Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/01/28 17:16

“En Colombia también tuvimos gobiernos terroristas”

De esta manera, Piedad Córdoba cuestionó a quienes han puesto el grito en el cielo por la petición de Iván Márquez para que la UE retire a las FARC de la lista de organizaciones terroristas.  

“En Colombia también tuvimos gobiernos terroristas” Foto: Archivo Particular

Desde el 12 de junio del 2002, para la Unión Europea, la guerrilla colombiana de las FARC no es un ejército rebelde y beligerante sino una “organización terrorista”. Esa calificación se produjo tras una petición expresa del gobierno del presidente Andrés Pastrana, quien había tenido que cargar con la responsabilidad del fracaso del proceso de paz del Caguán.

Esa calificación, entre otras, permitía la congelación de fondos y otros activos financieros de las personas o grupos relacionados con la guerrilla, y también consolidó el apoyo de la Comunidad Europea a la ofensiva militar que lideró el gobierno de Álvaro Uribe contra esta guerrilla colombiana.

Después del 11 de septiembre de 2001, tras el atentado de Al Qaeda contra las torres gemelas en Nueva York, la lucha mundial contra el terrorismo se convirtió en una prioridad, y las FARC, al ser calificadas de esta manera, se convertían en un objetivo internacional, y por añadidura, se convirtió en un pretexto adicional para no adelantar una salida negociada.

La petición

Este jueves, Iván Márquez, jefe negociador de las FARC en La Habana, sorprendió a muchos cuando se dirigió a la comisión de asuntos exteriores del parlamento europeo para pedir que la guerrilla que representa fuera retirada de la lista de organizaciones terroristas, como un gesto de apoyo al proceso de paz.  

"La paz en Colombia espera mucho de la Unión Europea, a nuestro juicio lo más justo y consecuente es borrar a las FARC de la lista de organizaciones terroristas con la misma celeridad con la que fuimos incluido lo cual quitaría del camino un serio obstáculo para la normalización de la vida política colombiana y garantizaría el proceso de reincorporación a la vida civil de los excombatientes”, señaló Márquez quien se dirigió a los europarlamentarios a través de una video conferencia.

La petición de Márquez generó indignación entre dirigentes políticos colombianos. El procurador Alejandro Ordóñez la rechazó con mayor vehemencia.

Rechazo

Para Ordóñez, la petición de las FARC es inadmisible. “Ellos, son lo que son: terroristas. Eso está en la conciencia de los colombianos, los colombianos recordamos sus acciones en el inmediato pasado”.

El procurador, sin embargo, dijo que si las FARC quieren salir de ese listado “deben dar muestras de que renunciaron al terrorismo y a todos los actos que utilizaron como instrumento de la lucha armada”. Pero aclaró que mientras no den muestras de esa voluntad, no puede proceder esa exclusión.

El exsenador Juan Lozano, uno de los comentaristas más sintonizados con la posición del uribismo, comentó que para salir del listado de terroristas “no bastan conversaciones, promesas o discursos”. Dice que deben renunciar a toda actividad terrorista, entre otras, “retornar a todos los menores que han sido reclutados”.  

Hay otros que consideran que las FARC han llegado a acuerdos con el gobierno para poner fin al conflicto, y prueba de ello es que han reducido notablemente sus acciones violentas, como ha quedado demostrado desde que declararon un cese al fuego unilateral el pasado 20 de julio.

Polémica  

Piedad Córdoba, exsenadora liberal, cuestionó a quienes se han rasgado las vestiduras tras la petición de Iván Márquez, y para condimentar la controversia publicó dos trinos bastante controvertidos.

La excongresista aseguró que “quienes se quejan porque las Farc solicitan salir de la lista de organizaciones terroristas, recuerden también que tuvimos gobiernos terroristas”. Y agregó “¿O es que los gobiernos con miles de masacres, 6.000 falsos positivos y paramilitares apoyados por el Ejército y el DAS, no fueron terrorismo?”.

Lo cierto es que una lógica consecuencia del proceso de paz será la reincorporación de las FARC a la vida política y civil, y por ende la exclusión de esta organización del listado de terroristas de la Unión Europea. Sin embargo, la petición de Márquez podría ser apresurada, toda vez que, aunque el proceso de paz está muy avanzado, y en una etapa de no retorno, aún no se ha producido la firma del acuerdo definitivo.

Chávez y otra petición  similar

No es la primera vez que las FARC hacen esta petición a la Unión Europea. En enero del 2008, días después de que la guerrilla liberó unilateralmente a  cuatro de los secuestrados políticos que aún permanecían en su poder, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió a Colombia y al mundo retirar a la guerrilla colombiana del listado de organizaciones terroristas, y que se le reconociera como “grupo beligerante”.

Tras ese pronunciamiento de Chávez, días después, la Comisión Internacional de las FARC enviaron una carta “desde las montañas de Colombia” dirigida a la presidencia de la UE y al primer ministro de Finlandia, Matti Vanhanen.

En ella, destacaron el interés, en ese momento,  de algunos países de la UE  –España, Francia y Suiza– en “coadyuvar” para la búsqueda de caminos que conduzcan al intercambio de prisioneros, que ha sido “sistemáticamente torpedeado” por el gobierno colombiano. La UE rechazó la petición y revalidó su apoyo al gobierno Uribe en su lucha contra el terrorismo.

Aunque la guerrilla sigue en esta lista negra, el gobierno colombiano decidió darle interlocución política y adelantar un proceso de paz que está a menos de 54 días de llegar a su final. Todo apunta a que será la firma de la paz el único gesto para que este grupo deje de ser considerado “terrorista” por la Unión Europea.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.