Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2011 12:00:00 AM

Pleito de alto vuelo

Valórem demanda a Avianca por casi 190 millones de dólares, por un desacuerdo en el cálculo de las obligaciones pensionales asumidas cuando se vendió la aerolínea hace siete años.

Acomienzos de 2004, Germán Efromovich compró Avianca por 65 millones de dólares. La empresa llevaba, en ese momento, casi dos años en el proceso de Ley de Quiebras de Estados Unidos -Capítulo 11- y enfrentaba serios problemas de liquidez. Por esto la venta no era nada fácil y aunque fue ofrecida a varias aerolíneas ninguna se le midió, entre otras razones, por la dimensión de la deuda pensional, que era del orden de los 300 millones de dólares.

El único que mostró interés en adquirir la empresa fue Germán Efromovich, quien ya estaba vinculado al mundo de la aviación. Con el empresario brasileño, el tema pensional se resolvió con una fórmula democrática. Efromovich asumió a 20 años el pago del pasivo pensional de los pilotos, unos 120 millones de dólares de entonces, y la familia Santo Domingo, a través de Valórem (entonces Valores Bavaria), para hacer posible la venta asumió todo el pasivo pensional del personal de tierra, proceso que ya venía cumpliendo desde el año 2001 y que estaba calculado en 350.000 millones de pesos.

Desde entonces, Valórem ha cumplido a cabalidad con sus obligaciones frente a los pensionados y Avianca, ya sin este peso financiero, revivió y se convirtió en una potencia en la aviación en el continente, con expectativas de salir a la Bolsa de Nueva York.

Sin embargo, el negocio que dejó a todo el mundo tan contento, siete años después se está complicando.

Valórem ha hecho una revisión de los criterios que se utilizaron para hacer el cálculo actuarial de la deuda pensional a su cargo, y ha llegado a la conclusión de que ha pagado en exceso y quiere recuperar ese dinero. Por eso entabló una demanda contra Avianca por 361.382 millones de pesos, que con el dólar a 1.900, representa una suma de 190 millones de dólares, el triple de lo que pagó Efromovich por Avianca. Aunque Efromovich asegura que se siente tranquilo frente a esta acusación, la verdad es que el asunto no deja de ser bastante incómodo. La aerolínea es una empresa que está en el mercado público de valores y, como tal, tiene la obligación de explicarle al mercado cada paso de este pleito. Además, se volverá un tema molesto a la hora de cualquier negociación que debe realizar -como la compra de aviones-, pues siempre tendrá que aclarar que existe esta contingencia.

En los acuerdos que se firmaron en 2004 se incluyó que cualquier conflicto se dirimiría en un tribunal de arbitramento. Por esto, la demanda fue presentada ante la Cámara de Comercio de Bogotá y los árbitros que tendrán el caso son los juristas Jorge Pinzón, Hernando Yepes y Juan Pablo Cárdenas. El abogado de Valórem es Néstor Humberto Martínez y el de Avianca, Jorge Suescún.

El tema es muy complejo y con aspectos muy técnicos, que deberán analizar los juristas. Los siguientes son los argumentos expresados por cada una de las partes.

Qué dice Valórem

El Grupo Santo Domingo alega que cuando vendió la aerolínea a Germán Efromovich se acordó que Valórem, el holding, iba asumir el pasivo pensional del personal en tierra de Avianca y SAM. Esto venía ocurriendo desde 2001, cuando se creó la Alianza Summa, en la que se fusionaban Avianca y Aces.

Este acuerdo pensional fue revisado en 2008, cuando se hizo la transferencia de esas obligaciones a Colseguros (conmutación pensional). En ese momento, la familia Santo Domingo pagó 350.000 millones de pesos, con lo cual terminaba los compromisos financieros. Pero como en los años anteriores se había cancelado una porción de estas obligaciones, el total llegó a 552.528 millones de pesos (sin ajustar a valor presente).

Cuando salió a flote este monto, pareció tan alto que se decidió hacer un estudio detallado para ver cuáles habían sido las bases de ese cálculo actuarial, cuya proyección inicial era de 350.000 millones de pesos.

La conclusión es que el desfase obedeció a cinco irregularidades básicas en los criterios a que se llegaron para hacer el cálculo.

1) Los pensionados vitalicios han debido ser compartidos entre Valórem y el ISS.

2) Copilotos y pilotos fueron incluidos como personal de tierra, cuando tenían que ser parte del personal de vuelo. Por lo tanto, no deberían estar incluidos en las obligaciones de Valórem.

3) Se otorgaron pensiones a personas fallecidas sin beneficiarios a pesar de que estas debieron ser asumidas por el ISS, pues los aportes ya se habían completado.

4) En varios casos se pagaron mesadas pensionales que no estaban acordadas.

5) En otros casos se otorgaron pensiones voluntarias que fueron cargadas a la cuenta de Valórem, sin que a esta le correspondiera.

El Grupo Santo Domingo aclara que los compromisos de Valórem frente a Avianca se limitaron a las obligaciones pensionales de carácter estrictamente legal o convencional. Por lo tanto, no podían incluir pasivos pensionales contraídos por Avianca como actos voluntarios de generosidad.

Aunque la conmutación pensional se llevó a cabo en 2008, Valórem dice que solo presenta la demanda hasta ahora, porque fue recientemente cuando se hizo una revisión exhaustiva de cada una de las pensiones reconocidas y pagadas por Avianca. Según los directivos de este holding, tras esta evaluación se detectaron las irregularidades que demostraron que, en muchos casos, las pensiones excedieron el alcance de sus obligaciones contractuales con Avianca.

Qué dice Avianca

El presidente de Avianca, Fabio Villegas, asegura que todas las obligaciones de carácter pensional fueron aceptadas por Valórem (ex Valores Bavaria) desde un comienzo, en 2001.

Afirma que en 2008, cuando se hizo la conmutación pensional que solicitó el propio Grupo Santo Domingo, nunca expresaron las objeciones de hoy. Le resulta extraño que se haga una reclamación tres años después, cuando un ejército de analistas revisó una a una la historia de todos los pensionados de tierra y que después de esa evaluación, Valórem reconoció una obligación por 350.000 millones de pesos y giró el cheque respectivo a Colseguros.

El presidente de Avianca agrega que todo lo que hoy Valórem encuentra en exceso en materia pensional tuvo su origen precisamente en los años en que la aerolínea era controlada por el propio Grupo Santo Domingo, por lo tanto, las obligaciones que hoy consideran por fuera de lo pactado fueron concesiones que ellos mismos les hicieron a sus empleados de entonces. En esas circunstancias, era de esperarse que tuvieran conocimiento de las obligaciones que estaban adquiriendo y de la forma como estas fueron calculadas.

Para Fabio Villegas, "el reclamo de los antiguos propietarios no tiene fundamento, es imprudente e injusto con los actuales trabajadores, accionistas, pensionados y directivos de la aerolínea que en un esfuerzo de disciplina empresarial, armonía y constancia lograron sacar a flote a una empresa que estuvo a punto de desaparecer y que hoy es un referente de la aviación mundial para orgullo de todos los colombianos".

Aclara que a la fecha, la demanda de Valórem no ha sido admitida por el Tribunal de Arbitramento -por lo cual Avianca no ha sido notificada formalmente-. La compañía considera que la demanda carece de fundamento jurídico y que, por lo tanto, Valórem debe continuar honrando a plenitud los compromisos adquiridos destinados a atender el pago del pasivo pensional del personal de tierra.

Según Villegas, no hay probabilidades de éxito de la demanda instaurada por Valórem y advierte que ante esta aventura jurídica, la aerolínea adelantará todas las gestiones legales a su alcance para su defensa y responsabiliza a Valórem por todos los daños y perjuicios que esta demanda pueda generar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.