Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/2014 12:00:00 AM

Piden a las FARC respuestas por 381 secuestrados

Es la dramática cifra de personas, entre civiles y uniformados, sobre las que aún no hay certeza de su paradero.

Ismael Márquez lleva 15 años y cinco meses sin tener noticias de su hijo Enrique. La última vez que lo escuchó fue en la mañana del 11 de febrero de 1999, hora y media después de que dos hombres armados lo abordaron mientras parqueaba su camioneta en Bogotá. Este abogado, que se desempeñaba como secretario en una cooperativa de crédito, le dijo a su padre que estaba en poder del frente 53 de las Farc, pero lo tranquilizó diciéndole “la cosa no es conmigo”.

Tras cinco lustros de aquella comunicación. Israel y su esposa Amalia no han escatimado esfuerzos por volver a tener a su hijo. Han tocado puertas, incluso, días después del secuestro buscaron la mediación del periodista Jaime Garzón, pero su asesinato, a manos de los paramilitares, en agosto de ese mismo año, acabó con esa luz de esperanza. Sin embargo, a pesar de que las hojas del calendario se consumen, aún guardan en su corazón la ilusión por saber algo de su hijo.

Israel se encontró cara a cara con dos de los representantes del equipo negociador del gobierno con la guerrilla de las FARC en La Habana, Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo. A ellos les recordó que el marco jurídico para la paz, que consagró en la Constitución la posibilidad de aplicar justicia transicional para los guerrilleros, tiene varias condiciones innegociables para que se puedan conceder penas alternativas: que las FARC liberen a todos los secuestrados.

El caso de Enrique Márquez no es el único. Yaneth Rosas, aún espera por su hermano Oscar, ingeniero civil que fue plagiado por las FARC el 15 de diciembre de 1997. La mujer, vocera de la fundación Los que faltan, dice que hay documentados casos de 225 personas secuestradas por esa guerrilla de los que hoy no se tienen noticias. Y cuestiona que los negociadores del gobierno nunca le hayan preguntado a los voceros de la guerrilla por el paradero de estas personas.

Por eso, pide que sea autorizada una comisión de víctimas del secuestro de la guerrilla para poder enfrentarlos y preguntarles a los voceros de la guerrilla qué pasó con los secuestrados.

María Helena Galvis también espera que las Farc le digan qué paso con su padre, Dámaso Galvis, a quien esa guerrilla secuestró el 21 de junio de 1999 en Paujil (Caquetá). “Pagamos el rescate y esos sinvergüenzas de la guerrilla nunca devolvieron a mi padre”.

Pero la lista de secuestrados es más amplia. Porque además del capítulo de civiles hay que agregar el de policías y militares que han sido plagiados por la guerrilla.

El mayor Javier Rodríguez Porras fue secuestrado en la toma guerrillera de Mitú (Vaupés) el primero de noviembre de 1998. Fue uno de los 13 miembros de la fuerza pública y el Ejército que fueron rescatados el 2 de julio del 2008 en la operación Jaque, en la que también recobraron su libertad Ingrid Betancourt y los tres contratistas norteamericanos.

Rodríguez le pide a los negociadores del gobierno que insten a la guerrilla a que, de una vez por todas, digan la verdad sobre qué pasó con uno de sus compañeros de cautiverio. Se refiere al cabo Luis Hernando Peña Bonilla, también secuestrado en la toma subversiva de Mitú. La última vez que su familia, en Monguí (Boyacá), tuvo pruebas de supervivencia fue en junio de 2001. De él se ha dicho que enloqueció en cautiverio. “Si las FARC ni siquiera han contado qué paso con él, qué esperanzas tendremos de que se sepa toda la verdad”, dice el mayor Rodríguez.

El del cabo Peña Bonilla no es el único de los casos. El general de la Policía Luis Herlindo Mendieta, también secuestrado en la toma de Mitú, y rescatado el 13 de junio de 2010, también se ha encargado de documentar los secuestros de policías y militares durante el conflicto. Dice que son 156 los uniformados por los que las FARC deben responder.

“Sí hemos preguntado por ellos”

Estas víctimas también le reclaman al gobierno. Dicen que las conversaciones con las Farc llevan más de dos años y en ese tiempo no ha habido ninguna exigencia para que la guerrilla responda por los secuestrados.

El jefe de la delegación del gobierno, Humberto de la Calle, dice que la suerte de estos secuestrados es un “reclamo permanente”, y que la guerrilla está advertida de que tienen que reconocer los secuestros y responder por ellos. Sergio Jaramillo, alto comisionado para la paz, y otro de los plenipotenciarios asegura que “más pronto que tarde” habrá respuesta.

El 26 de febrero del 2012 las FARC anunciaron que pondrían fin a la práctica del secuestro. Ese fue uno de los gestos que alentaron al gobierno a dar el paso hacia el proceso de paz con la guerrilla. Este se produjo luego de que la guerrilla hubiera liberado a los últimos plagiados de carácter político.

Pero las víctimas de la guerrilla hoy reclaman y aseguran que las FARC están incumpliendo con su compromiso mientras no haya respuestas de los demás secuestrados, que entre civiles y uniformados serían 381, los cuales podrían estar engrosando la dramática lista de desaparecidos por el conflicto armado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.