Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2015/10/02 17:00

Petro culpó a noticieros de TV de generar el clima de inseguridad

En un editorial enviado por redes sociales, el mandatario dijo que no se le reconoce la reducción de la tasa de homicidios y la disminución en robo de celulares.

El alcalde se siente víctima de los medios de comunicación.

No cabe duda de que al alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, no le cayó bien la encuesta de Percepción Ciudadana 2015 de la iniciativa Bogotá Cómo Vamos.

El análisis mostró que el 59 % de las 1.712 personas consultadas se sienten inseguras en la ciudad. Es más, el 23 % de los encuestados dijo que fue víctima de un delito en la presente administración, el 80 % por hurto o raponazo.

Petro ha trinado en las últimas horas para rebatir esas cifras. Pero ahora decidió lanzar en las misma redes sociales el editorial 'Hoy Bogotá es más segura que en los últimos 30 años', con la que busca desarmar el discurso presuntamente montado en su contra.

Para el mandatario capitalino hay una contradicción en las cifras entre la percepción de inseguridad con la disminución de los delitos reportados por los encuestados. Según el mandatario, los delitos disminuyeron 19 % y eso no se resaltó.    

Lo insólito, es que Petro en su editorial responsabilizó a la prensa -en especial a los noticieros de TV- de no reconocer los “éxitos en seguridad” y, por el contrario, “los invisibiliza, al mismo tiempo que llena sus espacios de hechos violentos en la ciudad y genera una burbuja de desazón, pesimismo y percepción de inseguridad”.

“Los medios privados no son capaces de analizar esta crítica que les hace la administración y que está perjudicando la calidad de vida y la tranquilidad de los ciudadanos. Lo hacen porque saben que el miedo permite escoger proyectos represivos y autoritarios con los que los propietarios de medios se sienten más cómodos en sus negocios”, señaló el mandatario.

Este es el texto completo de la editorial de Petro

Uno de los datos más asombrosos de la encuesta 'Bogotá Cómo Vamos' entidad privada de la Fundación Corona, la Universidad Javeriana y El Tiempo, es cuando se comparan los resultados de las siguientes preguntas formuladas a los encuestados: “¿fue usted víctima de un delito en el último año?” y “¿considera usted que la ciudad es insegura?”.

La primera pregunta, que mide la realidad del delito en Bogotá: la victimización, muestra una caída a la mitad desde el año 2009: 39% de los bogotanos fueron víctimas de un delito en ese año, a 20% en el 2015 un indudable y contundente éxito de la Ciudad de Bogotá y de la administración y la Policía metropolitana. Esos 19 puntos de diferencia equivalen un millón doscientos mil ciudadanos que dejaron de ser víctimas de delitos en Bogotá

Pero cuando vamos a la percepción de inseguridad, resulta que como nunca antes se eleva el porcentaje a un 59% del total de los bogotanos que considera que la ciudad es insegura.

Como puede caer el porcentaje de víctimas directas de delitos en Bogotá a la mitad y sin embargo elevar tanto la percepción de inseguridad

La respuesta se concentra fundamentalmente en la actividad diaria de la prensa televisiva que no reconoce los éxitos en seguridad y los invisibiliza, al mismo tiempo que llena sus espacios de hechos violentos en la ciudad generando una burbuja de desazón, pesimismo y percepción de inseguridad.

Los medios privados no son capaces de analizar esta crítica que les hace la administración y que está perjudicando la calidad de vida y la tranquilidad de los ciudadanos. Lo hacen porque saben que el miedo permite escoger proyectos represivos y autoritarios con los que los propietarios de medios se sienten más cómodos en sus negocios.

Y no es que haya cesado la comisión de delitos, homicidios y robos en la ciudad, pero se han reducido sustancialmente.

La tasa de homicidios es la más baja de los últimos ocho gobiernos y los demás delitos se han reducido de tal manera que solo afecta a la mitad de personas que se afectaban en el 2009 e incluso el hurto de celulares se redujo en 22 % en el último año de acuerdo al número de quejas por hurto que los usuarios de celulares hicieron a sus empresas de telefonía móvil.

Cómo pudo obtener Bogotá Humana resultados tan sobresalientes en la seguridad?

Nos alejamos de la idea tan popularmente vendida por los medios privados, alrededor que la seguridad es solo un problema de fusiles, rejas y bajas. La seguridad no se mide en número de muertos. Esa seguridad puramente armada y represiva solo lleva a la destrucción de los derechos de la humanidad, de las personas, y de la naturaleza.

Construimos el concepto de Seguridad Humana: sin dejar de fortalecer la policía con mejor tecnología, la seguridad humana es la garantía de los derechos de las personas. Es básicamente Justicia Social, inclusión de la juventud, superación de la pobreza. Es espacio público y poder ciudadano.

La sociedad que ha sido excluida y sobretodo su juventud, al ver y comprender que un gobierno es su amigo, que se puede hablar, que pueden alcanzar políticas públicas que les permiten superar la condición de exclusión, ayuda a configurar los nuevos lazos de solidaridad y convivencia. La disminución de la desigualdad social y la pobreza disminuye la violencia.

La justicia social es esencial en la seguridad.

Por eso los indicadores de superación de la pobreza, la segregación y la exclusión social han ido de la mano positivamente con los indicadores de reducción de la tasa de homicidios y del delito en Bogotá.

Hemos mostrado en la práctica, un camino de paz democrática.

Se abren nuevos retos: aún hay que reducir más el delito, aún hay que profundizar más la lucha contra la desigualdad social, pero fundamentalmente hay que construir la nuevas bases de una nueva concepción de seguridad: La seguridad Vital.

La seguridad Vital es aquella que articula la justicia social con la justicia ambiental, la que reconoce los derechos humanos y también los derechos de la naturaleza y los otros seres vivos.

La seguridad vital es la que en últimas garantiza la vida en el territorio.

Gustavo Petro
Alcalde Mayor de Bogotá"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.