Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/02/16 21:30

Ultimátum al Congreso en estudio de plebiscito por la paz

Los presidentes de las cámaras no enviaron a la Corte Constitucional las pruebas que requirió el magistrado Luis Ernesto Vargas. Este les concedió un plazo improrrogable de tres días más.

Para el magistrado Luis Ernesto Vargas es esencial que el texto lleve las firmas de los presidentes de Cámara y Senado porque ellas dan fe de su aprobación. Foto: Archivo SEMANA

El Congreso de la República no cumplió el requerimiento que hizo el magistrado Luis Ernesto Vargas para que fueran enviados a la Corte Constitucional algunos elementos de prueba del proyecto de acto legislativo de plebiscito por la paz.

Dado que se cumplieron los 10 días que les otorgó el jurista a los secretarios de la Cámara y el Senado, este les hizo un llamado perentorio para que atiendan sus requerimientos probatorios en un plazo improrrogable de tres días.

A finales de enero al magistrado Luis Ernesto Vargas le correspondió, por reparto, el estudio de constitucionalidad del plebiscito por la paz, que busca garantizar la refrendación de los acuerdos a los que se lleguen con las FARC y el Gobierno en La Habana (Cuba).

Sólo uno días después, el jurista expidió un auto en el que invitaba a todos los sectores sociales a pronunciarse en torno a esta iniciativa. Además, le pidió al Congreso varias de las pruebas del trámite que tuvo el proyecto en el Congreso.

Entre los elementos que exigió conocer Vargas se cuenta el propio texto del proyecto de acto legislativo, ya que el que fue enviado en diciembre del año pasado a la Corte, inexplicablemente, carecía de un requisito fundamental, la firma del propio proyecto.

Para recopilar ese material, el togado les dio un plazo de 10 días a los secretarios de las dos cámaras. Cumplido el término, los documentos no fueron allegados a la Secretaría de la Corte. Frente al texto de la iniciativa de ley, los requeridos señalaron que no era costumbre enviar esos documentos con firmas y así se excusaron no cumplir el llamado que se les hizo.

Este lunes Vargas expidió un nuevo auto en el que insiste en la necesidad de conocer estos elementos. De ahí que haya establecido un nuevo plazo a los funcionarios a los que hizo el requerimiento, so pena de graves consecuencias para el futuro de esta iniciativa legislativa.

Para el magistrado, es esencial que el texto lleve las firmas de los presidentes de Cámara y Senado porque ellas dan fe de su aprobación. “En su defecto, se deberá remitir dentro del mismo plazo, ejemplar de la Gaceta del Congreso, en donde se encuentre publicado el texto aprobado por la Comisión Accidental de Conciliación”, precisó. 

En caso de que no sean enviados los documentos, el magistrado ponente podría tomar la decisión de desistir del análisis de esas pruebas, lo que podría ocasionar que el plebiscito se cayera por falta de cumplimiento de requisitos formales en los actos previos.

Si no, el sustanciador podría tomar la decisión de no correr traslado a los invitados, al público y a la Procuraduría para que presenten su concepto, mientras espera la llegada de los elementos. En todo caso, esa alternativa ocasionaría más demoras en la concreción del acto de refrendación para la paz.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.