Martes, 30 de septiembre de 2014

| 2013/09/04 00:00

“Los partidos tenemos mucho que decir en La Habana”

El presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, califica de “útil” la presencia de los congresistas en los diálogos.

El presidente del Congreso Juan Fernando Cristo Foto: Guillermo Torres / SEMANA

La llamada que alias 'Pablo Catatumbo' hizo en la tarde del martes al presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, encendió un nuevo debate alrededor del proceso de paz: la apertura de la mesa de negociación a otros sectores de la sociedad, en este caso los dirigentes políticos.

'Catatumbo', en su comunicación con Cristo, manifestó que el proyecto con el que el Gobierno pretende habilitar un referendo para refrendar los eventuales acuerdos de paz el mismo día de las elecciones para Congreso o presidente es para las FARC una iniciativa unilateral y que más allá de que se le vincule con el propósito de alcanzar la paz, “no logra escapar a la sospecha de su utilización electoral”.

Según Cristo, el negociador de las FARC le transmitió las dudas de la guerrilla sobre la decisión unilateral del Gobierno, sobre los tiempos del proceso y sobre el trámite legislativo de este proyecto de ley, y por eso invitó una comisión de congresistas para discutir esas dudas en La Habana.

El presidente del Congreso dijo que sin caer en la “tentación” de ‘caguanizar’ el proceso de paz, sería muy conveniente que la mesa de diálogos se abra a otros sectores de la sociedad, dependiendo del punto de la agenda del proceso.

Hace un mes propuso la presencia de una comisión de víctimas para presentar las conclusiones de las mesas regionales de paz, en las que intervinieron más de 3.000 víctimas de todos los actores del conflicto, y ahora califica de “útil” la presencia del Congreso y los partidos políticos en La Habana para discutir el tema de participación en política.

“Los partidos políticos tenemos mucho que decir y creo que el escenario es allá en La Habana, porque la participación en política no se puede quedar solamente en un acuerdo entre el Gobierno y las FARC”, aseguró Cristo.

Eso sí, Cristo se mostró dispuesto a alcanzar un consenso con los congresistas y los jefes de los partidos políticos para ir a La Habana, pero aclaró que ese diálogo no se produciría sin la autorización del Gobierno. “Si el Gobierno considera que la presencia de los partidos del Congreso puede contribuir a impulsar el proceso; a que el segundo punto de la agenda, que es el de participación en política, llegue a su fin, estamos dispuestos”.

Es más, el presidente del Congreso consideró que la presencia de los partidos políticos en la Habana podría abrir muchos caminos de entendimiento y “sobre todo imprimirle un acelerador al proceso en La Habana”. Además sería la oportunidad para explicarle a la guerrilla que hay muchos sectores políticos interesados en ponerle “palos en la rueda” al proceso y están contribuyendo a la desinformación, como a su juicio está sucediendo en el trámite del proyecto sobre el referendo.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, dijo que en principio no se opone a la presencia de una comisión de congresistas en La Habana.

“He oído que hay dudas e interrogantes sobre la posibilidad de que una comisión de los partidos políticos pueda viajar a explicar los tiempos y la coyuntura política electoral y que sean los propios partidos, incluidos los partidos de la oposición, los que discutan esto con los individuos que están en La Habana negociando con nuestra comisión… En principio no me opongo a que esa comisión viaje”, señaló este jueves.

Sin embargo, también hay quienes se oponen a la presencia de los dirigentes políticos en la mesa de negociación. Roy Barreras, copresidente de la comisión de paz del Congreso, consideró que frente al proceso de paz hay que tener absolutas prudencia y confianza en los canales institucionales.

“Sin duda comunicaciones telefónicas por fuera de la mesa son absolutamente inconvenientes, pero podemos tener toda la certeza de que no sólo el presidente Cristo, sino los presidentes de los partidos, actuarán siempre de manera concertada con el Gobierno en un tema tan delicado como el de los diálogos de La Habana, cuya vocería oficial reside exclusivamente en los negociadores destinados por el Gobierno”, dijo el senador.

Esa posición se da pese a que fue el mismo Barreras quien lideró la comisión de seis congresistas que viajó a La Habana para reunirse con las FARC el pasado mes de marzo y en la que les informaron sobre los tiempos legislativos del Congreso para contribuir con las normas que garanticen el proceso de paz.

De momento, la presencia de los congresistas en La Habana será decisión del Gobierno y su equipo de negociadores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×