Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/8/2011 12:00:00 AM

Petro & Mockus: depende, todo depende

A pesar de que los candidatos han dicho que se trata de especulaciones, la probabilidad de que se unan existe. Lo que ocurra en los próximos días será determinante. Para comenzar, incidirá el resultado de las encuestas.

Nuevamente la posibilidad de una alianza entre los candidatos a la Alcaldía de Bogotá Antanas Mockus, avalado por la Alianza Social Independiente, y Gustavo Petro, de Progresistas, se puso en discusión. A pesar de que los dos candidatos han dicho que no hay ningún acuerdo, los coqueteos continúan.
 
Para el politólogo y profesor de la Universidad del Norte, Carlos Guzmán, “según las condiciones del actual escenario, ni Mockus ni Petro alcanzarían solos a ganar las elecciones. Bajo esta lógica resulta aceptable una alianza para ganar, no tanto desde el punto de vista del ciudadano político pero sí desde la cercanía de los movimientos que representan”.
 
Según el estudio de opinión sobre las preferencias para la alcaldía de la ciudad, publicado por el Centro Nacional de Consultoría para CM&, Enrique Peñalosa, candidato de los verdes, registró el 22 por ciento de preferencia; Gustavo Petro, el 17, y Antanas Mockus, el 12.
 
Sin embargo, Mockus comenzó a hacer campaña mucho tiempo después de los punteros, razón por la cual mantiene la esperanza de aumentar su preferencia en los próximos días.
 
¿Quién se uniría a quién?
 
Petro en varias ocasiones ha invitado a Mockus a que adhiera a su campaña. Pero la dirección de la ASI considera que la posibilidad también podría ser a la inversa, que Petro adhiera a Mockus. La decisión en uno u otro sentido depende de la evolución de la campaña en las próximas tres semanas.
 
Para Ricardo García Duarte, analista de Razonpublica.org, “la incertidumbre conspira contra la alianza”. En la medida que las dos candidaturas tengan la expectativa de aumentar sus intenciones de voto, la posibilidad se reduce. Por eso es clave el límite de tiempo.
 
El primer factor clave que entra a jugar es lo que los analistas llaman el “techo de favorabilidad” de los candidatos, que es hasta dónde puede crecer la intención de voto por uno de ellos. “Aunque no lo determina el porcentaje de desfavorabilidad, sí es un indicador de cuál es la barrera que tiene cada campaña para ganar simpatizantes”, explicó el analista político Fernando Giraldo.
 
Mockus, Peñalosa y Petro cuentan con los índices más altos de desfavorabilidad: 47, 45 y 41 por ciento, según la gran encuesta de SEMANA, La Fm, y RCN (radio y televisión) publicada en junio pasado. Es decir, las intenciones de voto por esos candidatos son las que menos podrían crecer, pero los tres aún cuentan con un margen de maniobra.
 
Aunque hasta ahora la campaña se ha caracterizado por el énfasis de las características positivas de los candidatos, lo más probable es que en los próximos días surja lo que los expertos en marketing político llaman “campaña negativa”. Entonces, el pasado de Petro como miembro del M-19 saldrá a flote y la indeterminación que proyectó Mockus en la campaña presidencial empezará a pasarle la cuenta de cobro. De hecho, lo primero ya se está viendo con los comentarios de Fernando Londoño en ‘La Hora de la Verdad’ o del concejal de La U, Orlando Parada, quienes argumentan una supuesta inhabilidad de Petro, que durante la campaña presidencial ya había sido discutida.
 
Esos factores negativos pondrán a prueba el crecimiento de las intenciones de voto. En criterio de García, la probabilidad de que sea Mockus quien adhiera a Petro es más alta. “La intención de voto por Petro ha ascendido y está en el segundo lugar, mientras que Mockus arrancó atrás. A esto se suma el hecho de que la percepción negativa de Mockus aumentó cuando decidió apartarse de los verdes, un factor que ahora juega en su contra”, explicó.
 
La alianza, ¿suma o resta?
 
Guzmán considera que la adhesión sumaría, pues en su criterio, los candidatos tienen más en común que diferencias. Los dos se marginaron de sus partidos, profesan un rechazo al uribismo y están muy cerca al centro del espectro político.
 
Sin embargo, para Giraldo esa no sería una suma exacta de dos intenciones de voto. En otras palabras, algunos posibles electores de los verdes y de los progresistas podrían abandonar el barco y al final el candidato escogido no tendría los 27 puntos de intención de voto que hoy suman los dos. Ya hay un antecedente: algunos seguidores de Mockus expresaron rechazo a esa eventual alianza que se contempló durante la campaña a la presidencia del año anterior.
 
“Si hay dudas de que la alianza es ganadora, lo que van a salir a flote son las afrentas del pasado. Algunos desertores del Polo, que ahora apoyan a Petro, todavía guardan el dolor de haber sido maltratados por los verdes representados por Mockus”, recordó Giraldo.
 
Aunque es muy difícil predecir cuánto se perdería, Giraldo aventura una cifra: un dos por ciento. En su criterio, ese porcentaje podría pasar a la campaña de Gina Parody, quien se lanzó por un movimiento de firmas; o a la de Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical; o, en último lugar, a la de David Luna, del Partido Liberal, quienes son los candidatos que siguen en la lista de intención de voto.
 
García considera que no se puede descartar que una adhesión se convierta en un fenómeno político. “Un fenómeno político es cuando se logra capturar la imaginación y las expectativas del electorado. Hasta ahora no lo hay. Eso se da cuando las opiniones desfavorables comiencen a romperse, pero parece que todavía ninguno de los candidatos logra generar ese tipo de entusiasmo”.
 
¿Qué pasaría con las otras campañas?
 
En caso de que se concrete la dupla Petro-Mockus antes del 30 de septiembre, lo que ocurriría, según los analistas, es que obligaría a las demás campañas a barajar nuevamente. “Se redibujaría el mapa de la intención de voto y es muy probable que los candidatos de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, y del Partido Liberal, se unan cerrando la oferta electoral”, explicó Guzmán.

Los analistas consideran que la probabilidad de que Parody se una al grupo de candidatos jóvenes, a pesar de haber sido contemplada la semana pasada, está descartada. Sus declaraciones contra los partidos políticos tradicionales han sido tan fuertes que le quedaría muy difícil integrar una alianza con ellos.

“Y las decisiones de Peñalosa estarían mediadas por lo que diga la Unidad Nacional”, dijo Giraldo, para quien es probable que el candidato intente acercarse a Luna y a Galán, quienes pertenecen a los partidos que integran la coalición del gobierno.

En cualquier caso, a siete semanas de la definición, el juego está abierto y cualquiera puede ganar la contienda. Cada paso de los candidatos puede ser determinante en aras de lograr alcanzar todo su potencial electoral. Además, los indecisos son más del 10 por ciento, y en una ciudad como Bogotá, donde el voto es fluctuante, estos marcan la diferencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.