagún no es la excepción a esta regla.

En la cuna de los Ñoños, los caciques políticos que llegaron a manejar gran parte del caudal electoral de La U a nivel nacional, la familia Elías Náder y sus herederos se asentaron en plena plaza central. Surgen del fruto de la unión entre dos clanes descendientes de sirio-libaneses que pasaron en tres generaciones de vender telas en un pequeño almacén a ocupar curules en el Congreso de la República y cooptar el poder político de Córdoba.

Dos de los hijos de este poder político y económico son Bernardo Miguel Elías Vidal y su prima Básima Patricia Elías Nader, a quienes su cercanía con Otto Bula Bula, el ‘ventilador‘ de Odebrecht, les pasó factura. El exsenador los salpica a ambos de haber supuestamente manejado recursos ilegales que la constructora brasileña repartió en Colombia para manejar los negocios de infraestructura más importantes a su beneficio.

En su primera declaración ante la Corte Suprema de Justicia este jueves, Bula ratificó ante los magistrados auxiliares que lo interrogaron, los señalamientos en contra del senador Bernardo Elías Vidal. Las explicaciones que Elías Vidal debe dar ante este tribunal, en el que ha capoteado ya varias preliminares por la forma en que manejó los recursos de sus tres exitosas campañas que lo llevaron al capitolio, ya no serían tan sencillas.  En medio de una negociación con la Fiscalía, Bula se comprometió a entregar soportes de su declaración en los próximos días, aunque este tribunal ya cuenta con una parte importante de las pruebas: los chats de sus dos celulares IPhone.

Sin ser la estudiante más destacada del colegio María Auxiliadora, creció en Sahagún Básima Patricia Elías Nader, la prima del senador que se convirtió en su propia contadora personal; políticos y empresarios regionales se acercan a diario a pedir la influencia de esta mujer, de quien se conoce que maneja las cifras y los recursos de su primo.

"Es la persona que murmura al oído de Ñoño Elías, la encargada de manejar la relación con los líderes gremiales y de campaña", explica un habitante de Sahagún. “Ella asiste a matrimonios, a los cocteles, a lo normal de cualquier persona que esté en un círculo social, hace lobby con el político, con el amigo, pero no se sabe que haya aspirado a algún cargo político hasta la fecha”.

Callada y reservada. Así describen a Básima, que este jueves fue dejada en libertad por un juez de control de garantías de Bogotá. Según su abogado defensor, el penalista Iván Cancino, la imputación de lavado de activos que inició la Fiscalía es débil y la justicia no encontró mérito para dejarla detenida, ni aplicarle ninguna medida restrictiva de su libertad.

SEMANA conoció que ella es señalada por el exsenador Otto Bula como la persona que le recibió para su primo Bernardo Elías una suma de 400 millones de pesos que provenían de los sobornos de Odebrecht. Este dinero, según declaró Bula, lo envío a través de un conductor que lo habría entregado a Básima Patricia, la mujer que defiende a su grupo político sin contemplaciones. "No tiene sensibilidad para el arte o para las humanidades. Todo tiene que ver con cuentas, con números. Es una maquina detrás del Ñoño, es la persona que le responde cuando no está en el departamento", indican personas cercanas a la familia.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, al anunciar su captura este miércoles cuando llegaba a El Dorado de un vuelo proveniente de Estados Unidos, aseguró que hay evidencia que demostraría que Básima Elías tuvo participación en el recaudo de dineros que la firma Odebrecht entregó a favor de funcionarios públicos, y que tenían como fin que la vía Ocaña-Gamarra fuera un contrato adicionado en beneficio de la firma brasileña.

Por las transacciones de bienes, se sabe que Básima Patricia tenía cercanía con el exsenador Otto Nicolás Bula desde hacía por lo menos una década. Ella aparece al lado de su esposo Álvaro Enrique Muskus adquiriendo en 2006 un lote de siete hectáreas en el sector de Agua Dulce, en Sahagún (Córdoba). En ese mismo año y lugar, el exsenador Bula le compró a la pareja y a su familia una finca de 166 hectáreas.

El 2006 fue un año significativo para la pareja porque se hizo a extensas cantidades de tierra en la vereda El Churry y Agua Dulce, en Sahagún. Varias de estas propiedades fueron adquiridas a la propia familia Elías Náder y otras, según se registra en los documentos de títulos, fueron compradas con el fin de acaparar vecindario.

Básima Patricia creció en la casa principal de Sahagún –situada en diagonal a la iglesia- perteneciente al patriarca Julio Isaac Elías y a su esposa Básima Nader. Este lugar, considerado el verdadero centro de peregrinación de los herederos del apellido, se fue poco a poco rodeando de los propios descendientes: en la siguiente esquina, en una vivienda de ladrillos aislada del exterior por sus prolongadas paredes casi sin ventadas, se ubicó el difunto gobernador de Córdoba y presidente del Senado, Jorge Ramón Elías Nader. Y en la misma cuadra, está la casa blanca del senador Bernardo Elías, el jefe de la ‘Ñoñomanía‘, el movimiento político forjado en tres lustros y que tiene influencia en Sucre, la Guajira y parte del Norte de Santander.

En algo concuerdan los habitantes de Sahagún y es que Básima Patricia maneja un perfil discreto a diferencia de lo que ocurre con otros miembros de la tercera generación de los Elías Nader. Es el caso de Paola Elías -quien aparece en revistas de la farándula con hijos de políticos reconocidos- o de Julio Elías -el hombre que posó en un yate y acompañó a Silvestre Dangond a un festival vallenato; Básima rehuye de la ostentación.

“Nadie conoce el límite de sus fuerzas hasta que no las pone a prueba. En tus manos Benditas de Padre, colocamos este día”. Este fue el último mensaje que Básima Patricia compartió en sus redes sociales. Lo publicó el 25 de julio, cinco días después de emitirse una orden de captura en su contra y cuando ya llevaba una semana en Estados Unidos. Sin embargo, decidió regresar a Bogotá a enfrentar la justicia.

En contexto: Los tentáculos de Sahagún

Básima Patricia fue criada, según los sahagunenses, por su tía Georgette, una señora de carácter fuerte que dirigió durante muchos años la escuela normal de señoritas del pueblo, además de un almacén de tela en una de las esquinas de la plaza principal. Era la mujer que ponía orden en la familia cuando era necesario y era respetada hasta por Jorge Ramón Elías.

De su tía viene la costumbre de asistir a la iglesia San Juan de Sahagún, apenas a pocos metros de su casa. Sin embargo, los señalamientos que la rodean a ella y a su familia, los tienen peregrinando cada vez más lejos de su cuna y más cerca de lugares que con tanto ahínco los costeños trataron de sacar de las ciudades: las cárceles. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.