Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2017 12:00:00 AM

Una sola izquierda, la apuesta de Piedad

Ante la tumba de Fidel Castro, luego de recuperar sus derechos políticos, la exsenadora se lanza a buscar una meta casi imposible.

Como una jornada de inspiración definió Piedad Córdoba su reciente visita a las cenizas de Fidel Castro en Cuba. “Seguiremos tu ejemplo”, dijo frente a la tumba del líder de la revolución.

Pero el mundo político vio en ese episodio implicaciones más allá de lo simbólico y asumió su ofrenda a Castro como el anuncio de que hará campaña para alcanzar la Presidencia en 2018. Y aunque ella insiste en que por ahora su prioridad es “buscar la unidad de las fuerzas sociales y ciudadanas alrededor de la paz”, sus actos se deben a una estrategia para llegar a la Casa de Nariño.

En el corto plazo, Piedad quiere que su nombre tome impulso para convertirse en la candidata de una posible coalición de las fuerzas que hasta ahora han defendido la paz. En primera instancia, la apuesta de la exsenadora dependerá de lo que pase con otros actores que se ubican en su misma orilla del espectro ideológico. Si bien durante años ha forjado bases de apoyo entre campesinos, mujeres, defensores de derechos humanos, LGBTI y negritudes, para viabilizar su aspiración necesita apoyos políticos que inicialmente debe buscar en la izquierda.

En el caso del Polo Democrático, los respaldos que convoque en torno a la unidad dependerán de las definiciones del partido frente a la postulación del senador Jorge Robledo. Si definitivamente el Polo no celebra consulta interna y define por mayoría que él será su candidato, es casi seguro que decida armar rancho aparte un sector parlamentario que critica a Robledo por un “débil” apoyo a la paz. En este grupo podrían estar, sobre todo, seguidores del Polo Social de Clara López. Según dijo a SEMANA un colaborador de Córdoba, “ella sueña con que su candidatura esté apoyada por listas cerradas al Congreso en las que estén aquellos del Polo que, a diferencia de Robledo, defienden una convergencia de izquierda”.

Para pavimentar su aspiración, Piedad también deberá consolidar los apoyos de sectores de la Unión Patriótica y el Partido Comunista, varios de los cuales se encuentran en Marcha Patriótica, movimiento del cual hace parte. Aunque sus líderes no anticipan que apoyarán a Piedad, sí insisten en que defenderán una candidatura de unidad sintonizada con los planteamientos políticos de las Farc. Piedad tiene con la cúpula de los exguerrilleros una relación histórica y de confianza que se remonta a su papel en coyunturas como la liberación de secuestrados en 2007, en la que participó con autorización del presidente Álvaro Uribe.

El otro referente de izquierda del cual dependerán las posibilidades de Córdoba es Gustavo Petro. El exalcalde de Bogotá ha insinuado interés en llegar a la Presidencia, y tiene bases regadas en el Polo, en los verdes, en sectores sindicales y urbanos, y, por si fuera poco, no le va del todo mal en las encuestas.

Pero varias de las fortalezas de Piedad en la izquierda pueden convertirse en dificultades para buscar apoyos en sectores de centro. Así, excepto algunos liberales que la ven como una figura que nació en su partido, no es claro a quién más podría sumar. Ni siquiera en el Partido Verde pues Claudia López, precandidata de esa colectividad, a diferencia de Piedad ha dicho que no quiere tener ningún acercamiento político con las Farc. Y Sergio Fajardo, además de tener un proyecto que ni siquiera es cercano a la izquierda, ha demostrado que prefiere llegar solo a las contiendas.

En la opinión pública Piedad ha hecho historia. Algunos la reconocen como una mujer valiente, guerrera y perseguida. Pero otros no olvidan su cercanía a las Farc y a personajes poco queridos como el fallecido Hugo Chávez y el presidente Nicolás Maduro. De la capacidad de modernizar su discurso, acercarse al electorado urbano y ajustar su retórica dependerá su juego político, en un país en el que el péndulo electoral parece estar desplazándose a la derecha. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.