Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2014 10:30:00 PM

Piedad Córdoba destapa las cartas de la Marcha Patriótica

La exsenadora revela a Semana.com cómo la colectividad debutará en las urnas en el 2015 y da el aval para una constituyente.

El ajedrez político colombiano tendrá una nueva ficha que oficialmente aspirará a jugar duro en las elecciones locales del próximo año: Marcha Patriótica, un colectivo de vasta base social en apartadas regiones del país y con un claro tinte de izquierda.

La idea, según el portavoz de ese partido, Andrés Gil, es que desde la política se contribuya a la construcción de la paz. La decisión se tomó este fin de semana en una reunión que congregó cien delegados departamentales de este movimiento, integrado por unas 1.500 organizaciones sociales y políticas en el inicio de su constitución, el 21 de abril del 2012.

Hoy, el número asciende a 2.000 asociaciones que se consideran con la madurez suficiente como para formar un esqueleto político que contribuya a la implementación de la paz, según Gil.

Semana.com contactó a una de las figuras más caracterizadas de este movimiento: Piedad Córdoba. En diálogo con este portal, la exsenadora explicó la trascendencia del debut de Marcha Patriótica ante las urnas. Para ella, en el seno de esta colectividad, se ha entendido con claridad que la paz se surte en las regiones, que las autoridades locales realizan un importante papel para consolidar el camino hacia la reconciliación y en la terminación del conflicto armado.

“Las consultas populares; las veedurías ciudadanas; las consultas previas, y el papel de consejos, juntas administradoras locales y juntas de acción comunal, así como los resguardos indígenas, territorios colectivos, entre otros, tienen que desempeñar un papel muy importante en la consecución de la paz con justicia social”, dice la exsenadora.

Pero vislumbra un escenario de mayor impacto: “Trazar el sendero para fortalecer un camino sólido hacia la asamblea nacional constituyente”, añade. Así las cosas, Piedad se pone en línea con las FARC y Álvaro Uribe Vélez, quienes están en sintonía con la realización de una constituyente.

El expresidente, en su carta de respuesta al exministro Álvaro Leyva, defiende esta herramienta: “Hay voces que expresan que una asamblea constituyente, limitada para otros temas pero libre para aprobar, improbar o modificar los acuerdos, con todas las garantías de deliberación, tomaría decisiones en salvaguardia de los valores democráticos de Colombia, ofrecería espacio de discusión y podría ser un camino siempre y cuando el grupo terrorista hubiera ya entregado las armas y por ende no existiera riesgo de presión armada a electores ni a constituyentes”, escribió de su puño y letra el jefe natural del Centro Democrático (CD), movimiento político de derecha.

En la otra orilla ideológica las FARC, también, en reiteradas ocasiones, han fijado su posición. Por ejemplo, en un comunicado del 21 de diciembre del 2013, esa agrupación señaló que ante la amplitud de los temas que se discuten en la Mesa Conversaciones de La Habana, “la única solución posible para su refrendación es una nueva asamblea constituyente conformada de forma amplia, democrática y participativa”. Para la insurgencia, esta tendría como objetivo “elevar a nivel de mandato constitucional los acuerdos que se alcancen en el proceso de paz”.

Para Piedad, la asamblea también es vital. Aunque ella insiste en que su realización tiene que ser para fortalecer la democracia y en que, incluso, se debe hacer con la firma o no de acuerdo de paz con la guerrilla en La Habana. En el horizonte también figura el calendario electoral.

Según ella, la decisión de que Marcha se lance a la política es fruto de un profundo debate de varios meses. Piedad asegura que todo esto se hace a pesar de no contar con garantías por cuenta de la persecución, el señalamiento, encarcelamiento, desaparición y asesinato de más de medio centenar de integrantes de ese grupo.

“No se tiene la experiencia, pero se tienen las ganas –relata Piedad– nos mueven la valentía y la osadía de participar en un medio corrupto que casi nadie conoce, pero que no se puede dejar a la ultraderecha, a los pactos de punto fijo”. “Esta es la hora, mucho más cuando se tramitan en el Congreso proyectos de ley que van en contravía de la paz con justicia social, como la ley de baldíos, la reforma política y las licencias exprés”, dice la exsenadora.

A la pregunta de quiénes son los grupos que apoyan a Marcha Patriótica desde lo regional, responde que está el Movimiento Nacional Estudiantil (MANE), el movimiento afro, los indígenas, organizaciones de mujeres, así como grupos campesinos y procesos urbanos que se organizarán en dirección al objetivo de la paz con justicia social, según su enumeración.

“No podemos ser partido político porque no tenemos personería jurídica, pero sí un movimiento fuerte y vigoroso que buscará los mecanismos de ley electoral para poder inscribir sus candidatos y las alianzas con pares, que allane el camino de la constituyente, el triunfo en el 2018”, insiste la excongresista.

Por ahora no descarta que Marcha Patriótica busque apoyo con partidos cercanos a su ideología como la Unión Patriótica y el Polo Democrático.

Entretanto, dice Piedad, habrá dos comisiones: la electoral, que hará una topografía electoral, y el comité ético, para revisar las condiciones éticas de los aspirantes. “Solicitaremos al Gobierno el apoyo necesario para un gran plan de cedulación campo-ciudad, habida consideración de que muchas personas de este país ni siquiera la poseen”.

Por último, Piedad asegura que se trata de un trabajo serio, dedicado y responsable para decirle a Colombia que, a pesar de que el país ni se inmuta por sus muertos, dolores y tristezas, aceptan las reglas del juego “democrático” para aprender, organizarse y trabajar por este país.

E insiste: “Nuestro punto de partida es la asamblea nacional constituyente. Nuestro punto de llegada, un país para todos y todas construido desde abajo”. El eco de sus palabras, seguramente, se escuchará diáfano en el panorama político nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.