Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/2012 12:00:00 AM

Polémica en Alemania tras la decisión del BCE de comprar deuda soberana

La canciller alemana envió un mensaje de tranquilidad a sectores de su país, que se preocupan de que la medida les implique más impuestos.

La canciller alemana Angela Merkel recordó el viernes que el nuevo plan del BCE de compra de deuda en la Eurozona estaba supeditado a estrictas condiciones, en respuesta a quienes en su propio país temen pagar por el eventual rescate de países como España e Italia.

"El BCE dijo ayer muy claramente (...) que las "condiciones" de su programa son "un punto muy importante", afirmó la canciller, en conferencia de prensa en Viena.

"Es la senda que siempre hemos elegido", añadió, precisando que no puede haber ayudas sin control ni condiciones.

Se trata, según observadores, de un mensaje tranquilizador a sectores de su país que temen que la compra de deuda de naciones mas golpeadas por la crisis repercuta en los bolsillos de los contribuyentes alemanes.

En efecto, el plan anticrisis del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, fue en general mal recibido en Alemania.

"Jornada negra para el euro", afirmaba el diario popular Bild. Una "pesadilla", aseguraba Die Welt. El BCE "abrió definitivamente la caja de pandora", escribía el Münchener Merkur, reflejando el tono mayoritariamente crítico de la prensa germana.

A ella se suma la opinión pública: un 50% de los alemanes son hostiles a la compra de títulos de deuda soberana por el BCE y solamente 13% se declaran favorables a ese tipo de medidas, según un sondeo del instituto Infratest Dimap, publicado el viernes aunque realizado poco antes de los anuncios de Draghi.

Desde Estocolmo, el ministro alemán de Finanzas. Wolfgang Schauble, intentó sumarse a los mensajes tranquilizadores, al asegurar este viernes que el BCE no se había lanzado a financiar la deuda de los Estados.
"No es el principio de una financiación monetaria de deuda pública", declaró Schauble, y se quejó de que la prensa alemana se muestre "muy nerviosa" al criticar al BCE.

La razón de este tono conciliador deja perplejos a ciertos medios alemanes, sobre todo después de que el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann -representante del banco central alemán en el BCE- expresara nítidamente su oposición a las medidas de Draghi.

"Una interpretación sería que (Angela Merkel) no es favorable" a estas medidas del BCE, "pero que ya no está en condiciones de oponerse a la serie de apoyos que genera el 'modelo Draghi'", opina el diario Handelsblatt en su sitio internet.

En efecto, el presidente de la Unión Europeoa, Herman Van Rompuy, se felicitó por la decisión del BCE, y la calificó de respuesta "eficaz" a la crisis del euro, durante una visita este viernes a Atenas.
Mercados al alza
Un día después del anuncio del BCE, las bolsas europeas cerraron el viernes con leves alzas, horas después de que las plazas asiáticas lo hicieran con fuertes ganancias, impulsadas por esas medidas de comprar cantidades ilimitadas de deuda a corto plazo de los países europeos bajo presión.

En el mercado de deuda, los tipos de interés de las obligaciones de los dos países mas afectados, España e Italia, proseguían su baja.

La tasa del bono español a 10 años pasó el viernes por la mañana por debajo del 6% por primera vez desde finales de mayo, y el rendimiento del bono italiano a diez años caía a algo mas de 5%.

En efecto, el objetivo del BCE es contribuir a reducir la presión sobre la deuda de los países más expuestos, de forma que puedan seguir financiándose a tasas sostenibles.

Pero, aunque la zona euro recuperó con ese anuncio aliento para superar la crisis, la pelota está ahora en el campo de los Estados que quieran beneficiarse de las medidas: tendrán que solicitar previamente una ayuda a los fondos de rescate europeo, que se concedería bajo "estrictas condiciones".

El gobierno español, reticente a pedir un rescate global -además del concedido ya a su sector financiero- reaccionó el viernes con cautela.

El rescate de un país es una decisión que no se puede tomar "de la noche a la mañana" y el ejecutivo de Madrid analizará "con rigor y detalle" las condiciones de un recurso al fondo europeo, afirmó en Madrid la vicepresidenta del gobierno, Soraya Saenz de Santamaría.

Esta decisión "tiene implicaciones importantes para nuestro país y nuestro futuro", explicó la vicepresidenta.

En fin, China, segunda potencia económica mundial, expresó el viernes su esperanza que el plan anticrisis del BCE "infunda confianza a los mercados y estabilice la situación de la deuda europea".

AFP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.