Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/11/12 21:00

El uribismo no tendría cómo atajar el plebiscito

Ponencia propone que solo por mayoría absoluta el Congreso podría negar la eventual convocatoria a un plebiscito. El Centro Democrático no tendría cómo constituirla.

El uribismo no tendría cómo atajar el plebiscito Foto: Archivo particular

Al expresidente Álvaro Uribe no le gustará la idea, pero todos sus intentos para oponerse a que se refrende la paz vía plebiscito serán en vano. A partir de las más recientes declaraciones del presidente Juan Manuel Santos y de su jefe negociador, Humberto de la Calle, el Gobierno se la jugó por este mecanismo para que los colombianos se pronuncien frente a los acuerdos de paz de La Habana.

Uribe prefiere una constituyente cuyos integrantes sean elegidos por voto popular y rechaza el plebiscito porque no se ponen a consideración de los colombianos los alcances de los acuerdos, Dice, por ejemplo, que no le da opciones a un ciudadano que quiera la paz, pero que no acepte la elegibilidad política a los cabecillas de las FARC.

Ahora seguramente se va a escandalizar con las modificaciones que los ponentes del plebiscito por la paz han incluido en el proyecto para su primer debate.

Además de la propuesta de reducir los requisitos para validar el plebiscito, de la mitad más uno del censo electoral, 16.910.099 votos aproximadamente, a la de 13 % de respaldo para una de las dos posibilidades, 4,4 millones de votos, la ponencia incluyó una modificación sustancial al control previo que el Congreso le debe dar a la convocatoria del plebiscito.

Como el presidente Juan Manuel Santos es quien deberá convocar un plebiscito y señalar la fecha de su realización, que tendrá que ser en los cinco meses siguientes al momento de la convocatoria, la ley establece que dentro del mes siguiente al anuncio el Congreso deberá pronunciarse.

Pero según la propuesta, ese pronunciamiento terminará siendo un simple trámite. Porque la ponencia señala que “un pronunciamiento negativo requerirá mayoría absoluta de los miembros de la respectiva cámara”. Antes bastaba con una mayoría simple. Es decir, al uribismo no le alcanzaría con sus 39 congresistas.

La única posibilidad que tendría el expresidente para oponerse sería acudir a las urnas e invitar a votar. Sería una puesta riesgosa, pues en términos de los alcances del plebiscito la campaña sería entre quienes están a favor o en contra de la paz. ¿Llamar a la abstención? Tampoco le sería útil. Cada vez su oposición frente a la paz pierde maniobra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.