Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/1993 12:00:00 AM

Picas al sol

Juan Ricardo Escobar habla de su experiencia en la cárcel


HASTA HACE CINCO ANOS, en la sociedad bogotana, la palabra "Picas" era asociada con simpatía, popularidad y éxito en la vi- da. Efectivamente, Juan Ricardo Escobar tenía el aire de uno de esos triunfadores natos que había llegado hasta donde había querido. Tenía una vida familiar perfecta, se había vuelto rico y probablemente tenía más amigos que cualquier miembro del grupo social en que circulaba. Hoy todo eso ha cambiado. Ahora se habla del "Picas" en Medellín, de Facatativa o de Apulo como el hombre del pueblo que se fue con la plata. El nombre de "Picas" se ha convertido en Colombia en un genérico para estafador.
Juan Ricardo Escobar, el del apodo y el hombre a quien le ha tocado vivir en carne propia toda la evolución que éste ha tenido, acaba de salir de la cárcel La Modelo donde cumplió una condena de cinco años. En muy buen estado físico, como si no le hubiera pasado un día, Escobar se enfrenta a una nueva vida.
A su familia, que es lo mas preciado para él, hace cinco años no la ve. Desde que tuvieron lugar los hechos que lo llevaron a la cárcel, quiso marginarla totalmente del problema y por eso se fueron a vivir a los Estados Unidos. Pese a la distancia, afirma "Mi familia siempre había sido lo mas importante que yo había tenido. Hoy considero que no sólo es lo más importante que tengo sino lo único". En cuanto a sus amigos de antaño, aunque conserva el afecto, los considera una etapa superada. No tanto por ingratitud ni por inseguridad, sino porque ha cambiado. En una época de mi vida era muy importante lo que otras personas pensaran de mí. Tener éxito, caer bien, eran cosas de las cuales yo derivaba uno gran satisfacción. Hoy lo único que me importa es mi esposa, mis hijos, mi mamá, mis hermanos y un puñado de amigos que estuvieron muy cerca de mí durante este problema ".
"Picas' es monotemático en sus intentos de desvirtuar las versiones que han circulado sobre sus aventuras financieras y su volada del país. Lo que sus antiguos clientes describen como fraude, para él es simple y sencillamente una quiebra. "En Colombia siempre ha habído una confusión simplista entre quiebra y estafa. Cuando se dice en un periódico que el "hueco" de Picas ascendía a tres mil millones de pesos, los lectores creen que yo me quedé con ese dinero".
Que pasó entonces con los tres mil millones? Escobar entra en una larga divagación sobre los procesos que lo llevaron a la quiebra. En primer lugar aclara que no estuvo en la cárcel por estafa sino por haber captado recursos en forma ilegal. " Yo tenía permiso durante años de captar recursos del público, hasta que llegó el decreto 2920 que volvió ilegal lo que durante años había sido legal. Pero el negocio tenía que seguir financiando proyectos a largo plazo, en los cuales ya estabamos embarcados, y era imposible liquidarlos en el plazo que dió la Superbancaria. Por eso quedamos al margen de la ley ".
Puntualiza, sin embargo, que de esa situación eran totalmente conscientes quienes voluntariamente le depositaron sus recursos. "Tan conscientes eran que las mismas personas que nos habían depositado la plata declarada cuando teníamos permiso fueron las que depositaron después a cambio de no declarar ". Por lo tanto, si bien reconoce que violó la ley, no reconoce haber engañado a ninguno de sus clientes. Para él lo que pasó es que un problema de iliquidez se agrandó y se acabó convirtiendo en una quiebra.
La teoría de Escobar es que al comienzo esas situaciones son siempre manejables.
Pero con el tiempo se van agravando y en ese momento se presenta una tendencia a negar la realidad. "Ese fue mi gran error, no haber reconocido cuando el problema dejó de ser manejahle ". Se trata, dice, de un callejón sin salida. Por un lado, si se incumple una obligación financiera, todo el negocio se viene abajo. Po otro lado, siempre se piensa que con la venta de los activos todo se va a solucionar. Todo este esquema se enfrenta contra la dura realidad cuando se presentan los retiros masivos. "EI tránsito entre el chisme y el pánico es cuestión de horas.Y
una vez que llega el pánico nadie se salva ".
Esa afirmación parece simplista si se tiene en cuenta que "Picas" esta acusado de haber recibido captaciones hasta pocas horas antcs de abandonar el país para irse a vivir a Chile. Muchos de sus antiguos amigos le perdonan la quiebra. También le perdonarían incluso la pérdida de sus ahorros si hubieran de- saparecido como consecuencia de fluctuaciones en los negocios. Pero lo que no le perdonan es lo que llaman la ' tanqueada". Es decir, que para salir del país recogió todo el dinero que pudo, sabiendo a conciencia que no había la menor posibilidad de devolverlo.
Durante semanas en Bogotá no se habló de otra cosa que de las llamadas de "Picas" a última hora para convencer a algún amigo de que le invirtiera unos pesos. Y ese grupo de personas constituyen sus enemigos mas implacables.
"Quisiera explicar en detalle ese proceso", contesta con sobriedad cuando se le plantea este punto. "Yo efectivamente recibi recursos de algunas personas pocos días antes de irme para Chile.
Pero también en esos mismos días cancelé retiros y de eso tiene pruebas la justicia. Por lo tanto, lo recibido no era para mí, sino para cubrir alguna obligación simultánea ".
Y aunque el argumento no convence, puesto que no se ve por que los recursos depositados por personas de buena fe tienen que ser destinados a que Escobar cancele sus obligaciones con terceras personas como su despedida del mundo de los negocios en Colombia, él insiste en su inocencia."Aunque sé que esto desafía la credibi lidad quisiera ser enfático en que uno hasta el final no cree que se va a quebrar. La ida del país es una decisión súbita de un día para otro al enfrentar la quiebra total ".
Los planes de Escobar en la actualidad son reunirse con su familia en los Estados Unidos. "Todo esto tiene problemas mecánicos. Hay que borrar el nombre de uno de todos los computadores donde se figura en lista negra. Y en un país burocrático como este, son trámites interminables." Ese viaje es su única ilusión. A la experiencia vivida no le mete mayor filosofía. "El ser humano es mágico y se adapta a todo". Es la frase que utiliza para describir sus cinco años de prisión. No pretende que sus valores hayan cambiado, pero sí considera la experiencia enriquecedora. 'Con el éxito no se aprende nada. Uno aprende es con los fracasos. Ahora tengo los mismos valores, pero tengo diferentes prioridades. El golf me sigue pareciendo maravilloso. Pero creo que hay cosas mas importantes ".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.