Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2007 12:00:00 AM

Plaza roja

En Valledupar no han cambiado los partidos ni los grupos protagonistas de la política. No se esperan grandes sorpresas en las elecciones para la Alcaldía.

No mucho ha cambiado en la política de Valledupar. A pesar de que varios de sus líderes más conocidos han sido afectados por el escándalo de la para-política, la competencia para las elecciones de Alcaldía gira en torno a los mismos grupos que la han dominado durante varios años.

La disputa se concentra en dos candidatos: Luis Fabián Fernández Maestre, del Partido Liberal, y Rubén Alfredo Carvajal Riveira, inscrito por firmas. Según una encuesta del Centro Nacional de Consultoría, estos aspirantes llevan una delantera significativa frente a los otros ocho candidatos inscritos. Y entre ellos, el liberal Fernández Maestre le lleva 7 puntos de diferencia a Carvajal Riveira.

El actual puntero tiene el aval del liberalismo gracias a su triunfo en una consulta popular. Carvajal, su rival, intentó inscribirse en ella pero fue vetado por el director nacional, César Gaviria, con la potestad que le otorgó el Congreso Nacional de la colectividad para distribuir avales según el principio de "verdad sabida y buena fe guardada". Por eso armó rancho aparte.

El liberalismo ha sido la fuerza más importante de Valledupar. Sin embargo, en los últimos años Alas, bajo el liderazgo de Álvaro Araújo -detenido por presuntos vínculos con grupos paramilitares- se había logrado fortalecer. Actualmente, Alas está dividido. Un sector cercano al gobernador Hernando Molina -también afectado por el escándalo de la para-política- está con Carvajal. Y el otro, de la cuerda de Araújo, tiene un tercer candidato en discordia: Fredy Miguel Socarrás, inscrito con el aval oficial de Alas-Equipo Colombia. Este último, sin embargo, apenas cuenta con un 11 por ciento de intención de voto.

Hay un cuarto aspirante, empatado en el tercer lugar con Socarrás: Gonzalo Raúl Gómez Soto, quien también buscó presentarse con el respaldo de firmas. Sin embargo, no alcanzó el número requerido y lo hizo con el aval de la Alianza Social Indígena. Había sido director del Acueducto bajo el gobierno actual del liberal Ciro Pupo, del cual salió después de un enfrentamiento.

Aunque el panorama es confuso, por las complejas alianzas, el panorama de preferencias es relativamente simple. La intención de voto de los vallenatos y las percepciones de los electores favorecen a Fernández y a Carvajal, con ventaja para el primero. No hay mucho espacio para grandes sorpresas.
 
Ficha técnica
 
ENTIDAD QUE LA REALIZO: Centro Nacional de Consultoría
ENTIDAD CONTRATANTE: Publicaciones SEMANA
FUENTE DE FINANCIACION: Publicaciones SEMANA
TIPO DE MUESTRA: Aleatoria estratificada
TAMAÑO DE LA MUESTRA: 643 Personas
TEMAS A QUE SE REFIERE: Intención de voto entre los candidatos a la alcaldía de Valledupar
NUMERO DE PREGUNTAS: 6
CANDIDATOS POR LOS QUE SE INDAGÓ: Luis Fabian Fernández, Rubén Darío Carrillo García, Basilio de Jesús Padilla Vásquez, Orlando Velásquez García, Gonzalo Raúl Gómez Soto, Nerio José Alvis Barranco, Jorge Luis Maya Castilla, Fredys Miguel Socarras Reales, Alfredo Rafael Saade Vergel, Rubén Alfredo Carvajal Riveira.
UNIVERSO: Hombres y mujeres mayores de 18 años, residentes de Valledupar y que manifestaron intención de voto para la elección de alcalde de Valledupar
TECNICA DE RECOLECCIÓN: Telefónica
FECHA DE RECOLECCIÓN: 5 al 12 de octubre de 2007
MARGEN DE ERROR 4% con un nivel de confianza del 95%
NOTA: El Centro Nacional de Consultorio se encuentra inscrito en el Registro de Encuestadores del Consejo Nacional Electoral 
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.