Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1995/11/27 00:00

'PIENSO QUE LE ESTAN MAMANDO GALLO AL PUEBLO'

ENTREVISTA: GENERAL (r) LUIS BERNARDO URBINA

'PIENSO QUE LE ESTAN MAMANDO GALLO AL PUEBLO'

LA SEMANA PASADA LAS NOTICIAS GRANDES corrieron por cuenta de las Fuerzas Militares. Primero fue la historia de la mona que tumbó al Ejército en más 800 millones de pesos y puso a tambalear a algunos de los altos mandos del Ejército. Al finalizar la semana el tema se centró en la destitución del general Luis Bernardo Urbina, director de inteligencia militar, quien fue acusado de filtrar el casete de una supuesta conversación entre Heyne Mogollón, investigador del Presidente Samper, y un banquero de Córdova.
El gentral Urbina es uno de los más experimentados oficiales del Ejército, que prestó los servicios durante 34 años, tiempo en el cual sobresalió por sus méritos y trabajos en la institución. El viernes, al dejar su despacho, fue largamente ovacionado por los hombres que lo acompañaron en los últimos 10 meses en el tercer piso del Ministerio de Defensa en Bogotá. SEMANA entrevistó al oficial y obtuvo reveladoras respuestas sobre el episodio que le costó su carrera militar.


SEMANA: General Urbina, ¿por qué decidió entregarle a un medio de comunicación el casete que contiene una supuesta conversación entre el congresista Heyne Mogollón y el gerente de un banco en Córdova?

GENERAL LUIS BERNARDO URBINA: Por lealtad a mi patria. Además me motivaron cosas más de conciencia que profesionales. Y como dicen vulgarmente, me eché el aventón. Uno le debe lealtad a muchas personas, a muchas entidades, pero cuando se trata de la patria la lealtad es una sola. Y yo me pregunté: a quién le debo ser más leal, a mi país o al doctor Mogollón.

SEMANA: ¿Pero en el fondo usted no quería que sacaran a Mogollón de la investigación ?

L.B.U.: A mí no me importa quién o quiénes hacen la investigación del señor Presidente y no me importa si el doctor Mogollón es leal o no. Lo único que me importa es que el que haga la investigación esté limpio. Y en esa conversación se hablaba de cosas en las cuales se decía que el doctor Mogollón iba a quedar muy bien parado con el Presidente, se hablaba que había que hacer esto y lo otro por conveniencia, que había que llenar unas formas. Entonces esas cosas lo ponen a uno a pensar que se estaba montando una coartada para tapar algo que estaba mal hecho. ¿Qué es? No lo sé.

SEMANA: ¿Entonces usted cree, como la gran mayoría de los colombianos, que se debe conocer toda la verdad sobre la financiación de la campaña presidencial?

L.B.U.: Sí, porque en mi pensamiento, de pronto muy campesino, pienso que le están mamando gallo al pueblo, le están tomando del pelo y a mí esa osadía me la cobraron muy cara.

SEMANA: ¿Usted considera justa la decisión del presidente Samper de retirarlo del Ejército?

L.B.U.: A mí se me cobró muy caro el hecho de que no seguí al pie de la letra el procedimiento, es decir, coger el casete, transcribirlo, analizarlo y después seguir el conducto regular para informar a mis superiores. Pero estoy seguro de que si hubiera hecho eso el casete estaría guardado en un escritorio. Acepto que le fallé a mi institución, pero jamàs a mi paìs.

SEMANA ¿Sus jefes militares lo dejaron solo en este problema?

L.B.U.: Hubiera sido un milagro que me salvara. Mis jefes manejaron esto muy dentro del conducto regular. Ellos le entregaron un informe al señor ministro y él a su vez le informó la verdad escueta al señor Presidente. Y el doctor Samper no tuvo otra salida que llamarme a calificar servicios. Pero a mí nadie me ha dicho el motivo por el cual tomaron esa decisión.

SEMANA: ¿Qué quiere decir con esta última frase?

L.B.U.: Quiero decir que bajo mi palabra afirmo que el casete es auténtico y la operación no fue un éxito porque se reveló la fuente de quién lo entregó a un medio de comunicación. Y si se volviera a presentar la oportunidad y mi conciencia me dice que lo debo hacer, lo volvería a hacer. Por eso, una vez delatada la fuente, la operación fracasó, ya que para mí tenía un objetivo sicológico, que era hacer que el mismo gobierno se viera obligado a cambiar al investigador porque no ofrecía garantías. Entonces ahora el montaje me lo están haciendo a mí para tratar de demostrar que el casete es falso.

SEMANA: ¿Al divulgar el casete se colocó usted del lado de los conspiradores?

L.B.U.: No, y si el gobierno lo cree así, se equivocó de conspirador.

SEMANA: General, muchas veces el tema de la conspiración se ha asociado con el golpe militar...

L.B.U.: En algunas ocasiones muchos oficiales retirados nos han preguntado que hasta cuándo el Ejército va a aguantar esta situación que vive el país. En una de esas reuniones yo les pregunté qué era lo que me estaban insinuando. Entonces uno de ellos se levantó y me dijo: "General, un golpe". Yo les dije, levanten la mano los que estén aquí presentes que respalden un golpe de Estado. Nadie levantó la mano. ¿Entonces qué golpe se puede dar así?

SEMANA: ¿Pero internamente el Ejército sí ha pensado en dar un golpe de Estado?

L.B.U.: No, por principio los generales estamos preparados para defender la democracia y estamos más metidos en el cuento de acabar con la subversión y el narcotráfico que en hacerle un daño al país. Le doy mi palabra de soldado colombiano y de general retirado que no se ha gestado ninguna intención de golpe de Estado dentro de las filas de la institución militar.

SEMANa: ¿En sus 34 años de vida militar usted considera que este es uno de los momentos más críticos que han vivido las Fuerzas Militares?

L.B.U.: Sin lugar a dudas es uno de los momentos más críticos, pero no sólo para el Ejército ni para las Fuerzas Militares, sino también para el gobierno nacional, representado en el Presidente de la República, porque lo que estamos viviendo hoy no lo habíamos vivido desde 1800.

SEMANA: ¿A usted lo tumbó la filtración de un casete o la crisis polìtica?

L.B.U.: En otras circunstancias, si el casete no hubiera sido contra el investigador del señor Presidente, seguramente no me hubieran llamado a calificar servicios. Yo me pregunto: ¿Qué le pasó al señor Lucio del M-19 cuando soltó los casetes contra la DEA? Lo que pasa es que si yo le fallo al patrón, el patrón me echa, y en este caso el patrón es el señor Presidente.

SEMANA: ¿La crisis que está viviendo el gobierno qué tanto se ha reflejado en la fuerza pública y en otros estamentos?

L.B.U.: Se ha reflejado mucho. Hoy en día una institución desconfía de la otra: todos nos hemos vuelto especialistas en contrainteligencia, en buscar por dentro a nuestros enemigos, a quienes debíamos buscar afuera.

SEMANA: ¿Usted cree que el narcotráfico le sigue ganando la guerra al país?

L.B.U.: Sí, el poder del narcotráfico es muy verraco. Afortunadamente yo estoy saliendo de la institución por la puerta grande. No salgo por vínculos con el narcotráfico, no salgo por entregado, no salgo por traidor. Salgo por un error que reconocí y que le dio pie al señor Presidente para que prescindiera de mis servicios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.