Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/12/09 14:17

SOS para elegir vacantes en la Corte Suprema

En un hecho poco usual, el alto tribunal le pediría al presidente Santos que emita un decreto que permita modificar la fórmula para elegir magistrados.

El alto tribunal tiene seis vacantes. Foto: Montaje Semana

Varias de las salas plenas que se han desarrollado en la Corte Suprema de Justicia han abordado el mismo tema: la elección de las seis vacantes de las que dispone el alto tribunal en sus salas civil, laboral y penal. La tarea ha sido imposible. Ninguno de ellos ha alcanzado la mayoría calificada que se necesita para convertirse en magistrado de esa corporación.

De hecho, esa entidad está a punto de pedirle un salvavidas al presidente Juan Manuel Santos, ante tanta vacilación. La corporación estudia la posibilidad de solicitarle que emita un decreto ley que les permita modificar el reglamento para que la elección de nuevos togados se pueda producir con menos de los 16 votos como lo ordenan las normas actuales.

Varios magistrados salieron de la Corte por la terminación de sus períodos o por haber cumplido la edad de retiro forzoso. Hoy hay seis magistraturas libres y una perspectiva casi nula de nombrar los ocupantes en propiedad de esos cargos.

La situación es tan dramática, que, en la actualidad, quien aspire a ser magistrado necesita del apoyo casi unánime de sus colegas. Como era de esperarse, ante tanto desacuerdo, esa tarea ha sido casi un imposible. Lo peor es que si en el primer trimestre la Corte no logra llenair sus vacantes, ya ni siquiera tendrán quórum para tomar decisiones. Entre otras cosas porque los magistrados Leonidas Bustos y Gustavo Hernando López se retiran para esa época.

Por eso se requiere del aval presidencial para introducir reformas al reglamento. La intención es que cuando se trate de elegir nuevos integrantes, ya no se necesiten al menos 16 votos, como se exige en la actualidad.

Un drama parecido llegó a vivir el Consejo de Estado en el 2015. Lo grave ante el desmantelamiento de esa entidad era que la salida de magistrados y la falta de acuerdo para elegir a sus sustitutos estaban a punto de impedir que se decidieran asuntos de inmensa trascendencia, como la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y la legalidad de la elección del procurador Alejandro Ordóñez.

Sin embargo, esa misma corporación decidió que el porcentaje de votos que se necesitaba para ganar ya no se midieran a partir del número de integrantes que las normas le asignan a ese tribunal, sino sólo contando con los que estuvieran en ejercicio de sus funciones. Como quien dice, empezaron a contar solamente con ‘quienes iban a la fiesta’.   

Fue gracias a esa medida que se le puso fin a la problemática. Tanto que de estar prácticamente desmantelado, el Consejo de Estado pasó a ser la única alta corte que cuenta con todos sus magistrados, un total de 31.

La Corte Suprema espera que, al modificar su reglamento, también pueda salirse de esa camisa de 11 varas en la que se ha visto envuelta para tratar de elegir a los seis integrantes que le hacen falta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.